Accastello con escenografía ochentosa desafía a Schiaretti

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

0 ilustra acastello manifestandoA los memoriosos de la política la escena les recordó –con simpatía y salvando las distancias- a aquel debate de la silla vacía en el que Carlos Menen pegó el faltazo al programa Tiempo Nuevo de Bernardo Neustadt, y Eduardo Angeloz utilizó esa vacante para disparar contra el candidato presidencial del PJ en 1989. Evocando aquel célebre episodio de la política nacional de fines de los ochenta, Eduardo Accastello dispuso dos atriles frente al Panal, uno para él y otro –simbólico- para Juan Schiaretti.
El despliegue no era más que una mojada de oreja para que el candidato oficialista acepte someterse a un debate antes del 5 de julio. Era claro que el receptor del mensaje no estaba en El Panal, pero la escenografía le brindaba grandilocuencia y espectacularidad al reclamo del villamariense.
“Estoy esperando a Schiaretti para debatir cuando quiera”, desafió Accastello y argumentó que mientras Unión por Córdoba busca instalar un debate presidencial para apuntalar la candidatura presidencial de José Manuel de la Sota, en Córdoba se niega a disputar esos espacios.
Está claro que la lógica formal no siempre se condice con la lógica política. Sin justificarlos, los manuales del pragmatismo más explícito profesan que el primero en las encuestas no debe exponerse sin condiciones frente a sus contrincantes, sino más bien concentrarse exclusivamente en su empresa electoral.
La historia reciente da cuenta de numerosos ejemplos, partiendo de la máxima magistratura nacional hasta descender a las provincias. Habrá que ver una vez que esté la fecha de las elecciones municipales, si Ramón Mestre prefiere arriesgar y someter su gestión a los cuestionamientos de sus adversarios capitalinos o mantener cierta distancia.
Hay otra incógnita que subyace a los debates y, fundamentalmente, a sus formatos ¿quedarán solo en exposiciones televisivas, moderadas y acotadas en tiempo e intercambios o tendrán otra dinámica, con mayor interpelación?

Debate
“Invito públicamente a Schiaretti a debatir donde él quiera, junto con Oscar Aguad y los otros candidatos. Vamos a pedir el debate en todos los espacios públicos e institucionales posibles porque hace a una mejor ciudadanía y fortalece la democracia. Los cordobeses merecen que sus dirigentes actuemos responsablemente”, disparó Accastello.
“Schiaretti deberá explicarle a los vecinos por qué no quiere debatir. Cuando alguien tiene un proyecto, ideas y dice cómo hacerlo no debe tener temor en defenderlo y explicarlo”, reafirmó el candidato de Córdoba Podemos desde las inmediaciones de El Panal.
La puesta en escena encendió una luz de alerta en El Panal y el oficialismo actuó rápidamente para contrarrestar la jugada del intendente. El ministro de Comunicación, Jorge Lawson salió al cruce del candidato de Córdoba Podemos: “Accastello es bienvenido al Centro Cívico como cualquier ciudadano, pero si quiere debatir con Schiaretti debe dirigirse a donde está el comité de campaña del candidato, acá funciona el gobierno de la Provincia”.
“Venimos a plantearlo en la explanada de Casa de Gobierno porque es desde acá desde donde se toman las decisiones de Córdoba para todos los cordobeses”, fue la respuesta del alfil de Daniel Scioli en provincia tras el acting.
“A Schiaretti no le interesa debatir, le interesa únicamente seguir a cualquier costo”, indicó Accastello y aprovechó su discurso para pasarle factura a su partido: “En el pejotismo son expertos para evitar que haya internas, ni debates y acomodan las leyes de acuerdo al poder”.
Dejando de lado estas interpretaciones, Accastello procuró instalar el debate en la carrera por El Panal, mientras que desde el sector de Schiaretti afirman que están dispuestos a participar siempre y cuando se hagan antes del 17 de junio. Ni el convite de la UNC – previsto para el 26- y ni el que organizan otros medios comunicación estarían dentro de estas fechas.
“Estamos buscando que Córdoba se sume a una mejor calidad institucional: la Provincia no tiene establecido un debate por ley y el financiamiento para los partidos es escaso. Los spots del oficialismo están por todos lados y se financian con el mismo Estado, mientras el resto sufre esta ley mordaza”, denunció Accastello.
Durante su campaña el candidato por Córdoba Podemos hizo hincapié en extender la ciudadanía política de manera optativa a los menores de 16 años, tal como hiciera el Gobierno nacional en el 2012. Pero la iniciativa de Accastello fue rechazada por la Justicia Electoral Primero y el TSJ después. La reacción del villamariense fue recurrir a la Nación. “Vamos a ir hasta la Corte Suprema si es necesario para que se atienda a la ley nacional”, afirmó.