Bedano, Montero y Fresneda, tres para presidir Córdoba Podemos

Por Alejandro Moreno
[email protected]

martín fresneda 001
Martín Fresneda

El octeto de Córdoba Podemos, el bloque kirchnerista de la próxima Legislatura, tiene una alta concentración de aspirantes a presidirlo. Tres de los ocho futuros legisladores cree tener los atributos necesarios para encabezar una bancada que puede jugar un rol importante en la gobernabilidad de Juan Schiaretti. El futuro gobernador cuanta con una mayoría estricta, por lo que la colaboración de otro bloque puede ser una gran alivio.
Los candidatos a presidir el bloque son Nora Bedano, Liliana Montero y Martín Fresneda.
Nora Bedano juega con la carta de ser, de los ocho, la única que puede exhibir una victoria propia: ganó la elección de legisladora departamental en General San Martín. El resto, llega a la Cámara por la lista sábana.
La villamariense es la ex esposa de Eduardo Accastello, el último candidato a gobernador del kirchnerismo e, indudablemente, el principal referente del espacio luego de la debacle electoral de Daniel Giacomino. Ni siquiera el blanqueo de Tomás Méndez alcanza para colocar a éste en una relación de equilibrio, porque el periodista es hasta ahora un fenómeno que carece de raíces, o de aparato, y menos aún de vínculo con los futuros legisladores provinciales.
Bedano ya tiene experiencia en la Cámara porque fue senadora provincial entre 1999 y 2001 y legisladora 2001-2003; en diciembre concluye, además, su mandato como diputada nacional. Sin embargo, su paso por la Legislatura no fue particularmente destacado, ya que otros eran los peronistas que llevaban las riendas de aquellos bloques de Unión por Córdoba que ella compartió.
El mayor roce con la política legislativa provincial sería el principal argumento, precisamente, de Liliana Montero. Actual legisladora del Frente Cívico, Montero presidió el bloque durante más de dos años, hasta que su alejamiento del juecismo la devolvió al llano (aunque curiosamente no dejó la bancada).
A Montero se le podría anotar como desventaja que no proviene del kirchnerismo, aunque fue una de las primeras opciones del sciolismo, por lo que sus acciones podrían cotizar mejor si el bonaerense gana la elección presidencial.
El tercer pretendiente es Martín Fresneda, actual secretario de Derechos Humanos de la Nación. Híper K, argumentaría a su favor con el dato de haber ocupado el primer lugar de la lista de candidatos a legisladores de distrito único (la sábana), lo que podría interpretarse como una supremacía sobre los demás.

Sin reuniones
Estas postulaciones, hasta el momento, son extraoficiales: no hubo ninguna reunión de los ocho futuros legisladores para comenzar a discutir este asunto.
Además de la presidencia de bloque, el segundo cargo que se disputará es la Vicepresidencia 2° de la Cámara, que muchas veces sirve para compensar las negociaciones.
El bloque tiene que debatir, además, el perfil que tendrá frente al gobierno provincial.
La misma noche de la elección del 5 de julio, Eduardo Accastello habló más de cooperación que de oposición, como si preparara el terreno para la convivencia con el peronismo, partido del cual pretenderá ser candidato a gobernador en 2019.
Scioli también ha manifestado su decisión de solucionar los viejos reclamos de la provincia de Córdoba, por lo que el bloque kirchnerista podría resultar más aliado que opositor. En esta hipótesis, Montero parece caerse de la pelea, porque por la interna peronista difícilmente dejará de ser opositora a los gobiernos de Unión por Córdoba, como lo ha sido en los últimos cuatro años desde su banca.