Inminente firma de la alianza UCR-PRO para la Intendencia

DSC06902La alianza Cambiemos podría firmarse hoy mismo, pero en el radicalismo de la ciudad de Córdoba hay ruidos de corceles y de acero. Tanto los mestristas como los aguadistas se preparan para la interna abierta del domingo 19, en la que se definirían los candidatos a intendente, viceintendente y concejales de la UCR.
El viernes pasado, la visita de Mauricio Macri no solucionó nada. Media palabra suya podría haber bastado para derrumbar la aventura de Rodrigo de Loredo, pero el porteño habló tomando distancia de la interna, lejos asimismo del papel de interventor de la UCR que asumiera para la definición del candidato a gobernador.
Macri podría haber tenido la claridad de Felipe Lábaque, quien advirtió que si el candidato a intendente no es Ramón Mestre, entonces él se baja.
El porteño sólo dijo que es una cuestión a resolver por el radicalismo. Algunos quisieron ver un sutil mensaje a De Loredo cuando afirmó que si lo resuelve el partido sin internas está bien, pero otros menos optimistas consideran que la delicadeza no es una característica de Macri.
Si bien hay tiempo hasta el miércoles para suscribir la alianza, la ratificación del acuerdo interpartidario que hizo Macri – independientemente de quien sea el candidato a intendente: Mestre o De Loredo- impulsaría la firma hoy mismo.
A la alianza Cambiemos la integrarán la Unión Cívica Radical, el PRO y se invitó también a la Coalición Cívica-ARI, a quien Aguad dejó afuera del acuerdo provicial. Respecto de Juntos por Córdoba, los otros cambios son que salen de escena el Frente Cívico y la Ucedé.
Con esta alianza, Mestre tratará de retener la Intendencia en las elecciones del domingo 13 de septiembre, frente a su rival más temible, la peronista disidente Olga Riutort.
El resultado de la eventual interna del próximo domingo tiene pocos misterios: Mestre derrotará a De Loredo y previsiblemente lo haría por una comodísima diferencia.
El aguadista no tiene respaldo de ningún grupo interno más que el propio, Marea Radical, ya que todos apuestan al actual intendente, espantados por la osadía de De Loredo de romper el acuerdo ordenado por Mauricio Macri en abril pasado, por el cual Oscar Aguad quedó como candidato a gobernador.
De Loredo podría especular con el apoyo “por afuera” de tropa juecista y olguista, para esmerilar a Mestre.
El Frente Cívico tiene los afiliados justos para su existencia jurídica, por lo que podría manejar algunos votos “independientes”. En la interna abierta podrán votar los afiliados radicales y todos los que no sean afiliados a otro partido político. En el mestrismo creen que ese impacto, de todos modos, sería insignificante.
Una vez que se firme la alianza, tomando como referencia lo que sucedió con las candidaturas provinciales (justamente a pedido del aguadismo), el partido radical podría dar por bajada la interna.
Esto tendria la ventaja de que no le haría perder el tiempo a Mestre en una interna.
Algunos mestristas creen que esto sería lo mejor. Otros prefieren dar un escarmiento a De Loredo, y por supuesto a Aguad, en las urnas.

Aprestos
Mientras tanto, en los dos campamentos preparan sus armas: boletas, fiscales, movilización. Los mestristas pegaron carteles con los tradicionales colores rojo y blanco de la Unión Cívica Radical, para diferenciarse claramente del amarillo macrista que tanto agrada a De Loredo.
En 2011, Mestre llegó a candidato a intendente ganando también una interna contra rivales de mucho menor peso, con el 85 por ciento de los votos. Aquella vez, derrotó a Mario Rey, Sergio Piguillem y Jorge Orgaz. Ahora, el rival es De Loredo.