Riutort y Juez ya negocian nombres: Villata sería la primera concejal

Por Gabriel Osman
[email protected]

KD9L7061La inminencia del 5 de julio y la decisión de descartar realizarlas en simultáneo con las PASO nacionales, han colocado en un cono de sombra las elecciones municipales que, presumiblemente, se realizarán el domingo 11 de octubre, en el filo mismo del límite de los 60 días antes del traspaso de poder que fija la Carta Orgánica.
Pero aún en las sombras –seguramente con más comodidad- se tejen acuerdos y pergeñan ardides porque, aún a la distancia que suponen cuatro meses y en el medio las PASO presidenciales, se trata nada menos que de la Intendencia de Córdoba, el segundo cargo político en importancia en la provincia.
Mayor aún es la disponibilidad de tiempo para estos menesteres de quienes tienen las manos libres porque el 5 de julio los alude muy lateralmente o porque para las nacionales hay más tiempo y tampoco los expondrá a un esfuerzo excepcional: los presidenciables serán los que pongan el combustible.
Uno de los más aludidos en estas condiciones de excepcionalidad es Luis Juez que se dedicará –esto no puede sorprender a nadie- a esmerilar la candidatura de Mestre como objetivo primordial y, adicionalmente, para que gane Olga Riutort la Municipalidad. Esto, por varias razones, podrá verse o no con nitidez después del 5 de julio, aunque ya se admite que en la boleta de la ex primera dama habrá varios juecistas como candidatos a concejal. La más nombrada y para el tercer lugar (luego de la fórmula) es Graciela Villata, ex concejala, hoy diputada nacional y, también para que termine de cerrar, ex secretaria privada de Oscar Aguad en los ocho años de Ramón Bautista Mestre en la Municipalidad.
Pero el 5 de julio se despejarán varias incógnitas. La principal es si, como presume la mayoría de los observadores, gana Schiaretti-Llaryora y la segunda cómo. Esto es, con qué diferencia. Si obtiene diez o más puntos de distancia contra Aguad-Baldassi o Acastello-Buenaventura, sus márgenes políticos podrían ser los suficientes para la herejía de apoyar a Riutort en las municipales.
José Manuel de la Sota le hizo “pelo y barba” a Juez en 2011 con 12 puntos de ventaja. Por esto, no parecen verosímiles las encuestas que el oficialismo ha puesto en circulación. También parecen fantasiosas las de la Triple Alianza, que habla de dos puntos de ventaja a manos de Schiaretti. La banda podría moverse dentro de esos márgenes y cuando más amplia sea la diferencia, aumentarían proporcionalmente los presuntos intentos schiarettistas de sumar a Riutort cuando, en realidad, esos votos ya no hagan falta.
Las municipales de este año tendrán, como nunca, cuatro animadores muy posiblemente superando los dos dígitos: Mestre, Riutort y Dómina, con seguridad; y Tomás Méndez, probablemente. Ergo: el que rompa el techo de los 30 puntos tendrá ya entreabierta la puerta principal del Palacio 6 de Julio.
El que se suma a la escena es el ex animador de ADN que construyó su candidatura desde la pantalla de Canal 10 de los SRT. Es un periodista/dirigente anti sistema, reencarnando desde el periodismo lo que fue Juez emergiendo y atacando desde el interior del peronismo (el partido de poder por excelencia en esta provincia y en el país). Esta silueta puede suponer que raspará al juecismo y eventualmente al olguismo, también una disrupción del sistema. Pero que, en cualquier caso, lo hará con más impacto de los que obtuvo un juecismo en marcada decadencia en las dos últimas tenidas electorales: 2011 (8%) y 2013 (3,5%).
Según las grabaciones que puso el abogado Marcelo Touriño en Internet, Méndez podría tener resuelto, con el empresario Marcelo Pascual en el segundo término de la fórmula, sus desvelos por la caja para la campaña electoral. No obsta esto que se enfrasque en largas tertulias en el Orfeo Suite con el casi retirado ex senador nacional Carlos Rossi.
El espectáculo para las próximas municipales está garantizado y no necesita de más ingredientes para ser apasionante. Como, por ejemplo, que el juecismo tenga candidato propio. Juez no ha de tener muchas ganas que lo midan, ni siquiera en Capital. Además, los más expectables del propio palo están, por diferentes motivos, fuera de juego: Daniel Juez y Pablo Quinteros, en la lista de Legisladores provinciales, y Ernesto Martínez, su cuadro con más nivel, fuera de juego por su pobre cosecha de votos en 2013.