Fortalecidos, De la Sota y Schiaretti dividen roles

0 ilustra de la sota y schiaretti cocinerosEl caudal electoral del justicialismo cordobés se ha convertido en un objeto de deseo para quienes se sostienen en la carrera por la presidencia de la nación. Inmediatamente, los miembros del pelotón de expectables comenzaron a desplegar estrategias de acercamiento hacia el oficialismo cordobés.
El primero en dirigir un mensaje hacia nuestra provincia fue Daniel Scioli, el más preocupado por su baja performance local. El candidato del Frente para la Victoria reveló que había recibido un saludo del gobernador electo felicitándolo por su “victoria”.
No son nuevas las maniobras del bonaerense buscando acortar las distancias que lo separan de Juan Schiaretti. De hecho, en plena campaña dirigió un spot a Córdoba anunciando colaboración para con la nueva gestión provincial. Esto provocó la instantánea reacción del comando delasotista con una publicidad donde se hacía público el apoyo del mandatario provincial electo a José Manuel de la Sota.
Por segunda vez, Schiaretti devolvió la gentileza del bonaerense. Aceptó haberse comunicado con Scioli y agregó que también lo hizo con los otros dos presidenciables que resultaron proclamados en sus respectivos frentes: Sergio Massa y Mauricio Macri.
Esta elegante réplica antecedió a nuevas declaraciones del futuro titular del ejecutivo cordobés intentando dejar en claro una posición que viene repitiendo desde la campaña provincial. “En mi condición de gobernador electo, pondré toda mi predisposición para mantener una buena relación institucional con quien sea elegido el próximo presidente de la Nación”, sostuvo Schiaretti.
Previo a esto, dirigió un contundente mensaje de apoyo a José Manuel de la Sota. Felicitó al “gobernador y amigo José Manuel de la Sota por el apoyo recibido del pueblo de Córdoba que permitió obtener una nueva victoria en la provincia, y por su entusiasta participación en estas PASO llevando un mensaje de federalismo que nos merecemos todos los argentinos, en especial quienes vivimos en el interior del país”, recalcando su participación en la campaña presidencial de su antecesor en El Panal.
La referencia al electorado del interior por parte de Schiaretti no es casual. Los estrategas de Unión por Córdoba se mostraron muy satisfechos por los resultados de su precandidato presidencial. Además de haber refutado todos los pronósticos que otorgaban a Mauricio Macri el predominio en Córdoba, destacaron la buena elección que De la Sota hizo en algunas provincias.
Particular satisfacción demostraron los peronistas locales por los resultados en Santa Fe, donde el cordobés superó a la candidata apoyada por el socialismo gobernante Margarita Stolbizer. También señalaron las buenas elecciones realizadas en la provincia de Buenos Aires y La Pampa, además de los distritos del NOA.
En cuanto a la estrategia electoral, Schiaretti fue contundente. Ratificó la vigencia de su larga sociedad política con quien fuera, hasta ayer, el postulante presidencial del oficialismo cordobés. “Quien define el alineamiento del peronismo de Córdoba a nivel nacional es José Manuel de la Sota”, expresó evitando cualquier margen de duda.
La táctica elegida por la dupla que conduce los destinos del peronismo local parece estar definida. El gobernador electo tendrá primacía en lo que hace a las relaciones institucionales. El mejoramiento de la relación Provincia-Nación está en lo más alto de las prioridades de la gestión entrante.
En paralelo, las relaciones estrictamente políticas serán administradas por De la Sota en persona. El gobernador saliente se siente fortalecido por su triunfo local y se sabe clave para el esquema de poder que se avecina.