Mestre, el que festejó sin participar

negri y mestrePor Gabriel Osman
[email protected]

La demora en la difusión de los primeros resultados dejaron poco tiempo a las redacciones de los medios para la lectura finita, aunque apenas pasada la medianoche (52% de los votos escrutados) se podía advertir una fina diferencia, en el Departamento Capital, en la suerte de los cinco tramos de las dos principales coaliciones que compitieron: Cambiemos (Pro-UCR-FC) ganaba en Presidente, Diputados, Parlasur Nacional, Parlasur Regional y también en Senadores pero por apenas .
Tomando el distrito provincial, UNA (De la Sota y Massa) se imponía en los cinco tramos a Cambiemos. Aparece como un resultado invertido con el distrito Capital. O, mejor dicho, casi. Porque, por un lado, la mayor diferencia de UNA era en el tramo Senadores (6,6%), y, por el otro, en el Departamento Capital la distancia se achicaba tanto hasta la paridad casi absoluta: la boleta, que todavía tiene a Luis Juez en el extremo superior de la boleta, empataba en 35% con el 56,80% de las mesas escrutadas.
Si los resultados no se modifican o no se modifican mucho, la boleta para reponer tres bancas en el Senado Nacional, indicaba que en ese tramo había sufrido el más expresivo corte de boletas. Y eso que en la categoría siguiente en la sábana era el de Diputados que encabezó Mario Negri: es que requiere de una ingeniería de corte más compleja amputar la boleta en Senadores y volver a incluir Diputados. Más que de un corte se trataría más bien de un punción para extraer a Luis Juez del largo listado.
Por esto, alguien que ayer no compitió pero que siguió con mucho interés el lento escrutinio fue Ramón Mestre, que rápidamente colocó un spot televisivo en Canal 12 presentando sus equipos técnicos para su candidatura municipal el 13 de septiembre próximo. La veda que rigió no lo alcanzaba, además de aparecer en pantalla después de las 18, con el cierre de la votación.
Esto que podría ser un detalle irrelevante en otro contexto pero que es muy significativo mirando hacia el 13 de septiembre, se refuerza con otros números ya más consolidados: en la provincia, UNA gana con relativa holgura en todos los tramos, como ya decíamos, pero la mayor diferencia, probablemente definitiva, la hacía en el tramo de Senadores, con el 6,5% de diferencia con Cambiemos. Si esto se confirma habrá que concluir, forzosamente, que ha habido una sanción a Luis Juez. A su vez, una clara lección a la ingeniería electoral que armó el ingeniero Macri en Córdoba, que tenía el preconcepto de que Juez sumaba y que valía la pena juntar el agua con el aceite (juecismo-radicalismo).
La tendencia en Capital tal vez se confirme, tal vez se revierta, porque al cierre de esta edición aún faltaba escrutar poco menos del 50% de los votos y la diferencia era exigua, pero es muy improbable que se revierta la desventaja en la provincia tomada como distrito único, en donde el senador estaba casi 7% atrás.
Juez anunció que mañana concurrirá a la Justicia electoral para presentar formalmente su renuncia a la banca de senador que, aún si saliera segundo, ya ha obtenido. Se demoró primero con un simulacro con una presentación ante escribanía pública quizás pensando que hasta ayer su nombre encabezando la boleta le iba a servir. Si efectivamente renuncia –tratándose de Juez siempre hay que intercalar una duda razonable- se habrá ofrecido ingenuamente a un test electoral que no le salió bien.
Mestre seguro que festejó ayer en silencio este traspié que viene a confirmarle lo que anuncian algunas encuestas que hace una semana lo colocan impensablemente 11 puntos sobre el segundo, Tomás Méndez, y 12 sobre Luis Juez. Es probable que en estos momentos hasta la propia Olga Riutort esté arrepentida de la generosa sociedad que hizo con su otrora archi enemigo, porque las mediciones disponibles le daban unos pocos puntos por debajo de Mestre. La concejala parece ser uno más, junto a Macri y Oscar Aguad, de los que aparentemente sobrevaloraron la potencia electoral que alguna vez supo tener el senador nacional.
El ritmo que mostraba anoche el escrutinio indicaba que los resultados definitivos recién estarán disponibles hoy. Pero aún con los datos disponibles hay poco margen para suponer que la peor elección de Cambiemos será en el tramo Senadores. Probablemente el electorado haya querido poner un límite a los ampulosos movimientos políticos del senador. Y los vecinos de Córdoba –recordando su gestión 2003-2007- cancelarle el cheque en blanco que, de repetirse, convertiría este contrato político en un caso psiquiátrico: luego del saqueo del erario municipal a manos de su sociedad con el Suoem ya los acercaría a la categoría clínica del síndrome de Estocolmo.