Vigilia radical por el futuro de Juez (¿y si tampoco es senador?)

Por Alejandro Moreno
[email protected]

IMG_0433Ramón Mestre reunió ayer en el Palacio 6 de Julio a los principales referentes de la Unión Cívica Radical, para comentarles el resultado de su conversación del lunes con el enviado de Mauricio Macri, Emilio Monzó.
El encuentro sirvió también de vigilia antes de la visita que Luis Juez le hará hoy a Macri en Buenos Aires, de las que deberían surgir noticias decisivas para el futuro de la alianza.
De la reunión participaron Oscar Aguad y Rodrigo de Loredo (Marea Radical), Miguel Nicolás (Fuerza Renovadora), el reaparecido Juan Jure (Córdoba con Todos), Mario Negri (Morena), además del anfitrión Ramón Mestre (Confluencia) y del presidente del Comité Central, Jorge Font. Por diversos motivos personales faltaron Eduardo Angeloz (Línea Córdoba) y Carlos Becerra (Identidad Radical).
Según trascendió, Mestre les contó a sus correligionarios el contenido de su charla con Monzó, de la que se conoce que ha quedado confirmado el acuerdo original (luego manoseado por el PRO) respecto a que el candidato a gobernador de la alianza (doble, triple o cuádruple) será de la Unión Cívica Radical y su compañero de fórmula, un macrista.
El radicalismo tiene dos aspirantes, Mestre y Aguad, y ayer ninguno de ellos declinó. Mestre tiene el apoyo de la mayoría de la UCR y Aguad el del PRO. Se coincide en que esta semana es la decisiva, por lo que no llegarían los radicales a la interna convocada para el domingo 3 de mayo.
Por el PRO, el nombre que más suena para vice es el del diputado nacional Héctor Baldassi, aunque este confesó en Cadena 3 que se siente muy útil en el Congreso. Otra opción es el flamante político Ércole Felippa, al que le pesará haber sido funcionario de Juan Schiaretti.
En la reunión de ayer, el aguadismo buscó definiciones sobre la fecha de elecciones municipales en Córdoba, pero para el mestrismo ese asunto no está en agenda todavía.
Y otra vez, se volvió sobre Juez. Aguad sostiene el viejo plan de que Juez vaya de candidato a senador nacional para que no colisione en las elecciones provinciales contra los candidatos de la propia alianza. Sus insultos a Aguad y a Mestre serán difícil de quitar de una campaña electoral, y de hecho Daniel Giacomino ya los instaló en la agenda.
Pero Juez es como un jarrón chino; nadie sabe dónde ponerlo. ¿Por qué senador nacional?
El acuerdo nacional entre la UCR y el PRO incluye que los radicales conservarán en las provincias lo que ya tienen. No pueden, en ningún arreglo, obtener menos.
En las elecciones de octubre, la UCR renueva una banca en el Senado de la Nación, la que ganara Mestre en 2009 y que heredó Marta Borello. Entonces, debe tener asegurada una banca en la lista.
El partido o la alianza que gane el tramo del Senado se queda con dos bancas, y el que sale segundo, con una.
Entonces, si se le entrega a Juez el primer lugar de la lista, la alianza debería ganar para que la UCR conserve lo que tiene. Inaceptable para la mayoría de los radicales.
Juez debería ir segundo pero, ¿lo aceptará el encolerizado senador?
Los trascendidos radicales señalan que Mario Negri, varias veces diputado nacional, podría querer saltar al Senado de la Nación, que será un durísimo campo de batalla para la alianza UCR-PRO si logra acceder a la Presidencia, porque el peronismo mantendrá sin dudas la mayoría.
La ubicación de Juez dentro de la alianza, o fuera de ella, se definirá hoy en la reunión del jefe del Frente Cívico con Macri en Buenos Aires. Los radicales estarán atentos.