Con Boretto se confirma relevo generacional en UNC

Por Gabriel Osman
[email protected]

DSC_0955Jhon Boretto es un hombre contenido, mesurado, pero ayer al hablar tras ser elegido decano de Ciencias Económicas de la UNC, hizo una evocación emotiva. El recuerdo fue para Hebe Goldenhersch, fallecida en diciembre de 2012. Fueron palabras de lealtad a sus afectos, pero políticamente, una paradoja. Es que lo votaron a favor 14 consejeros, un egresado se abstuvo y tres docentes optaron por el binomio Margarita Díaz-Rosa Argento. Y estos integran lo que queda del núcleo que lideraba Goldenhersch. La abstención de Beltrán Corvalán es más paradojal todavía: este graduado responde al rector kirchnerista Francisco Tamarit (que no tenía candidatos en este bastón radical), aunque este concejero, en calidad de juecista, va en el sexto lugar de la lista de diputados nacionales de la Triple Alianza. Como se ve, el hombre es K en la UNC y manifiestamente anti K en la política de Estado. La elección de María Luisa Recalde como vice decana replicó el resultado de Boretto.
La llegada de Boretto a una de las Facultades más importantes confirma el relevo generacional, particularmente en la oposición, que se inició con Marcelo Conrero en Agropecuarias. Ambos cuadros de la Franja Morada y pertenecen a la generación de la democracia. Este recambio tiene como contraparte el pase a retiro de la generación de los dinosaurios que supieron capitanear José María Willington, Nazario Kuyumlian (ambos fallecidos) y Daniel di Giusto, entre otros.
Es un recambio casi vegetativo pero al que también ayudaron mudanzas políticas y reformas normativas impulsadas por la ex rectora Carolina Scotto, que puso límites a las reelecciones indefinidas: desde entonces, para los cargos unipersonales, puede haber dos mandatos seguidos y, eventualmente, un tercero y último.
Boretto ha cursado prácticamente completo el cursus honorum de la política universitaria. Ingresó en 1984 y se enroló de inmediato en la Franja Morada; presidió el Centro de Estudiantes de Económicas y después condujo el gremio estudiantil (FUC), ya pisando los ’90. Luego fue consejero y consiliario estudiantil en varias ocasiones. Tras graduarse, llegó como representante de ese claustro. Tras la alianza sellada entre el radicalismo universitario y la oposición a la ya desaparecida Cooperativa (2007), que llevó a Scotto al Rectorado, fue secretario general de la UNC durante los dos mandatos de ésta.
La presencia de Boretto en la estructura de poder de virtual federación de Facultades que tiene la UNC, llega justo en un momento invertebrado de la oposición, sólo disimulado por la energía que pone Conrero desde Agropecuarias y por el trabajo de la organización política más estructurada que existe en la Universidad, la Franja Morada. A ocho meses de la Asamblea Universitaria que deberá reelegir a Tamarit o designar a su sucesor, es casi una fija que el rector ganará la pulseada casi sin sobresaltos. Más que por méritos propios, por desmérito y el ritmo cansino de la oposición.
Falta en el calendario electoral 2015 de la UNC las elecciones decanales de Derecho y Psicología. Por esto, no se puede hacer cálculos ciertos de si prosperará o no el proyecto rectoral de creación de dos nuevas Facultades. Aun así, la llegada de Boretto a la conducción de Económicas no es una buena noticia para Tamarit y su proyecto de facultarización, que le agregarían 36 votos (presuntamente suyos en su mayoría) a la Asamblea Universitaria y a su proyecto reeleccionario.
Boretto cree que en actual contexto de imprevisibilidad fiscal, la UNC no puede aumentar sus costos burocráticos. Además, sostiene que éste es un debate político, no académico (puede aumentarse la oferta académicas con más carreras sin facultarizar escuelas). Pero, adicionalmente, prácticamente no queda tiempo para crear nuevas Facultades. Es una operación política compleja (requiere convocar a la Asamblea Universitaria) en un contexto de plazos exiguos. Debería llamarse a elección de los Consejos Directivos de las nuevas Facultades para que estén disponibles los 36 consejeros (38, con los decanos normalizadores), todo a las apuradas, lo que dejará desnudo la motivación electoralista de la iniciativa. Hasta para un hombre de principios soft al estilo Groucho Marx (“Estos son mis principios; si no le gustan tengo otros”), esto es muy desprolijo.

Nutrida presencia de referentes universitarios

La elección de decano en Ciencias Económicas estuvo acompañada por autoridades y representantes de las distintas facultades de la UNC.
Se hicieron presentes los decanos de Ciencias Agropecuarias, Marcelo Conrero; de Arquitectura, Ian Dutari; y de Psicología, Claudia Torcomian. Además, el presidente de Daspu y exdecano de Exactas, Gabriel Tavella, participó de la sesión. Asimismo, estuvieron las exdecanas Bibi Fernandez (Arquitectura) y Patricia Altamirano (Psicología).