Docentes universitarios enfrentados por Tope Kicillof

conaduLa discusión paritaria de los docentes universitarios parece bifurcarse en dos realidades paralelas. Mientras que Conadu, junto a otras cuatro centrales, anuncia el acuerdo con el Gobierno como decisión tomada (a pesar de no contar aún con el respaldo formal de su Plenario de Secretarios Generales), la Conadu Histórica denuncia haber sido excluida de la mesa de negociación.
Este proceso de tire y afloje, que no ha resultado de lo más fluido para el gusto del Gobierno Nacional, se disputa entre representantes de las centrales gremiales, del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y del Poder Ejecutivo. En ella, el ministro Kicillof tuvo oportunidad de plantear la condición sine qua non que viene imponiendo en las conversaciones con cada gremio: solo se autorizan mejoras salariales hasta un porcentaje máximo, que está por debajo de las expectativas de inflación del próximo año.
Pero además de acordar dicha cifra (27,4%), el Gobierno estaría logrando una quita significativa de aumentos pre-acordados. Cuando el año pasado la misma mesa paritaria consensuó los términos del Convenio Colectivo de Trabajo (CCT), incluyeron una cláusula que establecía un aumento del 25% del salario básico escalonado en cinco partes, que se sucederían entre el 2014 y el 2019, en concepto de “complemento salarial” para la jerarquización de la labor docente.
Sin embargo, y a pesar de muchas promesas, el CCT aún no ha sido homologado por el Ministerio de Trabajo, por lo que sus términos no tienen vigencia general. Según fuentes gremiales, el primer planteo de los representantes del Ejecutivo Nacional en la negociación actual fue que, para dar finalmente vía libre a la homologación, se debería dejar de lado lo establecido por el artículo 42 del CCT, relativo a dicho complemento.
Ante la inflexibilidad del planteo patronal, la mayoría de los gremios parece haber cedido en dicho punto. En la práctica, dicha concesión termina configurando un acuerdo salarial mucho más pobre que el esperado. En este sentido, las dos principales centrales pretendían un aumento sensiblemente superior (35% por parte Conadu, 40% desde Conadu Histórica). Recibir menos del 30% y resignando el 5% pre-acordado difícilmente pueda ser percibido como un triunfo por los docentes universitarios.
Es por esto que Conadu Histórica, que a diferencia del resto de las Federaciones no se encuentra actualmente alineada a las políticas económicas y salariales del “proyecto nacional y popular”, se opondría rotundamente a acordar dicha cifra. En este marco, la Conadu Histórica denuncia un hecho que puede ser calificable, al menos, de sorpresivo.
En la última reunión de la mesa paritaria, el pasado jueves, se acordó continuar con la discusión el próximo jueves (4/6), en la búsqueda de un acuerdo que satisficiera en mayor grado las pretensiones de cada sector. Sin embargo, en la jornada del último viernes, casi todos los miembros de la paritaria se volvieron a reunir, a excepción de un participante: Conadu Histórica.
Desde la Central, y a través de un comunicado público, denuncian haber sido excluidos deliberadamente de dicha reunión, donde el resto de las representaciones sindicales llegaron a un acuerdo provisorio. El mismo establece, de acuerdo a lo informado por Conadu, que los gremios aceptarían tanto el 27,4% (anteriormente les habían ofrecido 27%) como la postergación del complemento por jerarquización para que sea “rediscutido” por otra comisión.
Este acuerdo se ratificaría en la jornada de hoy, cuando se reúna el Plenario de Secretarios Generales de Conadu y avale lo actuado por sus representantes. Sin embargo, persistiría la denuncia de la Conadu Histórica por la exclusión sufrida. La misma no es un hecho menor, ya que dicha Federación tiene representación 26 Universidades Nacionales y cuenta con personería gremial otorgada por el propio Ministerio de Trabajo.

Repercusiones en la UNC
Adiuc, gremio docente local con mayor cantidad de afiliados, adhiere a Conadu y su secretario general, el tamaritista Pablo Carro, aceptaría hoy el acuerdo firmado por la Federación. De hacerlo, contradiría a la Asamblea de Afiliados realizada el pasado 13 de abril, donde se definió que el porcentaje de mejora salarial a acordar no debería ser menor al 35%.
Sin embargo, sectores docentes descontentos con las posiciones adoptadas por Conadu, podrían comenzar a adherir a jornadas de protesta ante el paúperrimo aumento concedido por el Gobierno Nacional.
En ese sentido, los docentes de la Escuela Manuel Belgrano definieron ayer realizar una protesta de tres días sin asistencia al lugar de trabajo, que se extenderá desde hoy hasta el jueves inclusive. Estas medidas podrían multiplicarse por otras Unidades Académicas de la UNC, a medida que se avancen las definiciones nacionales.