Los desafíos de Sanz

conven6-7Finalmente, la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical (UCR) determinó, por 186 votos a favor, que el centenario partido privilegiará un acuerdo con el PRO y la Coalición Cívica (CC), contra quienes competirá en las PASO. Otro corolario de la Convención de Gualeguaychú fue la decisión de Julio Cobos de bajar su candidatura presidencial. Tanto él como Ernesto Sanz habían dicho que de no prosperar su posición en materia de alianzas, bajarían su candidatura. Cobos cumplió, y el camino quedó allanado para que Sanz sea el único precandidato de la UCR y quien compita en las primarias contra Mauricio Macri y, eventualmente, Elisa Carrió. Cobos se quedó sin el pan y sin la torta pues tampoco puede bajar a Mendoza donde ya está ungida la formula Cornejo-Montero. En el cobismo especulan con lanzarse para la carrera de senadores (Mendoza es uno de los ocho distritos que elige) o refugiarse en la Cámara Baja hasta 2017.
De todas maneras Sanz enfrenta ahora tres desafíos importantes. Debe armar un acuerdo con el PRO, lo cual implica definir un criterio para la conformación de las listas de legisladores, pautas para la integración de un eventual Gobierno y asegurar que los candidatos competitivos que tenga su partido en las provincias no tendrán competencia de candidatos macristas. Sanz sostuvo que el piso al que aspira es a que la UCR retenga las nueve bancas en el Senado y las 14 en Diputados que pone en juego.
El otro desafío de Sanz es cerrar heridas internas. Muchos sectores están disconformes con un acuerdo restringido a Macri porque aspiraban a un más amplio que incluyese a Sergio Massa. El dato saliente es que en esa posición se ubicaban muchos candidatos que son competitivos en sus provincias, como Gerardo Morales en Jujuy y José Cano en Tucumán.
El tercer desafío de Sanz es lanzar su campaña presidencial. Debe diferenciarse de Macri y demostrar una actitud competitiva. De lo contrario le dará argumentos a los sectores internos que sostiene que la UCR quedó subordinada al PRO con este acuerdo.
(*) Para el estadista.com.ar