En plena crisis institucional, UCR busca unidad en Cruz del Eje

Fernando Bazán, intendente interino de Cruz del Eje
Fernando
Bazán, intendente interino de Cruz del Eje

La vida institucional y política de Cruz del Eje se vio sacudida por la orden de detención que fue librada esta semana contra el intendente local, Alberto Francisco Esteban. Varios hechos de alto impacto político se sucedieron en la jornada de ayer, incluyendo la designación interina de Fernando Bazán a cargo de la Intendencia, la suspensión provisoria de las elecciones locales y la consecuente cancelación de los comicios internos de la Unión Cívica Radical local, previstos para este domingo.
El intendente Esteban, de extracción radical, fue acusado por concejales de la localidad en una causa relacionada a su supuesta apropiación de la Fiesta Nacional del Olivo, junto a otros miembros de su entorno familiar. Al cierre de esta edición, el mandatario local se encontraba aún prófugo. Su abogado, Miguel Ortiz Pellegrini, adujo que la demora se debía a la imposibilidad del mismo letrado para acompañar al Intendente al momento de entregarse a las autoridades policiales, pero que se concretaría en la jornada de hoy.
Tras conocerse la orden de detención, el Concejo Deliberante local procedió a realizar una sesión extraordinaria en la mañana de ayer. Tras debatir sobre la situación institucional del municipio, los ediles procedieron a designar al radical Bazán, quien se desempañaba hasta ayer como presidente del cuerpo legislativo y forma parte de los denunciantes de Esteban. Además, la concejal Irene Bonfiglio, quien también pertenece al bloque de la UCR fue electa para reemplazar a Bazán al frente del Concejo.
En simultáneo, la Junta Electoral Municipal de Cruz del Eje dio a conocer que dejó sin efecto la convocatoria a elecciones de intendente y concejales que había resuelto Esteban. La misma fijaba los comicios locales para el próximo 27 de septiembre.
Según aclaró la jueza provincial Nancy Menehem, fueron suspendidos “porque el decreto en cuestión fue firmado el 28 de julio y presentado el 31 del mismo sin ser publicado en el boletín oficial ni comunicado al Concejo Deliberante”. Además, el decreto de convocatoria contendría un error en la cantidad de concejales a elegirse, mencionando ocho ediles (la cantidad actual) y no nueve, como correspondería por la población de la localidad.
La convocatoria a elecciones había ya sido objeto de disputa entre el Ejecutivo local y el Concejo Deliberante. Los ediles cruzdelejeños aprobaron este año una normativa para instituir un sistema de Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias (PASO) para seleccionar candidatos municipales, del mismo modo que existe para cargos nacionales.
Sin embargo, Esteban había vetado dicha ordenanza y la disputa entre ambos poderes se trasladó a la Justicia. En esta oportunidad, fueron los distintos sectores políticos de Cruz del Eje los que apelaron a la Junta Electoral Municipal solicitando la cancelación de la convocatoria.
Efectivizada la suspensión, el comité local de la UCR dispuso la cancelación de las elecciones internas en las que los boinas blancas pretendían seleccionar a su candidato a Intendente. Si bien ninguna lista había sido oficializada debido a múltiples impugnaciones cruzadas, cinco competidores pretendían formar parte de la contienda.
Una de las listas estaba encabezada por el propio Esteban, pero desde que se conoció el pedido de captura se comenzó a dudar de su permanencia en la carrera. Por otra parte el ahora Intendente interino Bazán también había presentado una lista propia.
Además de ellos, considerados los “favoritos” en la disputa, otras tres listas se presentaron, encabezadas por el dirigente local Justiniano “Yeyé” Arce y dos referentes de la Línea Córdoba: Gustavo Leonetti y Mónica Sormani, hija de un reconocido exIntendente cruzdelejeño.
Desde el Comité Provincial de la UCR intentaban reunir anoche a todas los sectores del radicalismo local para poder evaluar los próximos pasos a seguir en términos políticos e institucionales. De acuerdo a lo informado, se intentaría buscar una estrategia que garantice la unidad del partido ante la situación institucional del Municipio.
Ante los hechos recientes, referentes locales especulaban con que Bazán podría capitalizar su nuevo rol como mandatario municipal, aprovechando además el tiempo extra que podría brindarle la postergación de los comicios para exhibir sus capacidades de gestión, especialmente en un momento de hechos graves.