De la Sota, con un pie en el PJ Federal; falta Massa

0 ilustra trioSe concretó el martes un nuevo avance hacia la unidad del espacio que reúne a peronistas alineados en contra del gobierno nacional, con una reunión de altos referentes en la sede porteña del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa.
El encuentro tuvo como anfitriones a los referentes del Peronismo Federal, especialmente al senador neuquino Guillermo Pereyra, dirigente del Sindicato de Petroleros. Este espacio viene realizando reuniones periódicas con el objetivo de contener dirigentes provinciales a la expectativa de generar un espacio del “peronismo auténtico” que compita en las PASO nacionales con varios candidatos.
Idealmente, el Peronismo Federal aspiraría a contar con tres precandidatos a presidente en su interna: el senador nacional puntano Adolfo Rodríguez Saá, el gobernador de Córdoba José Manuel De la Sota y el diputado nacional bonaerense Sergio Massa.
La novedad de la tertulia peronista residió en el resto de los participantes; tres delegaciones que participaron por primera vez lograron potenciar las expectativas concretar la mentada unidad del espacio.
En primer lugar, los peronistas federales lograron contar con la presencia de De la Sota en su calidad de precandidato presidencial. El gobernador cordobés había enviado mensajes vedados que transparentaban su voluntad de converger con el resto del peronismo opositor, pero no había exhibido un gesto concreto hasta este martes.
En señal de paz y compromiso con los demás asistentes, De la Sota hizo declaraciones en las que intentó dar por solucionadas viejas rencillas. “Con Adolfo hablamos mucho, tuvimos una relación controvertida, pero ahora tenemos una amistad fructífera y me disculpo y me pongo a disposición de este espacio con humildad. Vamos a buscar a todos los compañeros” expresó el gobernador, en un mensaje directamente dirigido a su potencial competidor por la candidatura a presidente, Rodríguez Saá.
Por otra parte, el encuentro sumó a otra de las históricas ramas del PJ: el sindicalismo. Esta delegación estuvo presidida por el camionero Hugo Moyano, quien lidera la CGT Azopardo, de alineación antikirchnerista. Este sector, del que también participa el gastronómico Luis Barrionuevo, se considera más cercano a De la Sota y, hasta el momento, había evitado coincidir principalmente con dirigentes massistas. Sin embargo, al ver como toma forma el proyecto del PJ Federal, decidieron apostar al espacio con su apoyo explícito.
Además, estuvieron presentes delegados directos del líder y precandidato presidencial del Frente Renovador (FR), Sergio Massa. Aun cuando el tigrense no participó de la encuentro, entre los delegados massistas se encontraba su suegro, Fernando Galmarini. La asistencia al convite del histórico dirigente del Conurbano bonaerense fue tomada como una señal de compromiso para con el resto de sus potenciales socios.
En el encuentro, los asistentes elaboraron un documento que reúne las coincidencias de diagnóstico sobre la situación política nacional actual y de expectativas para el próximo período presidencial. En el texto, se insinuaría la voluntad de participar en una PASO única del espacio, pero los asistentes prefirieron evitar afirmaciones contundentes en ese plano.
Si bien la decisión de que los tres precandidatos compitan entre sí, para definir quién representará al peronismo anti-K en las elecciones de octubre, cuenta ya con la aprobación de Rodríguez Saá y De la Sota, desde el cuartel de campaña de Massa aun no se definen al respecto.
Inicialmente, los renovadores pretendían constituirse en un espacio nuevo al que adhiriesen políticos provenientes de distintos partidos, sin discriminar por pertenencias previas pero evitando que se les identificase con la estructura del PJ tradicional. En esa línea, lograron la inclusión de peronistas y radicales, así como miembros de la Coalición Cívica y de partidos provinciales.
Pasado el entusiasmo original, el FR no logró establecer una red de dirigentes que le permitiese contar con suficiente estructura territorial para afrontar con éxito una contienda nacional. Es allí cuando los mentores de la renovación comenzaron a dejar sus prejuicios a un lado para establecer contactos tanto con De la Sota como con el bloque de senadores del PJ Federal.
Una de los inconvenientes a resolver se relaciona con la denominación que tendría la potencial alianza. Mientras el resto plantea un más amplio “Movimiento de Unidad Peronista”, Massa querría mantener su ya instalado “Frente Renovador”. Hasta ahora, ni los otros candidatos quieren quedar encerrados en la creación del tigrense, ni este quiere verse relacionado a una denominación que considera vetusta y poco atractiva.
Sin embargo, cada vez son más frecuentes las señales que parten de cada uno de los tres precandidatos, encaminados hacia un consenso que podría llegar a modificar sustancialmente el escenario político nacional. Principalmente, dirigentes cordobeses y puntanos especulan con el dilema que deberá enfrentar Sergio Massa si su intención de voto se estancase, así como si Francisco De Narváez, principal candidato a gobernador del FR, no lograse mejorar en las encuestas.
Si la decisión de Massa fuese bajar a la disputa por la gobernación bonaerense, se convertiría en un fortísimo empuje para la candidatura presidencial de los otros dos, otorgándole las chances de crecer nacionalmente que hoy solo pueblan sus mejores sueños.