¿Rebelión? Montero criticó la new age política de Felippa

Liliana Montero, Frente Cívico“Felippa no me sintetiza ni me representa”, avisó ayer Liliana Montero, la presidente del bloque de legisladores del Frente Cívico. La legisladora, autónoma dentro del universo juecista, tomó distancia del tono dulzón con el que Luis Juez recibió la designación de Ércole Felippa como candidato a gobernador de Mauricio Macri.
En declaraciones periodísticas Felippa imaginó que él -un recién llegado a la política, pero con un pasado como funcionario de Juan Schiaretti- es la síntesis del PRO, el Frente Cívico y la Unión Cívica Radical.
“Felippa hace una serie de consideraciones en las que se declara como síntesis de los tres partidos, pero a mí no me sintetiza ni me representa”, dijo la legisladora que preside el bloque del Frente Cívico.
Montero luce a distancia de Juez con estas palabras, aunque aclaró que “si el acuerdo entre el Frente Cívico, la Unión Cívica Radical y el PRO se da, lo único que tengo claro es que el candidato a gobernador es Luis Juez”. “No adscribo a ninguna otra cosa”, aclaró.
La legisladora recordó que Felippa “fue parte del gobierno (de Unión por Córdoba) hasta hace poco”. La referencia es a que el empresario fue designado por un decreto de Juan Schiaretti, y no por la simple designación de la Cámara de Comercio Exterior o la Unión Industrial, como él sugiere, como presidente de la agencia Pro-Córdoba. Además, Felippa elogió el último triunfo de José Manuel de la Sota frente a Luis Juez y a Oscar Aguad porque representaba la “continuidad”.
Felippa fue el hombre de Eduardo Angeloz el año pasado, cuando trataba de ser candidato por la UCR, pero ahora repite el discurso de la nueva política, lo que lo lleva a afirmar que podría convocar a kirchneristas en su eventual gobierno.
Montero criticó a Felippa porque “denosta la política y la ideología”. Contradictorio en quien navega en el Frente Cívico de Luis Juez, un especialista en el discurso antipolítico, la legisladora dijo que “los dirigentes políticos debemos tener convicciones e ideologías”.
“La ideología no es una mala palabra”, enfatizó.
“Felippa se ubica más allá del bien y del mal, como si todo lo construido no sirvió de nada”, protestó.

Matar
Por su parte, la legisladora radical Alejandra Matar salió a responder declaraciones de Juez sobre Mestre publicadas en el diario Página 12.
Juez insistió con que Mestre “tiene un acuerdo” con el gobernador José Manuel de la Sota “para dividir a la oposición”.
“El radicalismo de Córdoba ha tenido una actitud de grandeza, al hacer el esfuerzo de buscar los denominadores comunes con fuerzas políticas con las que históricamente se encontró en veredas opuestas, y más aún con actores que permanentemente han denostado a la UCR”, dijo.
“Buscar denominadores comunes en procura de consolidar una alternativa superadora al modelo de corrupción y endeudamiento que gobierna la provincia”, expresó.
“Si la UCR ha decidido convocar una elección interna para definir su candidato es porque se trata de un partido que funciona internamente de manera democrática y no en función del designio de alguno de sus dirigentes”, recalcó.
Para Matar, “diálogo es lo que hay entre Mestre y De la Sota, algo que Juez desconoce y que no practicó cuando le tocó administrar la municipalidad de la ciudad más grande de la provincia que desde 1999 estaba desgobernada y de cuyo desgobierno Juez fue el principal responsable”.
“Pero aún así –concluyó-, el radicalismo supo priorizar los intereses de Córdoba y en ese sentido aceptó sentarse en una misma mesa con el Frente Cívico. Lamentablemente actitudes como la de Juez ayudan poco, esa es la única dificultad”.