FpV no supera techo Accastello (espera escenario sin De la Sota)

crdoba-los-candidatos-d_424459Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

El kirchnerismo no superó el resultado que cosechó Eduardo Accastello el 5 de julio pasado. Al cierre de esta edición, el Frente para la Victoria apenas igualaba la performance legislativa del 2013. Con el 60,09% de las mesas escrutadas trepaba al 14,8%, unas décimas por debajo del 15,7% que logró cuando Carolina Scotto -ahora fuera del sistema político- encabezó la lista de diputados nacionales
Puntos más, puntos menos, el oficialismo nacional comprobó que cuando tiene en frente a la aceitada estructura del PJ provincial encabezada por José Manuel de la Sota, superar el umbral del 20 % es una empresa más que dificultosa.
Sin embargo, el kirchnerismo entiende que las PASO son sólo una fotografía y apuesta a que el peronismo local se incline por Daniel Scioli en octubre, cuando ya no cuente en las boletas con la figura su principal caudillo. Esa fue siempre la idea inicial que barajaron desde Villa La Ñata, aunque de todas formas se mostraban esperanzados en poder perforar el techo del 20% esta vez o, al menos, igualar la performance de Accastello. Con los resultados en frío seguramente comenzará el reparto de responsabilidades.
“Córdoba ya no tiene candidato (por De la Sota), esperamos que el peronismo nos dé su apoyo en octubre”, disparó Gabriela Estévez, primer candidata a diputada nacional. La posibilidad de que el PJ cordobés abandone silenciosamente el Pacto de Palermo marcará los siguientes pasos del kirchnerismo en Córdoba.
Scioli sabe que si quiere garantizarse un triunfo en octubre deberá contar con una porción del electorado cordobés. Sólo en el 2011, cuando la presidenta Cristina Fernández, en el cenit de su popularidad, fue reelecta, el kirchnerismo se impuso en la provincia (29% en las primarias y 37% en las generales), con la salvedad no menor que el peronismo local llevó una lista corta que más tarde retiró en octubre.
La invitación de Estévez tiene ahora un límite claro. Los candidatos de Unión por Córdoba quedarán atados a Sergio Massa. Retirar el tramo legislativo nuevamente no estaría dentro de los planes del peronismo.
En aquella elección de hace 4 años, el FpV logró hacerse con 4 diputados y dejó sin lugares al justicialismo. En el escenario tal cuál había quedado planteado al cierre de esta edición, el kirchnerismo sólo lograría retener un escaño (ver página 8). Además el PJ recuperaba su representación en el Senado.
Hay que señalar que la empresa de Scioli en Córdoba amanecía complicada. En frente tenía a De la Sota con la obligación de lucir un buen resultado en su bastión electoral para abonar su sueño presidencial y al peronismo provincial con la responsabilidad de tributarle un triunfo al gobernador (ver página 3).
En esta campaña, De la Sota supo blindar al partido y bloqueó los últimos intentos de Scioli por perforar esta malla, que inclusive le dedicó un spot a Juan Schiaretti, como llave para destrabar este cerrojo. Pero el mandatario electo honró el pacto con su socio político e ignoró las tentaciones del presidenciable del FpV.
Además tal como señalaban las siempre volátiles encuestas, Macri gozaba de una amplia simpatía en esta provincia. Amén de los daños que puede haberle causado la implosión de la Triple Alianza, por la entente urdida por Luis Juez y Olga Riutort para competir por la Intendencia, lo cierto es que no comparten el electorado. En conclusión, la ascendencia de los dos precandidatos acotaba las chances del gobernador bonaerense.
Este idéntico resultado que el del 5 de julio –más allá de un crecimiento vegetativo que se vislumbraba anoche-, parece exculpar a Eduardo Accastello, que sobredimensionó la potencialidad de su candidatura. Precisamente allí recaen los reproches del kirchnerismo.
Anoche la conferencia de prensa en el Hotel Orfeo Suites mostró al grueso de los caciques en concordia. Estévez estuvo acompañada por Ricardo Moreno, Martín Fresneda, Daniel Giacomino y Haide Giri, entre otros.
Solamente faltaron a la cita Fabián Francioni, quien adujo razones climatológicas y Accastello, que prefirió quedarse para supervisar el conteo definitivo en Villa María, donde se imponía Cambiemos por sobre el FpV. En el bastión por excelencia del kirchnerismo, el departamento General San Martín, el oficialismo nacional perdía por tres puntos frente la principal coalición opositora.