¿Será Randazzo el elegido?

DYN15.JPGLa interna presidencial del FpV es incierta. El gobernador Daniel Scioli encabeza las encuestas y, hasta hace poco, parecía que se encaminaba a ser el candidato del oficialismo, aunque condicionado. Del otro lado, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quiere ser ungido candidato del kirchnerismo por la propia Cristina Fernández, que lo ilusiona con gestos políticos y actos compartidos.

Rewind
Año nuevo se festejó doble en La Ñata. Por ese entonces, el gobernador bonaerense se perfilaba como el candidato más viable –el de un diciembre despejado –con menos inflación, sin saqueos ni acuartelamientos- le auguraba un buen arranque de campaña.
No era el preferido del kirchnerismo, pero las circunstancias –el pragmatismo y la ambición peronista de ganar elecciones- llevaban a aceptarlo. El final parecía cantado: la Casa Rosada daría el visto bueno a la candidatura de Scioli pero Cristina impondria a los legisladores y al vicepresidente como contrapeso.
Mientras tanto, leal, paciente, estratégico, “el Sergei Bubka del peronismo” –como lo llamaron María Esperanza Casullo y Santiago Rodríguez-, se encaminaba a ser el candidato del kirchnerismo. Resistido, controlado, pero aceptado.

Clarín, y después
Sin embargo, la presencia de Scioli en un evento organizado por el archienemigo Grupo Clarín sacudio la interna oficialista. Referentes, legisladores y funcionarios kirchneristas del más alto nivel cargaron contra el gobernador y cuestionaron sus credenciales para ser el continuador del proyecto. Hasta hoy, la figura de Scioli sigue siendo resistida por un espacio grande que integra el FpV. Y Cristina no le da ni una foto.
Por el contrario, comenzó a ganar terreno, una vez más, Florencio Randazzo. El chivilcoyano centra su campaña en la gestión del Ministerio del Interior y Transporte y solo aparece para dar buenas noticias. Entre sus logros, se anota la creación de la Agencia de Seguridad Vial, la implementación de las PASO y la reglamentación de la Ley de Migraciones, aunque a las que más apela es a la puesta en marcha de la SUBE, la reforma del DNI y el pasaporte y, por sobre todo, a la renovación del sistema ferroviario, que motivó su frase mas sincera: “Si sacamos el transporte público adelante, si le devolvemos el tren a la gente, claro que voy a ser candidato”.
Su sueño, empero, es otro: ser ungido candidato del kirchnerismo y continuador del modelo por la propia Cristina Fernández. Ya trabaja para que se bajen las candidaturas de Sergio Urribarri, Julián Domínguez y Jorge Taiana –que compiten por el mismo reducto de votantes fieles al oficialismo pero miden menos que Randazzo-, de manera tal que quede como único representante del núcleo duro progresista del kirchnerismo. Solo le falta el aval de Cristina.

Con una pequeña ayudita de CFK
En las últimas semanas, la Presidenta y Randazzo mantuvieron varias comunicaciones. Primero fue una teleconferencia a raíz de la renovación de la línea Mitre. La Presidenta elogió los nuevos trenes y el ministro la defendió de los “ataques impiadosos” que recibe por el caso Nisman. Después fue el encuentro en Casa Rosada con el ganador del 0 KM que se sortea entre usuarios del transporte ferroviario. La Presidenta lo difundió en Twitter y aprovechó para destacar el presente de los trenes. Por último, desde la misma Casa de Gobierno y duro con Scioli (a quien llamó “candidato de los fondos buitre”), Randazzo se mostró para desacreditar un informe de los fondos buitre acerca de su enriquecimiento patrimonial. “Me atacan porque soy precandidato de este proyecto”, dijo, diferenciandose de Scioli pero comparando su postura frente a los holdouts con la de Cristina.
Esta tarde, el ministro y la Presidenta volverán a compartir una videoconferencia: él desde la estacion de trenes de Olivos, ella desde Casa de Gobierno, esta vez, con motivo de la renovación integral del ramal Retiro-Mitre de la línea homónima. Será otra oportunidad para recibir y dar elogios, comunicar buenas noticias y mostrarse con Cristina, una situación muy distinta al ostracismo al que fue empujado el gobernador bonaerense. Sin embargo, nadie sabe qué hará finalmente Cristina. ¿Será Randazzo el elegido?
Publicado en El Estadista