Todos quieren a De la Sota

Por Emmanuel Garnica(1) y Luis Monti(2)

DYN03.JPG[dc]C[/dc]ada vez más cerca de las elecciones generales para presidente de Octubre y tras un par de elecciones que sacudieron el panorama político local, es un buen momento para repasar con mayor profundidad algunos posibles escenarios de cara a la elección general.
En esta oportunidad nos concentraremos en la sorpresa de la jornada de las PASO: José Manuel De la Sota, cuyo botín es hoy el más codiciado y el más disputado.
Con un poco más de un millón cuatrocientos mil votos, el 6% del total, el gobernador de la provincia de Córdoba se convirtió en el cuarto candidato más votado de la elección; superando por más de 100 mil votos el acumulado de Sanz y Carrió. Este caudal de votos le permitió a UNA (el espacio que comparte con Sergio Massa) posicionarse como una alternativa competitiva frente a los pronósticos de polarización entre el Frente Para la Victoria y Cambiemos.
Ahora bien, del total de votos obtenidos por De la Sota en la PASO presidencial, el 45% provino de un solo distrito: la Provincia de Córdoba, que es el segundo distrito electoral en cantidad de votantes tras la provincia de Buenos Aires. (ver cuadro 1)
6puntosdelasotaA nivel provincial UNA fue el partido más votado, obteniendo casi el 39% del total; de dicho porcentaje el 85% correspondió a los votos de De la Sota, que se quedó con el primer lugar provincial y fue fundamental para que UNA ganara en 22 de los 26 departamentos que componen la provincia de Córdoba.
Por otra parte, cabe aclarar que en los cuatro departamentos en los cuales UNA no obtuvo el primer lugar -Capital, Río Primero, General San Martín y General Roca-, la diferencia con el ganador no fue muy significativa. En Río Primero la diferencia entre UNA y Cambiemos fue de solo 93 votos, no obstante considerados individualmente el candidato que obtuvo la mayor cantidad de votos fue el actual gobernador provincial (los votos obtenidos por Sanz pudieron doblegar la diferencia en favor de De la Sota); en General Roca si bien Cambiemos logró imponerse por una diferencia mayor, la diferencia entre Macri y De la Sota (primero y segundo respectivamente) fue de solamente 57 votos.
Casos a parte son los de General San Martín y la Capital, el primero es una clara excepción de la configuración política local puesto que es el único distrito subprovincial que podríamos llamar Kirchnerista Friendly. Villa María, el municipio más importante del departamento -tercer distrito a nivel provincial- tiene un intendente kirchnerista desde el año 2007 y es el bastión de Eduardo Accastello (principal referente kirchnerista en la provincia) y el Chino Zannini. En este departamento Cambiemos quedó en primer lugar seguido por el FPV, pero si nos concentramos exclusivamente en las candidaturas individuales Scioli fue el candidato más votado seguido por Macri y De la Sota.
Queda para el final el caso más interesante de todos: la capital provincial, puesto que es el departamento más antiperonista, de una provincia en la que el peronismo domina a nivel de gobernación.
distribuci_nvotosA continuación se presenta gráficamente la performance electoral en la capital del peronismo frente a los partidos no peronistas en las elecciones provinciales y nacionales desde el año 2007 a la fecha. (ver cuadro 2)
El cuadro muestra por un lado la preminencia de las ofertas no peronistas en la capital provincial a lo largo de los últimos ocho años. Pero al mismo tiempo debe observarse que si bien el espectro no peronista de la capital conserva un caudal de alrededor de trescientos mil votos, la relativa pérdida de votos por parte de este sector (desde el año 2011) se debe en parte a la caída sostenida en el nivel de votos de Luis Juez, como así también a la ampliación de la oferta peronista entre el cordobesismo delasotista y el kirchnerismo.
Ahora que tenemos una perspectiva más detallada del comportamiento electoral de la provincia, es el momento de la pregunta del millón: ¿A qué candidato van a ir los votos de De la Sota en las elecciones generales de Octubre?
La primer hipótesis y la que parece tener mayor cantidad de adeptos (con un renovado énfasis especialmente tras las elecciones municipales de la ciudad de Córdoba, donde el actual intendente radical logró retener su cargo) es que esos votos pasarán, como de una mano a otra, del peronismo a Cambiemos (concretamente, a Mauricio Macri). El problema de esta hipótesis es que desconoce el comportamiento electoral de la provincia de Córdoba en su totalidad, y por lo tanto se trata al todo como una de sus partes.
Como se vio, la performance del espacio no peronista dentro de la provincia no es tan homogénea; mientras que en algunos distritos (como la Capital) tiene un peso importante, fundamentalmente gracias a la participación de la UCR, en el interior provincial el peronismo tiene una ventaja significativa que permite compensar la desventaja inicial de la capital.
cuadro3A continuación se presenta un gráfico donde se puede observar el nivel de participación del interior provincial en el total de votos de cada espacio político a nivel provincial. (ver cuadro 3)
Claramente, la fortaleza del peronismo (en sus diversas vertientes) proviene principalmente del interior provincial, mientras que el epicentro del No Peronismo se concentra geográficamente en la capital.
Luego de considerar la diferencia entre el comportamiento de la capital y el interior provincial, nos resta ver cómo se comportan los grupos de votantes, a los fines de determinar si es posible esperar un corrimiento de preferencias entre los diversos espacios políticos. Para ello, consideraremos la correlación existente entre los votos de los principales partidos en disputa en la provincia.
En el cuadro de correlación, mientras más cercano a uno es el índice, más intensa es la correlación (lo cual significaría una correlación perfecta entre dos variables, ya sea en sentido positivo o negativo).
En Córdoba observamos que solamente dos casos son estadísticamente relevantes y destacan; el del PRO con la UCR y el de los partidos peronistas (UPC y el FPV). ¿Qué nos dicen estos números?
Primero que el crecimiento de Cambiemos como alternativa política se debe al hecho de haberse quedado con la participación de los votos de la UCR. Si bien la alianza entre el PRO y el partido radical podría haber hecho migrar los votos del segundo en favor de otra opción electoral, esto no sucedió en un volumen significativo, dándose un traslado casi absoluto de los votos radicales a Macri. Prueba de esto es que a pesar de la drástica caída de la UCR (Sanz hizo una muy mala elección en Córdoba para los valores históricos del partido), el porcentaje obtenido por el conglomerado no peronista de Cambiemos no disminuyó significativamente en comparación con los valores históricos.
cuadro4Ahora bien, a pesar de no haber perdido un caudal importante, el espacio tampoco logró captar nuevos votantes. El 35% de los votos que alcanzó Cambiemos en las PASO 2015 son levemente menores al 41% obtenido entre la UCR y el FAP en 2011 (elección similar a la que tendrá lugar en octubre próximo, ya que el peronismo provincial no participó de manera directa). De esta forma, podemos afirmar que si bien la alianza pudo concentrar y consolidar el voto no peronista de Córdoba, difícilmente pueda crecer a costa de los votos delasotistas; por lo tanto podría deducirse que la alianza Cambiemos estaría cercana a su techo.
En la vereda de enfrente tenemos el caso del peronismo. Entre el peronismo kirchnerista y el cordobés existe una correlación negativa aún más fuerte que la del otro conglomerado (los votos que gana uno los pierde el otro), con lo cual un corrimiento de las preferencias electorales dentro del espacio puede ser esperable, mientras que un salto a un espacio diferente es menos probable estadísticamente.
De la misma forma que el propio De la Sota (y su socio Schiaretti) en algún momento tuvo una relación muy cercana con el kirchnerismo, sus votantes parecieran no ser tan lejanos al FPV. Partiendo de la fuerte división electoral entre peronistas y no peronistas, es previsible que quienes hayan votado a De la Sota en las PASO terminen optando por otra opción peronista, ya sea la candidatura de Scioli o de Massa.

