Pérez, tercera posición en AFA

perez afa[dc]A[/dc]l final se decidió, aunque también sonó a un golpe de efecto cuyas consecuencias aún no se pueden apreciar del todo. La cuestión es que Armando Pérez, titular de Belgrano, anunció que se suma formalmente a la compulsa para acceder a la presidencia de AFA en marzo de 2016. Su apellido siempre sonaba en los pasillos de la vieja casona de la calle Viamonte, sin embargo, al mantenerse al margen de los debates mediáticos y otros escándalos que salpican al fútbol argentino, justo en la previa de duelo Lanús-Belgrano salió a dar a conocer su objetivo político. ¿Le alcanzará? ¿No habrá polarización de propuestas?
En la previa a todos los mamarrachos que los dirigentes exhibían en las reuniones de Comité Ejecutivo, Pérez nunca participaba, y fiel a su estilo de mesura y perfil bajo, no se la jugaba por ningún candidato. Ni Luis Segura, porque al final del ciclo Grondona ya el mandamás de Belgrano mostraba marcadas diferencias con “Don Julio”, ni con Marcelo Tinelli, con quien se distanció en los últimos meses. Entonces siempre quedó flotando en el ambiente la posibilidad de que se postulara aunque su silencio otorgaba más de lo que insinuaba.
Ahora dio a conocer que se ofrece como la tercera vía, para acompañar y ser voz de los equipos del interior del país. Una postura federal que ya venía adoptando Tinelli, pero por Belgrano ser un club no perteneciente a Buenos Aires e indirectamente afiliado a AFA, puede ser más genuino aún.
Pérez para convertirse formalmente en candidato aspirante a la presidencia de AFA necesita de siete avales de otros clubes. No precisa de ninguna reinterpretación del inciso 5 del artículo 50 del estatuto para lograrlo, como sí lo hizo el vice de San Lorenzo, Tinelli. “Quiero ser una alternativa. Quiero ser el hombre que pueda representar a los clubes del interior. Las ligas (del interior) tienen que tener una opción porque figuran olvidados. Necesitamos alguien que nos represente y marque presencia. Porque ahora se hizo como un club entre unitarios y federales, pero de federales no hay nada. Entonces me resulta hasta lógico tener la intención de ser una opción, aunque después nadie quiera votarme”, confesé el presidente del “Pirata”.
¿Cómo sigue la historia? Cuestión de plazos formales: el dirigente celeste tiene tiempo hasta el 30 del corriente para juntar sus siete avales y presentarse como una opción para las elecciones. Todo indica que si ya salió a manifestarse públicamente, seguramente tendrá ya apalabrado esos avales que garanticen su participación en las elecciones.
“Ahora se ve que las mesas chicas no incluyen a los clubes que no son de Buenos Aires. Me parece razonable que el resto del país tenga representantes en este nivel”, disparó Pérez en relación a las reuniones que se realizan durante la semana en la sede de la AFA.

¿Hay apoyo?
Igual, hay algunas disidencias. Pérez tenía gran relación, al menos desde el respeto, con Alfredo Dagna, presidente de Olimpo de Bahía blanca, quien esta semana salió a respaldar al actual mandatario Luis Segura. Y con un tiro por elevación, se refirió a Pérez y a Tinelli. “Acá no necesitamos a ningún salvador. Lamentablemente se ha metido la política, e intereses que nada que ver con el fútbol. “No quiero un fútbol como el de España. Hoy estamos hablando con 44 votos de 75, esto es así y no va a cambiar”. Fuerte, el “amigo” de Pérez
¿Cómo puede tomarse esto? Como que muchos clubes que quizás le habían manifestado en off a Pérez que lo apoyaban, en on siguen siendo fieles y rendidores de pleitesía al “Grondonismo residual”.
Y eso que Pérez mostró sus cartas más a favor del oficialismo que de Tinelli. Porque en su momento resaltó la labor del presidente de Lanús Alejandro Marón, cuya gestión fue catalogada por ejemplar por el titular de Belgrano. “Hicieron un montón de obras, con un proyecto claro, una gestión transparente que le dio réditos deportivo e institucionales al club”, alabó, a pesar de que forma parte Marón de los hombres del riñón del extinto Julio Humberto Grondona.
Hábil declarante, Pérez siempre mostró una faceta especial para los medios. Por lo general, supo a lo largo de sus 10 años de proceso saber cuál es el momento ideal en función de asumir la presión. Un plantel con perfil bajo. Por eso a nadie sorprendió que justo un día antes al viaje a Lanús, para cumplir con el partido más importante de sus más de 100 años de vida (si pasaba de ronda, por primera vez iba a salir del país de manera oficial, para ser internacional en serio). Y con esa finalidad, hizo su anuncio de aspirante al gobierno de AFA. Ese lanzamiento mediático también puede interpretarse como una “cortina de humo” para quitarle responsabilidades al equipo, a 24 horas antes de hacer historia. Lamentablemente, el “Pirata” recibió cinco goles y Lanús lo humilló. Lo eliminó y ya pocos hoy hablan por la calle de la posible llegada a la casa Viamonte de Pérez.
La pregunta ya es moneda corriente. ¿Habrá afectado la goleada y eliminación de Belgrano por Copa Sudamericana a su imagen? Algunos hinchas cuestionaron justamente que el elenco que conduce Ricardo Zielinski no se reforzó debidamente para afrontar los dos torneos. El “Ruso” es la piedra basal de la gestión Pérez (en diciembre cumple cinco años de ciclo ininterrumpido en Alberdi), donde se lograron ascensos y dos participaciones en copas internacionales. Pero las incorporaciones de Mario Bolatti y Luciano Becchio (jugó dos partidos) suenan más a un cumplimiento en virtud de no hipotecar las deudas que a la convicción de fortalecer la plantilla. Y eso le está pasando cierta factura. Sobre todo por los cinco goles que se comió Belgrano, la peor derrota de la era Zielinski. ¿Continuará Pérez con su aspiración y proselitismo para llegar a ser sucesor de Grondona y Segura?