Macri ensaya traspaso de votos a Aguad (campaña telefónica)

Por Marcos Duarte
[email protected]

04-06-2015_cordoba_el_precandidato_presidencial_delMauricio Macri pasó por Córdoba con el objetivo de oxigenar la campaña de Juntos por Córdoba. La elección provincial es una prioridad para la estrategia del líder del PRO debido al protagonismo que tuvo en la estructuración de la alianza.
En declaraciones a Cadena 3, el precandidato presidencial por el PRO negó que la fórmula formada por Oscar Aguad y Hector “Coneja” Baldassi necesitara de su apoyo personal. “No siento que sea ese el tenor. Estoy acompañando a Oscar, a La Coneja, a Luis”, dijo Macri en referencia a lo publicado ayer por este diario.
Más allá de las comprensibles declaraciones, lo cierto es que la intención de voto del jefe de gobierno porteño es bastante mayor a la de su fórmula provincial. Teniendo en cuenta ese escenario es que decidió poner el cuerpo en la pelea por la gobernación cordobesa. Esta definición tiene relevancia política ya que, en la última cumbre del cenáculo macrista se había optado, a sugerencia del consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba, por evitar las peleas de semifondo y las fotos con aliados y concentrarse en perfilar la figura del aspirante presidencial.
El cambio táctico, por lo menos para el caso de Córdoba, tiene que ver con el alto grado de exposición que tuvo el propio Macri en el armado de la Triple Alianza. Una derrota por margen amplio en estas circunstancias podría afectar la importante penetración de su figura en el territorio provincial. “La Docta tiene que ser un motor de la Argentina que viene” sostuvo, al mismo tiempo que, ante la consulta sobre si una derrota local equivaldría a un mal resultado en su propio distrito respondió jocosamente “No sabía que los cordobeses me querían tanto”.
Paralelamente con su visita, y confirmando la hipótesis de involucramiento personal en el territorio cordobés, comenzó una campaña telefónica en la que la voz del candidato presidencial del PRO propone a su eventual interlocutor “cambiar Córdoba” y concluye pidiendo el voto para la fórmula de la Triple Alianza. Sin lugar a dudas, la apuesta es generar un traslado desde su frondoso caudal electoral hacia el cauce de sus socios locales.
En el mismo sentido pronóstico que en las próximas elecciones, tanto en Córdoba como en las nacionales, la sociedad elegirá el cambio. “Hace 25 años que gobiernan los mismos”, dijo asimilando ambos escenarios electorales.
Por otro lado, también brindó algunas definiciones sobre las comentadas alternativas de ampliación de la alianza opositora. “He sido respetuoso del Frente Renovador en su enfrentamiento con el PJ. Nosotros creemos en una tercera vía, en gobernar la Argentina de una manera distinta. Siento que estamos para más. Lo que ellos dieron no fue suficiente. No pueden ser los mismos, por más que ahora sientan que lo hecho fue insuficiente. No puede ser él mismo protagonista del cambio” dijo en referencia a Sergio Massa.
Si bien la negativa a un acuerdo nacional fue contundente, no se refirió a lo que parece la hipótesis más firme de entendimiento: la abdicación del tigrense de sus aspiraciones presidenciales para conformar un frente limitado a la gobernación bonaerense.
Esta posibilidad sigue estando en pie y es impulsada por el ala política del PRO más Ernesto Sanz y Elisa Carrió, aliados de Macri en lo nacional. Seguramente, el misterio se mantendrá hasta el 10 de este mes, fecha en que se vence el plazo para inscribir las alianzas nacionales.
Sobre quién la incógnita relativa a quien lo acompañará en su fórmula para las presidenciales, se encargó los rumores que indicaban una bendición a Gabriela Michetti. La propia senadora nacional por el PRO había dado fuelle a las versiones afirmando que se había reabierto esa posibilidad.
“No nos hemos sentado todavía a hablar del tema. Estamos trabajando. En el equipo de gobierno hay gente muy valiosa”, dijo para luego insistir con la dupla clásica de potenciales vicepresidentes: el economista Rogelio Frigerio (nieto) y Marcos Peña, apadrinado por el gurú Durán Barba.