Dómina busca heredar apoyos gremiales delasotistas

DóminaDe a poco, sin que todavía la atención esté centrada en los comicios municipales -pues las a gobernador son más importantes y mucho antes- los precandidatos buscan ligar con algunos sectores que, intuyen, les pueden servir para financiarse y para generar algunas adhesiones.
El caso que hoy nos ocupa, brevemente, es el referido a Esteban Dómina, quien hasta el momento sería la cabeza de lista de Unión por Córdoba. El concejal parece haber iniciado un raid de reuniones y acercamientos con dirigentes gremiales. Y lo que más a mano tiene, por supuesto, son los que están alineados con el gobernador José Manuel De la Sota, el dueño de la lapicera.
Según comunicó el edil repatriado por el peronismo pero aún en bloque juecista, el viernes pasado mantuvo reunión con representantes del sector metalmecánico como Eduardo Pérez (secretario General de ASIMRA), Rubén Urbano (secretario General de la UOM), Daniel Dragún (SMATA) y Pablo Quiroga (Juventud Sindical).
El encuentro tuvo lugar en la sede misma de ASIMRA y allí Dómina discursó hablando de los lineamientos de su propuesta. Inclusive intentó seducir el precocinado auditorio comunicando que él elaborará la “agenda municipal del trabajador”, que formará parte de la plataforma de gobierno de Unión por Córdoba, y que versará sobre problemáticas de la ciudad en torno al sector de los asalariados.
“Al respecto, entre otras cuestiones, se plantearon diversas inquietudes referidas al transporte, en particular a frecuencias y desplazamiento de los trabajadores hacia y desde los centros fabriles existentes en la periferia de la ciudad; a la agilización de todo tipo de trámites burocráticos que complican los horarios de trabajo y a la mejora de servicios elementales que tienen directa incidencia en la seguridad de los trabajadores y los vecinos en general, tales como alumbrado, estado de las calles y limpieza de espacios verdes, baldíos y basurales a cielo abierto”, señaló un comunicado.

Principales, los que no están
Los gremios que, en principio, el delasotismo le aporta a Dómina, fortalecen una candidatura (quizás electoralmente), pero prácticamente no tiene que ver con el quehacer principal de la administración municipal de la ciudad.
Los verdaderos escollos en una gestión en la ciudad de Córdoba son el avezado Suoem (empleados municipales), la estruendosa y aleatoria UTA (choferes) y el alineado Surrbac (recolectores de residuos).
Dómina afirmó a este medio que pedirá el apoyo a la CGT Regional Córdoba (la filodelasotista), pero claro, ninguno de los sindicatos mencionados la integra. Es decir que el apoyo de quienes son capaces de parar la ciudad, no puede contarse en este caso, ni tampoco en los casos de Olga Riutort y Ramón Mestre.
Dice el concejal que no cree en la tesis de la mano dura para alienar, sino en la de reconstruir el poder político en la Municipalidad. Eso, en el plano de las ideas. En el plano de los hechos, al cómo, en rigor de verdad, no lo tiene nadie.