Recapitulemos entonces:
cuadro5La historia muestra dos segmentos de votantes claramente diferenciados entre sí. Mientras por un lado se encuentra un conjunto de ciudadanos que escoge alternativamente entre las opciones no peronistas, con un anclaje en la UCR, enfrente hay un colectivo que se identifica con opciones peronistas, ya sean candidatos de UPC o el FPV. De esta forma, cuando en las elecciones nacionales del año 2011 el peronismo provincial decidió no presentar candidaturas propias (por única vez en los 12 años de kirchnerismo), fue coincidentemente la única vez que el FPV logró triunfar en la provincia.
En dichos segmentos se presenta una fuerte movilidad al interior, pudiendo realizarse desplazamientos de electores sin mucho costo en términos ideológicos, mientras qué votar por un partido perteneciente al otro binomio se presenta como un salto ideológico difícil de imaginar.

(1)Magister en Políticas Públicas (UTDT)
Licenciado en Ciencia Política (Universidad Católica de Córdoba). Actualmente investigando temas de opinión pública y política nacional.
(2) Lic. en Ciencia Política (UCC)
Especialista en Marketing Político, Comunicación de Gobierno y Gestión de Campañas Electorales, Centro Internacional de Gobierno y Marketing Político (CIGMAP) España.
Licenciado por Bastión Digital
www.bastiondigital.com.ar