Municipales desplazan las PASO de atención política

Por Gabriel Osman
[email protected]

0 ilustra comparsaAunque no sea por merecimientos, calidad o cercanía en el tiempo, las elecciones municipales que se realizarán el 13 de septiembre ganan las expectativas del sistema político y periodístico por encima de las PASO, programadas para un mes antes, con exactitud, para el 9 de agosto. Aunque inusual, hay muchos factores que concurren a explicar este desplazamiento del interés de la dirigencia y aun de de los medios.
Si se compara la primera bandera de largada (hoy, con carga horaria a las 10.00, para la inscripción de alianzas) y lo que termine definiéndose en la fecha de cierre de anotaciones para competir con candidatos y partidos políticos que concurran sin frentes electorales (27 de julio), el resultado es que habrá siete ofertas que están sobre los dos dígitos o arañando el 10% de los votos, según todos los sondeos disponibles, por sobre los cuatro de 2011. Estos son la Triple Alianza en su nueva edición (Ramón Mestre); La Fuerza de la Gente (Olga Riutort); Unión por Córdoba (Esteban Dómina); el Frente Cívico (Luis Juez); Movimiento ADN (Tomás Méndez); el kirchnerismo (Daniel Giacomino); y el para nada despreciable capital electoral que ha logrado acumular la izquierda estructurada en el el FIT (Javier Musso).
Se trata de una dispersión inédita del electorado de Córdoba, aun considerando que los realmente expectables son Mestre, Riutort y Dómina, más el flamante Luis Juez que, aunque tenga tiempo para reconsiderar su decisión antes del 27 de julio, ayer parecía decidido para competir. Una audacia propia del biotipo que encarna este personaje siempre dispuesto a sorprender, porque, si lo confirma, se enfrentará contra sus más reciente aliados: el PRO, que pondrá el segundo término de la Triple Alianza y Riutort, su más flamante “noviazgo” político.
Y hay otros incidentes en esta decisión: la inscripción de Juez colaboraría, objetivamente, a una mayor dispersión electoral y, de esa manera, sería funcional a sus dos principales adversarios: Mestre y el peronismo, porque es muy probable que este escenario colaboraría a perforar el piso del 30% que analistas locales colocaban como umbral para ganar las elecciones.
Debe considerarse que si bien el FIT jugará de partenaire en esta compulsa, lo hará practicando muy probablemente una exacción electoral de magnitud que puede llegar al 10%, siempre teniendo en cuenta su más reciente performance del 5 de julio en Capital (9% para legisladores provinciales y 11 para gobernador).
Otras de las rarezas de los comicios del 13 de septiembre serán las adhesiones de dos de los candidatos más expectables: Riutort y Dómina. No se trata de que UNA, la alianza que reúne a Massa con De la Sota, repartan sus votos sino que, dentro del propio massismo, algunos apoyarán a la ex primera dama y otros, al actual concejal.
Un factor que también incidiría cohesionando hacia adentro las dispersas tribus K pero, hacia afuera, apuntando a un mordisco de consecuencias, es la candidatura de Daniel Giacomino, que está más cerca de aglutinar en su candidatura este genéticamente fragmentado espacio.
Por último, la probable candidatura de Juez a la Intendencia permita contarle los votos que le quedan al ex intendente luego de sus barquinazos políticos/ideológicos, porque su candidatura al Senado nacional quedaba camuflada en la boleta sábana que tendrá como cabeza a un elector importante como Mauricio Macri. Las inconstancias del ex intendente han sido siempre su invariable, pero ya se han estrechado muchos sus márgenes para estas piruetas que se disimulaban por su potencia electoral en Capital. Su presente político queda a un abismo de distancia de aquel 58% que sacó en los comicios de 2003.