Mestre busca con 9/8 nacionalizar municipales

Por Marcos Duarte
[email protected]

1868256El intendente Mestre sopesa por estas horas la posibilidad de convocar las elecciones municipales el mismo día en el que se realizarán las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) nacionales. Si esta fuera la decisión final, se modificaría sustancialmente el escenario político cordobés. La combinación entre la disputa por las candidaturas presidenciales nacionales y la pelea por la intendencia capitalina obligaría a los partidos a revisar sus hojas de ruta.
Hasta el momento, existe una opinión casi unánime entre los especialistas que indica que no existirían impedimentos de índole legal. Incluso se menciona un antecedente idéntico en la provincia de Santa Fe en el año 2013. El diseño final de los comicios depende del convenio que se firme entre la Junta Electoral Municipal con la Cámara Nacional Electoral y los organismos pertinentes del Ministerio del Interior de la Nación.
Además, desde el oficialismo argumentan que la realización conjunta de estas elecciones produciría un ahorro a las arcas municipales ya que los gastos serían absorbidos, en parte, por el Estado Nacional.
Más allá del dispositivo legal necesario, la realización paralela de ambas elecciones ocasionaría un profundo impacto político. La intención de Mestre es nacionalizar la elección municipal aprovechando la intención de voto que tiene en Córdoba el acuerdo UCR-PRO-Coalición Cívica. En este sentido, el radicalismo se aseguraría el apoyo activo de Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió. El alineamiento con los referentes nacionales es un activo apetecible para la UCR local ya que concurriría con un esquema de alianzas similar en lo local.
Si se concretara la jugada, otro de los posibles beneficiados sería Esteban Dómina. El postulante de Unión por Córdoba podría asociar su candidatura con la lista presidencial de José Manuel de la Sota. Esto le permitiría disciplinar al peronismo capitalino detrás de su nombre y ganar en visibilidad política.
Los partidos más pequeños también serían favorecidos por el mayor conocimiento público de sus candidatos nacionales. El Frente de Izquierda y los Trabajadores podría aprovechar la instalación nacional de Jorge Altamira y el FAP haría lo propio con Margarita Stolbizer. En general, los espacios con desarrollos locales modestos sacarían provecho de la presencia mediática de sus aspirantes presidenciales, naturalmente más conocidos.
El Frente para la Victoria podría usufructuar el cambio de fecha aunque la incertidumbre en su estrategia municipal no permite hacer evaluaciones definitivas. Daniel Giacomino se muestra alineado con Daniel Scioli por lo que no vería mal compartir fecha pero no está claro si será el único candidato del espacio kirchnerista.
Quienes verán complicada su posición serían los candidatos que ensayan empalmes transversales. Es el caso de Olga Riutort, quien se verá obligada a encorcetar su perfil en los límites del Frente Renovador de Sergio Massa. La concejala del bloque Eva Duarte ha confirmado en repetidas oportunidades su lealtad con el intendente de Tigre, pero siempre aclarando que su encolumnamiento nacional no le impide sumar alianzas con referentes de otros espacios políticos. Esta estrategia bicéfala se vería dificultada en el caso de que las campañas fueran paralelas.
En el mismo sentido, Luis Juez debería replantear la táctica zigzagueante que viene desarrollando en los distintos planos electorales. Resulta extraño imaginar que Juez, primer candidato a senador nacional en la boleta de Mauricio Macri, llame a votar, el mismo día, a Olga Riutort, candidata a intendenta del Sergio Massa, archienemigo del jefe de gobierno porteño.
En la lógica del líder del Frente Cívico quizás quepan estas maniobras cruzadas, pero sería muy difícil para el propio Mauricio Macri sostener un candidato que enfrenta a su propio partido en el plano local. De hecho, el propio candidato presidencial del PRO debería revisar la “autorización” que otorgara a Juez en torno a su posicionamiento local.
Por ahora todo queda en el terreno de las especulaciones, el 12 de mayo vence el plazo para hacer efectiva la convocatoria paralela a las PASO. Ramón Mestre tiene en sus manos una decisión que podría producir numerosos reacomodamientos en el sísmico escenario electoral cordobés.