Interna UCR: mestrismo se endurece frente a Aguad

p03-1[dc]M[/dc]ientras se prepara la firma de la alianza con el PRO, los radicales hacen girar cada vez con más empeño la rueda de la interna partidaria. Rodrigo de Loredo insiste con su candidatura a intendente para la interna del próximo domingo, y los mestristas afirman que llegó el momento de hacer tronar el escarmiento en el campamento aguadista.
Todos aseguran, envalentonados, que no hay negociación alguna, pero también los mestristas cuestionan que De Loredo les reclame, según dicen, un par de concejales.
La alianza Cambiemos se firmaría hoy mismo entre la Unión Cívica Radical, el PRO y la Coalición Cívica-ARI, los mismos integrantes de la coalición nacional, que competirán en las PASO de agosto con los candidatos presidenciales Ernesto Sanz, Mauricio Macri y Elisa Carrió.
No se montaría un escenario especial para la suscripción del acuerdo, que si no se concretó ayer fue porque el macrista Javier Pretto no estaba en Córdoba. Llegaba anoche, y a partir de entonces, cuando se pudiera nacería Cambiemos.
La alianza fue confirmada en los últimos días por Mauricio Macri y por su operador principal en Córdoba, Emilio Monzó, pese a que el jefe de gobierno porteño eludió dar un apoyo claro a Ramón Mestre.
En la interna del domingo competirían Mestre y De Loredo, con sus listas de concejales, dejando reservado el segundo espacio de la nómina para el macrismo. Felipe Lábaque ya manifestó que será el candidato a viceintendente, como lo ordenó Macri, si el número uno de la lista es Mestre. En otro caso, improbable por cierto, renunciará a la nominación.
De Loredo confía en que sus recorridas barriales le permitan una actuación satisfactoria el domingo, lo que podría colocarlo en situación de nuevo personaje de la UCR cordobesa.
Para el mestrismo y sus aliados (el resto del radicalismo) el resultado previsible para la interna es el de una apabullante derrota para De Loredo y, fundamentalmente, para Aguad.

Minorías
La Carta Orgánica de la UCR prevé que la lista que es derrotada en una interna debe superar el 25 por ciento de los votos para ingresar al reparto de candidaturas; un desafío dificilísimo para De Loredo.
Los mestristas sostienen que llegó el momento de castigar las irreverencias de la dupla Aguad/De Loredo. La peor de todas, incumplir el acuerdo cerrado en la oficina de Mauricio Macri, en abril pasado, por el cual Aguad sería el candidato a gobernador y Mestre a intendente.
“No habrá acuerdo alguno; si se baja, será gratis”, dicen los mestristas, y algunos de sus aliados, casi a coro. Gratis significa que no recibirá a cambio ningún candidato a concejal. Y hasta podría resultarle caro a De Loredo: seguramente quedará malherida su condición de presidente de bloque de la Legislatura, la que ganó luego de amenazar con una interna partidaria el año pasado.
El pase de facturas del mestrismo a Aguad incluye la presión ejercida para que Luis Juez sea beneficiado con la candidatura a senador nacional. Además, Aguad lo designó al gran denunciador del radicalismo como su jefe de campaña, y ambos a coro terminaron acusando a Mestre de ser el responsable de la derrota (aunque la alianza ganó con claridad en la ciudad de Córdoba).
Ahora, Juez, el aliado de Aguad, envía a su hermano a fotografiarse junto a Olga Riutort, la principal rival de Mestre para la elección del 13 de septiembre.
En las internas radicales nada debe descartarse. Podría ocurrir, si prevalece el ánimo beligerante, o podría caerse si el Comité Central lo resuelve de ese modo luego de la firma de la alianza. El riesgo en este último caso es que De Loredo, con estilo juecista, denuncie que fue proscripto; aún cuando ese fue el mecanismo usado para la interna provincial a pedido del aguadismo.