Enroque Corto

Peregrinación a Buenos Aires

2015-06-17_ZANNINI_ACCASTELLOEl anuncio de Daniel Scioli de convocar a Carlos “el Chino” Zannini para que lo acompañe en la fórmula presidencial en la PASO alborotó a todo el mundo político. Rápidamente se sucedieron los análisis, las conjeturas y los episodios. Lo cierto es que la capital política estuvo por un día dividida en entre la Ciudad de Buenos Aires y La Plata. Rápidamente los dirigentes cordobeses sacaron ticket de avión a Aeroparque y repartieron visitas entre las dos ciudades. El periodista recibió el llamado del incisivo kirchnerista que conoce al dedillo los senderos más sigilosos de la política y mantuvieron el siguiente diálogo.

Periodista: Supongo que tiene novedades que contarme.

Incisivo Kirchnerista: Supone bien. Información de primera mano, aún caliente pero fiel.

P.: Lo escucho, que estos son tiempos de vacas gordas para el periodismo y también para los políticos.

I.K.: Preste atención. ¿Sabe de la reunión de Daniel Scioli con Eduardo Accastello?

P.: Sí. Está en nuestra sección El Operador.

I.K.: Bueno, no fue la única visita que hizo Accastello.

P.: Cuénteme.

I.K.: Acompañado por Martín Gill, fue hasta Casa Rosada, al despacho contiguo al escritorio de la presidenta Cristina Fernández.

P.: Me está diciendo que estuvieron con Zannini.

I.K.: Precisamente. El secretario Legal y Técnico recibió al tándem villamariense. Ambos felicitaron a Zannini…

P.: Y claro, el pago chico de Zannini es Villa Nueva, ciudad hermana de Villa María. La elección de la Jefa les debe haber sentado muy bien al kirchnerismo cordobés. ¿Y después?

I.K.: No sea ansioso. Escuche con atención, salvadas las formalidades charlaron de las candidaturas cordobesas. Zannini le hizo llegar un pedido formal de la presidenta a Gill: quiere que sea primer candidato a senador.

P.: Un pedido inapelable.

I.K.: Gill dijo que está dispuesto a hacer lo que diga Cristina y también está dispuesto a hacer lo mejor para Villa María.

P.: Me da a entender que quiere ser intendente

I.K.: Yo no le doy a entender nada. Usted saque sus propias conclusiones. Sólo le digo que hasta las 0 hora del sábado todo es discutible. Recuerde el peso que tiene cualquier pedido de la presidenta

P.: Tiene algo más que contarme.

I.K.: Usted no se conforma. Está sediento.

P.: Ya le dije que estamos en  tiempos de vacas gordas.

I.K.: Bueno tome nota.

P.: Lo escucho.

I.K.: En los próximos días se va a suceder una peregrinación de dirigentes K a la Casa Rosada para pasar por el besamanos de Zannini. Mañana (por hoy), ya tiene agenda compartida con el ministro de Infraestructura, Julio De Vido, para recibir a la CGT que conduce Mauricio Saillén, al abogado Ricardo Moreno y a los dirigentes Sergio Fittipaldi, Pascual Catambrone y Pablo Trapani. El viernes posiblemente pase también por ese despacho Fabián Francioni. Tiene información para toda la semana.

Casa tomada

El dirigente peronista y el periodista animaban un café en un conocido bar ubicado sobre la avenida General Paz, justo al lado de una joyería que se promociona como una “fábrica de alianzas”. La conversación parecía tener escenografía. El dirigente peronista, muy bien informado, le contó al periodista lo que sabía sobre el último capítulo de la alianza PRO-UCR-juecismo: la caída de la Ucedé del tramo nacional.

Periodista: A ver, que eso me interesa. Nosotros publicamos que la UCR no quería a la Ucedé en la alianza Cambiemos, la que postula candidatos a senadores y diputados nacionales, porque bastante internas había provocado en el partido su inclusión en la provincial Juntos por Córdoba. La Ucedé se quedó afuera de la alianza y del juego nacional.

Dirigente peronista: Así es. Pero le cuento la trastienda. La conozco bien por tener amigos en todos lados. Lujos que uno se da por tantos años en la política. Tome nota.

P.: Estoy listo.

