Tinelli conducción

2015-04-12_TINELLI_webNo es nuevo esto. Al contrario, desde hace un tiempo, incluso durante la estatización del fútbol argentino, que el nombre de Marcelo Tinelli suena con fuerza en ámbitos de AFA, con el sueño de ser el hombre fuerte que ocupe la vacante de un tal Julio Grondona. El actual vicepresidente de San Lorenzo ya cuenta con apoyos explícitos de varios encumbrados dirigentes de los clubes. Pero claro, primero tendrá que meterse en el lodo, como cuando estuvo a punto de manejar la producción de “Fútbol para todos” de La Cámpora, en busca de un estatuto que le permita la antigüedad suficiente para esa aspiración. Y ya empezó a tejer hilos en ese sentido. En octubre, continúe o no el mandamás heredero de Grondona Luis Segura, la sombra de Tinelli ya será una obsesión por la calle Viamonte. Y muchos ya se acomodan en ese escenario.

Apoyo presidencial
El “Cabezón” ya cuenta con bendiciones. La fundamental nace del mismo seno de San Lorenzo. Es que el actual presidente, Matías Lammens, fue el encargado de blanquear la intención de su vice (Tinelli) de llegar al sillón de la Asociación del Fútbol Argentino al considerar que sería “muy bueno para el fútbol de nuestro país”, mientras espera por la posibilidad de modificar el reglamento y así poder consolidar su aspiración. “Ojalá lo logre, me gustaría mucho que Marcelo sea el presidente de la AFA. Más allá del aprecio personal y que es mi amigo, intento ser lo más objetivo posible. Para los clubes sería lo mejor que Marcelo pudiera ser presidente, pudiera aplicar todas las ideas y la seriedad que él tiene, darle otra cara y otro aire a la AFA, que necesita una renovación dirigencial. Creo que Marcelo bien rodeado, con su capacidad para armar equipos, sería un gran presidente para todos los clubes del país, afirmó.
Estas declaraciones, en la previa de la derrota contra River en el estadio Monumental, representan la primera confirmación pública de la intención de Tinelli cuando, en octubre próximo, se realicen las elecciones en calle Viamonte.
“Marcelo está con ganas. La verdad que es difícil porque tiene muchas obligaciones, sabemos lo que es Marcelo, lo que genera, es la persona más influyente de la Argentina, y estar en la AFA le quitaría tiempo de ejercer todas las demás actividades que tiene. Pero considero que sería muy bueno para el fútbol argentino”, destacó.

A captar votos
¿Conseguirá los votos? Esta es el nuevo desafío para lanzarse con todo el proselitismo. Pero el mayor problema que tiene el actual director de Medios y Comunicación de la AFA es que no consigue por ahora los sufragios necesarios para lograr la enmienda del estatuto electoral y permitir así que dirigentes con menos de cuatro años en el cargo puedan llegar a la presidencia.
Tinelli no cuenta con la garantía de los votos que necesita para modificar el reglamento. Apenas tiene dos años en su cargo actual. Específicamente el inciso 5 del artículo 50, que obliga a quien quiera presidir la AFA a “acreditar su condición de directivo de club (…) por períodos no inferiores a cuatro años, como mínimo”. Para llegar a ello, necesita que el Comité Ejecutivo convoque a una asamblea extraordinaria y que se incluya en el temario la modificación reglamentaria. Aunque los escenarios cambian semana a semana, dirigentes cercanos a Tinelli dicen que hoy cuentan con “sólo cinco votos” de los 44 totales. Es decir que están muy lejos de los 35 que confirman las cuatro quintas partes necesarias para convocar a la asamblea, pero muchos de esos votos no tienen dueño aún y esperan ser convencidos.

Por La Corte
La principal novedad que ubica a Tinelli bien arriba de todo tuvo que ver cuando se conoció que adquirió la totalidad del paquete accionar de la productora “La Corte”, en 15 millones de dólares, una cifra de primer mundo. “La Corte” tiene a su mando toda la conducción de Fútbol para Todos, nada menos, y también los discursos por cadenas nacionales de la presidenta. Su principal socio accionista es…Cristóbal López. El testaferro del gobierno K con el juego y el azar también puso un pie en el fútbol. Es decir, Tinelli no está tan enemistado con los K, a pesar de aquella ruptura cuando el “Cabezón” intentó coordinar las transmisiones, y entre otras decisiones, “borrar” al anticuado Marcelo Araujo (fue dado de baja días después) y al irritante “relator militante”, Javier Vicente. Pero mientras busca votos que le permitan adecuar su candidatura, ya maneja el fútbol por canal abierto. Y se sabe que si de algo sirvió el Fútbol Para Todos, por encima del negocio con el erario público, es para la militancia, ¿O no?