Scioli y Zannini encabezan cumbre K en coto de De la Sota

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

ilustra zanini y scioli en cañadaConsolidada la fórmula presidencial del Frente para Victoria, Daniel Scioli y Carlos “Chino” Zannini se aprestan a comenzar con el derrotero de su campaña electoral de cara a las PASO. La primera parada fue Entre Ríos; la segunda será Córdoba. La llegada del binomio oficialista a la provincia es altamente celebrada por los dirigentes cordobeses, que se muestran ansiosos de demostrar su devoción al candidato que más mide en las encuestas mañana en Forja.
Pero no se tratará exclusivamente de un encuentro doméstico, los dirigentes cordobeses serán los anfitriones de un mega mitin K en Forja que aspira a convocar entre “6,7 y 8” gobernadores kirchneristas y representantes de fuste de todas las latitudes, así lo consignaron importantes fuentes nacionales.
Estarían confirmados Eduardo Fellner (Jujuy), Francisco “Paco” Pérez (Mendoza), Omar Perotti (recientemente tercero en la elección por la Gobernación santafesina) y el senador nacional por Santiago del Estero, Gerardo Zamora, quien se quedaría en Córdoba un tiempo más para encabezar otras gestiones. Además se espera la presencia del ex Jefe de Gabinete, Jorge Milton Capitanich, y otros referentes nacionales.
La inclusión del secretario Legal y Técnico -completando la mayoría kirchnerista a la que aspiraba Scioli- motivó ríos de tinta este fin de semana sobre las consecuencias de la conjugación de esta fórmula y su principal secuela: el retiro de Florencio Randazzo de su aspiración presidencial y su negativa a competir por la provincia de Buenos Aires.
El kirchnerismo buscará con este acto refrendar su unidad en el distrito de uno de los precandidatos opositores, José Manuel de la Sota. Además, el FpV comenzará su natural encolumnamiento detrás de la figura de Scioli. El evento en Forja sirve también como espaldarazo a la candidatura de Eduardo Accastello.
El kirchnerismo sabe que la cristalización de una fórmula única le da un plus en las PASO, más aún en un territorio refractario como Córdoba. Posiblemente los analistas oficialistas estén leyendo un escenario en el que De la Sota podría no ser candidato de UNA después de agosto.

Reconfiguración Córdoba
Conocida la noticia, algunos dirigentes fueron presurosos hasta la Buenos Aires para discurrir por el besamanos de la Casa Rosada y presentar tributo a Zannini. Estaba en discusión la conformación de las listas nacionales.
La incorporación de Zannini provocó cierto chauvinismo en el kirchnerismo vernáculo. Pero este dato no habla de la popularidad de su figura. El hombre paladar negro de la Casa Rosada fue sindicado como uno de los artífices de la negativa de la Nación a comisionar a la Gendarmería cuando sucedieron los nefastos episodios del 3 y 4 de diciembre del 2013.
De todas maneras, la realidad del mundillo K cordobés está sometida directamente a las voluntad de la Casa Rosada y nadie duda de la gravitación del hombre de Villa Nueva. La garantía que supone una posible continuidad de Zannini alteró el escenario local. El mercado de cotización de los dirigentes sufrió un corrimiento inesperado con las nuevas que llegaron desde Buenos Aires la semana pasada.
En primer lugar, Scioli desembarcará este miércoles en Córdoba para continuar con la siembra de su aspiración presidencial que comenzó hace varias semanas. En esta empresa alternó viajes con su esposa, Karina Rabolini, para reforzar la candidatura por la Gobernación de Eduardo Accastello.
Sin Zannini, el eje La Plata-Villa María parecía hegemonizar el espacio K de la provincia. Accastello logró convertirse en la prenda de unión de las tribus K, y consiguió un amplio respaldo en su campaña.
En ese trayecto, quien asomaba como principal adversario en este terreno abandonó el barco kirchnerista sin sonrojarse. En un abrir y cerrar de ojos Ernesto “Tatú” Bernabey cambió su condición de kirchnerista por neoschiarettista, colocando a su alfil más cercano -María del Carmen Luján- como candidata a legisladora departamental. El totoralense alambró su departamento a cambio de trocar su fe K. Ya se sabe lo rigurosa que puede ser la Casa Rosada con estos episodios.
La línea directa con La Ñata ponía a Accastello como el embajador dilecto del sciolismo. Pero la incursión de Zannini reconfigura en parte esta ascendencia del intendente de Villa María sobre el kirchnerismo.
El accastellismo villamariense pretendía que José Carignano compitiese por la intendencia del principal bastión K en la provincia. Pero finalmente Martín Gill fue recompensado con ese lugar. A pesar de algunas insistencias de la Casa Rosada para que ocupara el primer lugar en la lista de Senadores, el diputado nacional logró su sueño de juventud: jugar por la conducción del municipio de su ciudad natal.

Espadas de Zannini
Se sabe lo difícil que es negarle un requerimiento a la silla mayor de la Casa Rosada. Aquí entra a tallar la figura de Zannini. Con su incorporación, subió la cotización de Fabián “Pipi” Francioni, quien fuera una de las espadas del hombre de Villa Nueva cuando el kirchnerismo comenzó a hacerse eco de la consigna presidencial “Unidos y Organizados”.
El diputado nacional –que ahora finaliza su mandato- fue bendecido con el número uno en el tramo de Senadores. Una apuesta de alto riesgo, si se tiene en cuenta la permeabilidad del kirchnerismo sobre el electorado cordobés. Por eso la importancia de la performance de Accastello en las provinciales y del acto de mañana.
El otro beneficiado por la incorporación del secretario Legal y Técnico en la llave K, es Martín Fresneda. Sabida es la predilección que Zannini tiene para con el titular de cartera de Derechos Humanos de la Nación.
El ala sindical del kirchnerismo también logró subir sus acciones con la llegada de Zannini con dos terceros puestos en las listas de legisladores y diputados nacionales: Franco Saillén y Ricardo Moreno, respectivamente.