Accastello apuntala vínculo con Scioli: visita técnica

AEn cada oportunidad que tiene, Eduardo Accastello refuerza su vínculo con Daniel Scioli. El villamariense sabe lo importante que es su relación con el precandidato presidencial que más mide en las encuestas, y lo riega cada vez que puede. El eje La Plata-Villa María asoma como una sociedad de beneficios mutuos, que tendrá sucesivos episodios de acá hasta que culminen las elecciones.
La fuerte presencia de un presidenciable le otorga un plus a Accastello en su campaña provincial. Mientas que para Scioli no es un dato para nada despreciable contar con un alfil propio en el segundo distrito electoral del país.
Ayer no se trató de una visita del gobernador de la provincia de Buenos Aires, tampoco de su esposa Karina Rabolini, la embajadora dilecta de La Ñata. Como parte de la serie de presentaciones que viene realizando para explicitar sus propuestas, ayer Accastello junto a sus equipos técnicos presentó en el Hotel Interplaza su plataforma para el área de salud.
La exposición tuvo un invitado de lujo, un emisario directo de La Plata. El ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, fue el encargado de aportar la cuota de sciolismo a la jornada de ayer. La postal es sólo un gesto, pero viene a apuntalar el vínculo estratégico que forjaron Scioli y Accastello en esta campaña.
La semana pasada fue Rabolini la encargada de abonar esta relación. Con un encuentro a tomar el té y una caminata por la peatonal, la primera dama bonaerense reforzó la empresa por El Panal de Accastello y sembró sciolismo en Córdoba, un territorio siempre refractario a la Casa Rosada.
La esposa del gobernador es una pieza clave dentro de la estrategia nacional a la que apuesta Scioli. Cuando él se queda atendiendo cuestiones de la agenda bonaerense o sale de gira por otras provincias, es su mujer la que se encarga de este tipo de relaciones públicas.
Scioli sabe de la necesidad de cosechar un buen resultado en Córdoba en las PASO y luego en octubre. Los sondeos de opinión le asignan una clara ventaja por sobre su adversario interno, el ministro del Interior, Florencio Randazzo. De allí se desprende uno de los motivos del interés del exvicepresidente de contar con un piso considerable de votos en esta provincia.
En este sentido, el resultado que obtenga Accastello el 5 de junio le otorgará una fotografía al presidenciable de lo que puede ser su performance en agosto. Pero es sabido que la política no es una ciencia exacta, y los votos del villamariense no decantarán directamente sobre la figura del gobernador bonaerense. Aunque posiblemente sí lo hagan en una cuota parte.
De todas formas, es atendible que la performance de Scioli esté ligada a la de Accastello. Además de la hostilidad que ha demostrado el electorado provincial para con el kirchnerismo, hay un dato insoslayable, que es la intención de voto que reviste su principal adversario a la luz de lo que indican los guarismos de opinión. Mauricio Macri es la figura que mayor intención de voto tiene en la provincia.
Atento a esta situación Scioli apuntala su presencia con una visita técnica. El mitin, además de reforzar esta estrategia, sirvió también para que Gustavo Irico suba su cotización en la consideración del accastellismo. El exdecano y actual responsable de los equipos técnicos de la Capital sería uno de los favoritos para ocupar la candidatura a vicentendente por el kirchnerismo.
Acompañado por otros ministros de Salud de diversas provincias, Irico presentó La Ramón Carrillo, una agrupación avocada específicamente a la problemática sanitaria.
El conclave técnico de ayer fue un nuevo capítulo en la relación La Plata-Villa María. Mientras tanto Accastello espera la próxima visita de Scioli. Desde el sector del gobernador bonaerense informaron que desembarcará nuevamente en luego del 20 de junio, para el sprint final de la campaña.