La Franja resiste invicta década K en la UNC

Por Gabriel Osman
gosman@diarioalfil.com.ar

CUADRO[dc]L[/dc]a Franja Morada lograba anoche controlar cinco de los trece Centros de Estudiantes de la Universidad para demostrar, si hiciera falta, que es el único estamento que tiene estructurado la oposición al rector Francisco Tamarit que, al ritmo cansino de construcción de una candidatura alternativa, se encamina sin muchas dificultades a la reelección a la Asamblea Universitaria que se realizaría, presuntamente, en marzo de 2016.
De los pocos y parciales datos que se conocieron al cierre de esta edición, resaltaba el triunfo de la Franja Morada en el Centro de Estudiantes de Agronomía, que estaba en poder del MBA (Sudestada). Este resultado provisorio –la diferencia fue de 5 votos y motivó un pedido de recuento, pese a que el año pasado triunfó el MBA por solo 18 votos- estaría indicando un respaldo estudiantil al decano Marcelo Conrero, que está en el centro de la tormenta por su enfrentamiento con activistas que se oponen a la radicación de Monsanto en Malvinas Argentinas, entre otros puntos de la agenda de los militantes ecologistas.
Conrero ha sido el primer cuadro de la Franja Morada que llegó a un decanato. En forma casi inmediata a su asunción, en julio del año pasado, se posicionó, con políticas académicas y públicas, contra el oficialismo rectoral, que está abiertamente a favor de los ambientalistas. Es probable que si se con firma este resultado, el oficialismo decanal en esta unidad académica encuentre aliento adicional en el contrapunto que mantiene con el Rectorado.
El escrutinio en la UNC, siempre complejo, entregaba datos parciales sobre otro tramo de estos comicios, como es el caso de la elección de los representantes estudiantiles a los Consejos Directivos –seis por cada una de las 13 Facultades. No obstante, ya se insinuaba anoche un nuevo triunfo de la Franja Morada en el reparto de las nueve bancas que tienen los alumnos en el Consejo Superior. Este tramo de la elección es el más emblemático porque se eligen nueve representantes estudiantiles pero la UNC funciona en este caso como distrito único. Aunque en términos de política práctica debe admitirse que es más importante el de consejeros, porque se trata de 78 votos que en la Asamblea Universitaria deberán sufragar por el próximo rector.
De confirmarse con el cierre definitivo del escrutinio estos resultados, la Franja Morada habrá demostrado que resiste invicta casi una década de gobierno filo kirchnerista en la UNC: los dos mandatos de Carolina Scotto (terminó siendo candidata K a diputada nacional en las legislativas de 2013, ganó la banca y dimitió a los pocos meses) y el ciclo de Tamarit que transita sus últimos meses. Es cierto que el radicalismo universitario fue aliado de Scotto en su primer mandato (2007-2010) pero mucho antes de ser reelecta la ex rectora ya se había revelado su adhesión K, lo que terminó de blanquear su candidatura.