Bolsa de Córdoba propuso plan de hipotecarios

p16-1[dc]L[/dc]a Bolsa de Comercio de Córdoba presentó en su reunión mensual con empresarios un proyecto para que la Nación impulse la construcción de un millón de viviendas para paliar el déficit habitacional que afecta al 30% de la población. La iniciativa incluye la ejecución de casas sociales y también la entrega de hipotecarios a tasa subsidiada.
El director del Instituto de Economía de la Bolsa, Ramiro Sosa Navarro, explicó que la propuesta se basa en mejorar la calidad del gasto público, no en aumentar el nivel de las erogaciones. El objetivo apunta a reducir los subsidios al sector energético y, esos recursos, destinarlo a la construcción de viviendas lo que no sólo soluciona un problema social sino que tiene un efecto dinamizador del empleo.
La iniciativa de la Bolsa apunta a que, con el 25% de los recursos que hoy se usan para subsidiar el sector energético ($127 mil millones), se eleve de 0,35% al uno por ciento los fondos de Planificación para viviendas sociales. Con ese alza se podrían construir unas 400 mil unidades de 50 metros cuadrados en cuatro años.
Además, para con el mismo mecanismo podría subsidiarse la tasa de líneas hipotecarias para quienes hoy no pueden pagar una cuota por la relación entre salarios y precio de las propiedades. Con un subsidio del 16,25% de la tasa, Sosa Navarro estimó que se podrían entregar hasta 800 mil préstamos en cuatro años.
El economista indicó que el peso de los subsidios sigue creciendo, siendo un factor clave en la duplicación del déficit fiscal en el primer cuatrimestre de este año en relación al mismo período de 2014.
En el caso de los que van al sector energético pasaron de representar dos veces los que recibe transporte en 2014 a tres este año; de cuatro Asignación Universal por Hijo saltaron a seis y de 40 veces el Fútbol para Todos treparon a 76.
En la actualidad, uno de los mayores obstáculos es el acceso al crédito hipotecario, ya sea por los altos requisitos para calificar como por el valor de la cuota mensual que debe afrontarse. A esto se suma que la mayoría de los préstamos se ofrecen a interés variable o combinado, lo que en un contexto inflacionario es muy riesgoso.
Los préstamos para viviendas en el conjunto de líneas de créditos hoy representan sólo el 8% del total. La suba en los tipos de interés es también gran responsable de esta baja participación, con una tasa nominal anual (TNA) que se acerca al 30%. Si a la misma se le suman los seguros, gastos administrativos y otros ítems esa cifra se eleva a más de un 40%.
La brecha entre el pago mensual de un préstamo hipotecario y el alquiler por esa misma unidad ronda las ocho veces. Para quienes dependen de un crédito, la búsqueda de una unidad es ardua ya que la relación entre valor de la propiedad y el salario quedó totalmente desproporcionada.

Contexto
Por otro lado, Sosa Navarro apuntó que el peso de la deuda pública aumentó en los últimos meses y ya alcanza el 46% del PBI. Ese incremento tiene que ver con el tipo cambio, la suba del dólar oficial y también con la decisión del Gobierno de financiarse con emisión de deuda desplazando esa herramienta la impresión de moneda.
Respecto del nivel de actividad, indicó que en los últimos dos meses hay un crecimiento, aunque en el primer cuatrimestre todavía está 0,7% por debajo del mismo período de 2014 y 1,2% por arriba del último trimestre del año.
Hay dos ingredientes clave en esa mejora, el inicio de la cosecha y la construcción que empuja fuerte en un año electoral. En el caso de la demanda –que representa el 65% del PBI- también presenta una leve mejora. Es la industria la que no levanta.