Hacia el ballotage

10-08-2015_buenos_aires_el_precandidato_a (1)Por Gonzalo Neidal

1.Seamos claros: no esperábamos de las PASO que dirimieran los candidatos de cada agrupación. Se sabía que serían Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa. Para lo que en realidad servían estos comicios era para comenzar a pispiar si Scioli tenía chance para ganar en la primera vuelta, en octubre. Y los resultados parecen indicar que hará falta un ballotage para resolver quién será nuestro presidente a partir del 10 de diciembre.
2.Vale una aclaración: anoche, los primeros resultados de los comicios se conocieron a las 23. Al momento de escribir esta columna (1.30 horas de hoy lunes) se llevan escrutadas apenas una tercera parte del total de mesas en todo el país.Pero lo más notable y que de algún modo hace que cualquier comentario pueda quedar desairado, es que sólo el 12% de las mesas de la Provincia de Buenos Aires estén escrutadas.
3.Buenos Aires representa el 38% del total de los votos nacionales y es allí donde el oficialismo pensaba obtener la ventaja que hiciera la diferencia y que posicionara a Scioli definitivamente con vistas a octubre.
4.Esta vez los pronósticos de los encuestadores aparecen como acertados, en sus aspectos tendenciales. Scioli ganó con el 36,5% de los votos, Cambiemos, liderado por Macri obtuvo el segundo lugar con el 31,2% y Una, con Massa como ganador fue tercero con 21,6, algo más de lo esperado.
5.Las cifras disponibles hasta el momento indican que los deseos del oficialismo no se han cumplido en la provincia de Buenos Aires, donde Cambiemos ha hecho una elección superior a lo que se esperaba. Esto podía verse claramente en la cara de Scioli al momento de festejar su victoria. Su rostro tenso, su inusual agresividad, su falta de entusiasmo denotaban que sus expectativas no habían sido corroboradas por las urnas. El Luna Park quedó holgado.
6.El discurso de Macri, moderadamente optimista, anticipó su estrategia para los próximos dos meses. Tiró líneas hacia el peronismo. Habló de la importancia de sus banderas históricas y de lo identificado que se siente con ellas. Apunta a los votantes que hoy se expresaron votando por Massa.
7.Massa también se mostró conciliador. Reforzó sus críticas al gobierno y se mostró amplio y abarcativo en su discurso. Percibe quizá que sus chances de participar del ballotage han desaparecido.
8.Scioli, en cambio, reforzó su peronismo. Mentó a la presidenta, a Zannini y se refugió en el quincho oficialista. Vislumbra a Macri como el gran opositor, el rival a vencer, e intenta reforzarse con votos provenientes de Massa. La exhibición de su peronismo será, en apariencia, su principal arma.
9.Si Macri se planta en el 36% de los votos, como registran los últimos cómputos al momento de cerrar esta nota, queda muy lejos del 40% más diez de diferencia para ganar. También del 45% en primera vuelta y mucho más 50% más uno que hace falta para ser presidente en el ballotage.
10. Se vienen comicios muy interesantes. Habrá que ver si los votantes de Massa, que se presume son votos opositores, se inclinan en parte hacia Macri para no dejar chance de triunfo en primera vuelta al oficialismo. No hay que perder de vista tampoco el raudo deterioro de la situación económica general, que repercutirá en los votantes, cambiando su humor en estos meses decisivos.
11. También al momento de cierre de esta nota, triunfaba por ajustado margen Aníbal Fernández como candidato a gobernador, algo que seguramente no incidirá favorablemente en la candidatura de Scioli con vistas a octubre.
12.En el caso de Córdoba, De la Sota conservó para cambiemos, aproximadamente los votos que obtuvo Schiaretti en las elecciones de gobernador. La particularidad es que aumentó en la capital y retrocedió en el interior. Es probable que muchos de estos votos, al no consagrarse De la Sota como candidato del espacio UNA, muden hacia Macri, principalmente.