Primer round Massa-De la Sota: con libreto pero de cruces filosos

DYN38.JPGPor Juan Pablo Carranza
[email protected]

José Manuel de la Sota y Sergio Massa protagonizaron anoche en TN un debate devaluado por el contexto: el telón de fondo del anuncio de Daniel Scioli de llevar de compañero de fórmula a Carlos “Chino” Zannini copó la agenda en los medios porteños, apocando y relegando a la tenida televisiva a un cómodo segundo lugar.
El debate posiblemente no haya conseguido el impacto mediático buscado. Pero estuvo lejos de mantenerse dentro de los márgenes acordados que se preveía podía tener. Con el correr de los contrapuntos, evolucionó en algunos filosos intercambios que resultaron imprevisibles y jugosos.
Probablemente De la Sota no se esperaba el golpe que le asestó Massa al contraponer la evolución de la presión tributaria de Córdoba contra la propuesta de reducción del 30% de los impuestos del cordobés. Sentido, el gobernador salió de las pautas del debate para usar su tiempo y presentar un contraargumento.
Punto seguido, el diputado nacional intentó subsanar lo que parecía un impacto por debajo de la línea permitida, reconociendo los inconvenientes económicos que afectan a Córdoba por su enfrentamiento con la Nación: la Caja de Jubilaciones.
De la Sota concentró su ataque en el pasado kirchnerista de Massa. A ese flanco apuntó su primera pregunta fuerte. El recurso se repitió en varias intervenciones para raspar la figura del diputado nacional, asociándola a la Casa Rosada. Además, el gobernador aprovechó sus doce años de gestión para contrastarlos con los 6 de líder del Frente Renovador al frente del municipio de Tigre.
La agenda del debate versó sobre los puntos que más hacen mella en el electorado refractario al kirchnerismo: trasparencia, independencia del sistema judicial y seguridad.
El debate le sirvió al frente UNA (Unidos por una Nueva Alternativa) para ganar pantalla mediática. Massa es el más interesado en esa empresa –los números en las encuestas lo avalan- y De la Sota se alimenta de esa necesidad.
Son dos adversarios, pero fundamentalmente son dos aliados. Así se comportaron anoche, a pesar de algunos chisporroteos. El debate es la forma de UNA de intentar romper con la polarización que señalan los sondeos de opinión. Daniel Scioli y Mauricio Macri se atienen a los más explícitos manuales del pragmatismo político para eludir cualquier exposición.
La consolidación de la candidatura de Scioli le deja un estrecho margen al frente UNA. El peronismo no K se presenta como la única fisura por donde percutir.
En las últimas horas, la percepción de todo el sistema político sufrió un impacto mayúsculo. De ser negado por el kirchnerismo durante años, Scioli se convirtió en súper candidato al incorporar Zannini en su boleta, un fundamentalista K paladar negro de la Casa Rosada.
Es tarde para que las fuerzas opositoras compaginen una entente sui generis de cara a las PASO. Pero la elección a la larga distancia de tres round electorales (interna, generales y posiblemente ballotage) no cierra, al electorado, la chance de un frente anti K.
De todas maneras, UNA mantendrá la herramienta del debate para permear sobre electorado. En este rubro sí aventaja a los otros dos presidenciables: nadie habla de un debate Macri-Carrio y Scioli es candidato único. Restan dos encuentros más; y el sábado, cuando se venzan los plazos para presentar las listas en la Justicia Electoral Nacional, De la Sota y Massa anunciarán a sus compañeros de fórmula.