D.P.: En la Ucedé hay dos bandos: los que no olvidan las denuncias, nunca probadas, de Luis Juez a todos los funcionarios de la gestión municipal 1999-2003, y los que decidieron amnistiarlo para recibir los beneficios de la alianza que encabezan la UCR y el PRO. Los memoriosos consideran un insulto que Juez sea su aliado, y encuentran esa situación por lo menos contradictoria. Pero usted sabe que Juez tiene la cínica virtud de conseguir que muchos de sus insultados terminen enamorados de él. Piense, nada más, en Mauricio Macri y en Oscar Aguad, tantas veces acusados de inútiles y corruptos por Juez. Bueno, los intransigentes de la Ucedé, cuando se enteraron que los radicales los querían dejar afuera de Cambiemos, mandaron al presidente del partido, Fabián Fernández, a conversar con su colega de la UCR, Jorge Font. Éste le confirmó que querían evitar nuevas situaciones enojosas dentro de su partido, más aún porque el primer candidato a diputado nacional sería Mario Negri, quien tiene aún abierta la llaga de su derrota municipal con Germán Kammerath en 1999. Fernández comunicó la respuesta a los intransigentes. Se resolvió, entonces, intentar una mediación con el PRO nacional, pero Emilio Monzó, el operador macrista, les ratificó que se quedaban afuera para cuidar el vínculo con la UCR. No nos vamos a pelear con los radicales por ustedes, les dijo Monzó, bastante insensible, por cierto. Fernández se indignó al saberlo y le ordenó a la secretaria de la sede de calle Deán Funes cambiar las cerraduras. Usted sabe que la Ucedé le presta la casa al PRO. Y más que eso, le dio dirigentes y varios cientos de fichas de afiliados para que puedan tener existencia legal.

P.: Casa y comida.

D.P.: Así es. Pero la secretaria no llegó a llamar al cerrajero. Antes, Fernández dio el okey para hablar con Domingo Carbonetti, el apoderado del peronismo, para negociar, pedir más bien, la incorporación de la Ucedé a Unión por Córdoba, como tantas otras veces. Mingui les contestó que sí, y que le hubiese gustado contar con ellos mucho antes. Parece que de haber ocurrido así, hasta alguna banca provincial se podrían haber llevado. No para el PRO, sino para la Ucedé. Pero mientras esta negociación marchaba de a prisa, Fernández giró sobre sus pasos y la abortó. Prefirió quedarse en el acuerdo con el PRO, o sea con las manos vacías.

P.: O sea, acordaron quedarse con los que los ignoraban.

D.P.: Suena ridículo, pero así es. La historia no quedará acá. Si la alianza pierde, el pase de facturas a los que aceptaron cerrar con Juez será enorme. Y se las van a cobrar. Note que la Ucedé ha hecho un papel ridículo: cedió su sede, sus dirigentes y sus afiliados al PRO, recibiendo a cambio el desprecio. Esto va a terminar mal. Yo le cuento cuando sepa más.

Junta electoral municipal

Escarbando en temario de la sesión que hoy tendrá lugar en el Concejo Deliberante, el periodista encontró alguna punta. Algo meramente administrativo, pero que, a los fines de los lectores interesados de este diario con perfil particular, puede serles de utilidad.  A continuación, discó el número de una fuente del cuerpo legislativo (como nos gustan los arcaísmos) quién le especificó más datos.

Periodista: Leí en el facsímil que envían desde el Concejo a la mesa de noticias del diario el orden del día y figuraba que tomará estado parlamentario el expediente de Departamento Ejecutivo Municipal  destinado a  designar a los miembros de la Junta Electoral Municipal.

Fuente: Sí estimado. Tengo en mano el documento. ¿Dígame, necesita saber algo en particular?

P.: Necesito saber cómo es el trámite legislativo y quiénes son los miembros.

F.: Toma estado parlamentario ahora y luego se tratará la semana que viene en la comisión de Legislación General. Yo estimo que el jueves que viene se estará aprobando.

P.: Los miembros…

F.: Sí. Son tres. Dos mujeres y un hombre. Naturalmente, magistrados del Poder Judicial de la Provincia de Córdoba jubilados, como es uso y costumbre. Se trata de Licia Antonia Carranza Duggo, María del Carmen Piña y Ricardo Alberto Vergara.