Comienza a develarse la incógnita Massa

Por Marcos Duarte
[email protected]

DYN713.JPGDentro de las coaliciones que se oficializarían mañana, la que presenta menos interrogantes es la que conforman la UCR, el PRO y la Coalición Cívica, bautizada recientemente como “Cambiemos”. El diseño interno de la primaria, que fue anunciada apenas concluida la célebre convención radical de Gualeguaychú, se mantuvo inalterada hasta hoy.
Dentro de Cambiemos competirán por la cabeza de la lista Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió. La UCR ya definió al joven economista Lucas Llach como vicepresidente, el macrismo y el lilismo aun mantienen la incógnita. La última incorporación de este espacio fue el partido FE, que orienta el líder del sindicato de peones rurales (UATRE), Gerónimo “Momo” Venegas.
En el Frente para la Victoria tampoco habrá sorpresas en relación a los partidos que lo conformarán. El eje principal será el Partido Justicialista nacional y se mantendrá la poblada lista de pequeños sellos que orbitan alrededor de él.
La principal duda en el kirchnerismo es si finalmente habrá competencia interna o Daniel Scioli será el único postulante presidencial. En un principio se daba por descontado que Florencio Randazzo enfrentaría al gobernador bonaerense pero algunos sucesos comenzaron a poner en duda esa afirmación.
El primer demérito del ministro del interior y transporte fue la desafortunada declaración que hizo cuando se presentó en el cenáculo de intelectuales oficialistas Carta Abierta burlándose de la discapacidad de Scioli. A esta boutade le siguieron destempladas interpretaciones sobre el hecho y, para terminar, el accidente ferroviario ocurrido el día lunes en Temperley impacta en la línea de flotación de su imagen pública.
Por otro lado, la posibilidad de una abdicación de Sergio Massa a sus aspiraciones nacionales hizo dudar a los operadores oficialistas sobre la conveniencia de dividir las fuerzas en las PASO. Las voces que alertan sobre el riesgo de una foto de Mauricio Macri como el candidato más votado sugieren que Randazzo debería darse el baño de humildad que recomendara la presidenta y que fuera acatado sin chistar por los pre candidatos oficialistas menos favorecidos por las encuestas.
También resta saber quien acompañará como vicepresidente a Daniel Scioli. En las últimas horas surgieron rumores que apuestan a alguno de los gobernadores peronistas del Norte, como forma de consolidar el apoyo de la estructura tradicional del PJ.
El mayor interrogante del rompecabezas electoral sigue siendo Sergio Massa. En principio, al anotar su partido, comenzarían a acotarse sus opciones. El armado que termine conteniendo al Frente Renovador en su seno delimitaría lo que hasta ayer parecía un abanico interminable de combinaciones.
Las repetidas negativas del macrismo a establecer cualquier tipo de confluencia con el espacio del tigrense parecen sepultar definitivamente la alternativa de un gran acuerdo opositor para enfrentar al oficialismo. La estrategia del ala “purista” encabezada por el publicista ecuatoriano Jaime Durán Barba se impuso sobre la del sector “político” del PRO que promovía la ampliación del espacio opositor. Esta victoria se terminó de visibilizar con la bendición de María Eugenia Vidal como única candidata a gobernadora bonaerense bendecida por el jefe de gobierno porteño lo que se interpretó como una lápida a la hipótesis de un entendimiento con Sergio Massa.
Paralelamente, hubo una serie de cumbres convocadas por el intendente de Tigre en el que se evaluaron las más diversas hipótesis. Mantener a toda costa la candidatura presidencial insistiendo con el convite a José Manuel de la Sota para secundarlo, hasta rearmar la red de lealtades apostando a la gobernación de la provincia de Buenos Aires pasando por la rehabilitación de Francisco de Narváez como postulante provincial acompañado por Malena Galmarini (esposa del tigrense) son algunas de las tesis que se ponderan en el campamento massista.
La consolidación del Pacto de Palermo con el delasotismo parece ser la idea más viable a esta altura de los acontecimientos. Sergio Massa prometió develar el misterio durante el día de hoy. Lo que se pregunta casi todo el ambiente político argentino es si quitará todo el velo o mantendrá el suspenso hasta la presentación de listas. Si termina de sellar la alianza con el peronismo cordobés los caminos se reducen a competir en la PASO contra el gobernador cordobés o ser su candidato a gobernador bonaerense.
Lo cierto es que mientras De la Sota le deseó, vía twitter, lucidez a la hora de tomar la decisión final, Massa sufrió la deserción de su amigo Gabriel Katopodis, intendente de San Martín, que se suma la decena de dirigentes que optaron por abandonarlo. En este sísmico escenario se espera el final de la novela.