“Onda naranja” en San Vicente

2015-03-15_KARINA_webY se hizo la luz un día en “La talquera”, como se conoce en el lunfardo al estadio de Unión San Vicente, equipo que compite en la Liga Cordobesa y que disputó tres de los recordados Torneos Nacionales en el `82, ´83 y ´84, de manera consecutiva, cuando se aventuró a codearse con los grandes. Después el destino no fue tan generoso ni clemente, porque participó de torneos Regionales, Argentinos B y C, para quedar en el olvido, postergado de los campeonato federales. Esa barriada de barrio Acosta y de la “república” de San Vicente ahora puede tener un motivo más de orgullo, para sacar pecho, con un salto de calidad. Porque justo el día de su 35° aniversario de existencia, logró inaugurar su nuevo sistema lumínico en la cancha, para poder disputar partidos en horarios nocturnos. Todo un mérito para un equipo que como la mayoría de los clubes de barrio, cuentan moneditas para llegar a fin de mes.¿Cómo hizo el “Naranja” para acceder y financiarse semejante obra? Bueno, tuvo la fortuna que el color de la camiseta sea igual al del partido que conduce el gobernador de Buenos Aires y pre candidato a presidente Daniel Scioli, cuya gestión se distingue en los actos protocolares y proselitista con el mote de “Onda naranja”. Entonces la entidad que tuvo nacimiento un 24 de febrero de 1980, por la fusión entre las instituciones Lavalle y Palermo, por contar ese “parentesco”, se vieron beneficiados por la solidaridad de Scioli y su aparato. ¿Casualidad? Parece que no.

“Primera dama” avanza
Fue de público conocimiento. La ex modelo Karina Rabolini, hoy esposa de Scioli, quien también participa de actos y campañas de “Onda Naranja”, estuvo presente en Córdoba en el aniversario de Unión San Vicente, junto a otros candidatos, como por ejemplo el intendente de Villa María, Eduardo Accastello (también pre candidato a la gobernación de Córdoba) y el diputado nacional por el Frente para la Victoria Daniel Giacomino, pre candidato a intendente. Felicidad en todo el pueblo de San Vicente, que más allá de lo político, desde hace años en materia deportiva no figura en los medios ni logra equilibrar sus cuentas. De todas maneras, el hecho de tener camiseta de color anaranjado los emparenta con el sciolismo y en eso pudo sacar provecho.
Véase: el sistema lumínico fue donado por completo por la gestión de Scioli. Hubo acuerdos con empresas de electricidad que se encargaron del trabajo de instalación y otros menesteres. En total, una obra de esa magnitud supera los 500 mil pesos. Y bienvenida sea la “solidaridad” para una institución necesitada. Seguramente ni Scioli ni Rabolini conocieron al “negro” Mario Bernio, que supo brillar en “la Talquera” en los albores del ´80; ni a Javier Stampella (figura en el único triunfo del “Naranja” a nivel Nacional, ante Estudiantes de Santiago del Estero), ni a Roberto Jaime Corró, ni las atajadas del “Flaco” Stobbia. Pero con el color, alcanzó.
“Vengo a Córdoba por el aniversario del club (Unión San Vicente, en su cumpleaños 35). Trajimos la luminaria a una cancha de un club humilde, y es algo que pudimos conseguir por gestión de Daniel (Scioli). Es cierto que con la Fundación Bapro trabajamos en todos los municipios de Buenos Aires, esto fue una gestión de Daniel con una empresa para que esta institución pueda contar con un nuevo sistema lumínico y continuar con sus funciones de contención en la sociedad”, bajó línea Rabolini, denotando proselitismo; sin embargo, en San Vicente todos la recibieron con los brazos abiertos. Quiso el destino que su camiseta fuera naranja, tras la alianza de Palermo y Lavalle, pergeniada por el contador Juan Cipollini, primer presidente de Unión San Vicente, inspirado en la “sangre joven” pero sobre todo, en la Selección de Holanda, que con Johan Cryuff a la cabeza, generó adeptos del mundo por su filosofía de fútbol y significado de buen trato de la pelota. También se ganó la adhesión de ese soñador grupo de dirigentes en barrio Acosta. 35 años después, se les hizo la luz.

Scioli, seguridad y fútbol
Daniel Scioli es confeso hincha de Boca Juniors, aunque también comparte su corazón con su equipo del barrio: Excursionistas (que compite en la Primera C Metropolitana). De ese club fue reclutado, por ejemplo, el ex delantero de River y de la Selección Argentina Javier Saviola, y un astro campeón del mundo en el `78: René Housseman. Ah, y el cantautor popular K Ignacio Copany también admitió simpatía por esos colores, públicamente.
En ese sentido, Scioli supo ser diplomático a la hora de combatir la seguridad (uno de los flagelos por los cuales siempre se castiga a los gobiernos de turno) pero puntualmente ene l futbol. Recordemos que desde hace dos años solo se habilitan los partidos de Primera División y la B Nacional para público local. Pero para este semestre, el gobernador bonaerense, en consonancia con el organismo de seguridad deportiva (Coprosede, comité provincial de seguridad deportiva) permitirá que un partido por fecha, a disputarse en el Conurbano o Provincia, los visitantes tengan acceso a la cancha. Cierto es que eso no es otra cosa que una forma gradual de permitir la normal concurrencia a los estadios, aunque teniendo en cuenta que este 2015 es un año electoral, tampoco va a permitir alguna “sorpresita” indeseada que pueda manchar la imagen de su gestión. Sin olvidar que también los partidos y torneos este verano en Mar del Plata, La Plata y Mendoza se llevaron a cabo con ambas hinchadas.
Y como dijimos en otras notas, en Boca también el Sciolismo tuvo una punta. Porque a pesar de que no apoyó explícitamente al kirchnerista Jorge Amor Ameal (no logró imponerse en la elecciones “Xeneizes” de 2013), mantuvo cierta distancia de Mauricio Macri, líder del PRO y toda una leyenda en la presidencia de la entidad de la Ribera. Igual, no son pocos los barras a los que se los identifica como “punteros políticos” de su gestión, como a Santiago Lancry, hoy escudero de Mauro Martín, jefe del paravalancha.