Mestre inyecta obras exprés para últimos 9 meses de gestión

6Momentos de relativa calma se viven en el Palacio 6 de Julio y sus más de 200 reparticiones. Los funcionarios felices. En un escenario político nacional revuelto, la paz transitoria tiene sus beneficios y permite planificar sin estrés el último tramo de la gestión.
También hay factores internos que contribuyen al estado ideal. El avezado Suoem presta con normalidad los servicios, con contadas y aisladas excepciones. Incluso, poco apuro se evidencia en los cabecillas del sindicato comandado por Rubén Daniele en sentarse a la mesa de discusión salarial.
Lo dicho corre también para los alfiles de Ramón Mestre, quienes desean aplazar un poco más la negociación paritaria de carácter inevitable. La evolución de los índices de inflación y la paritaria testigo de Provincia serían los elementos que aún deberían desarrollarse para tener un panorama claro.
Mientras soplan vientos apacibles y la incógnita sobre el futuro político del Intendente no se dilucida, se prepara la próxima intervención pública de envergadura de Mestre. El momento elegido no será otro que la apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, previstas para el 1 de marzo.
Con seguridad, fuentes cercanas al intendente aseguran que el discurso no contendrá pistas o definiciones tajantes sobre su futuro político. Habrá que esperar un poco más o, al menos, a que se produzca el debate partidario interno de la estrategia electoral que la UCR desplegará en el 2015, discusión a la Mestre se atendrá “con rigurosidad” según sus declaraciones públicas.
Al momento, los distintos núcleos que componen el centenario partido discuten la conveniencia de integrar un frente con el macrismo y el Frente Cívico (allí radica la piedra de la discordia para sellar un acuerdo con el mestrismo). En medio, qué lugar le tocará defender a Mestre en las próximas compulsas del cronograma electoral del año.
Son varios los hombres cercanos al intendente que quieren verlo compitiendo por la gobernación, aunque el intendente ha sostenido en varias oportunidades que se requieren al menos dos gestiones municipales para valorar resultados. Otro factor que pesará en las deliberaciones -que aún sigue en reserva- es la fecha de los comicios provinciales que el gobernador José Manuel de la Sota no oficializó como se especulaba en su discurso en la Legislatura.

Repaso y anuncios
Al fin y al cabo, Mestre prescinde de mensajes políticos en cada apertura de sesiones. Durante los tres primeros años de gestión, se concentró en plasmar los ejes de la gestión para cada ejercicio o repasar los logros conseguidos. En esta oportunidad, el esquema no variará mucho, según adelantan módicamente asesores del responsable del Palacio.
El sistema de transporte urbano de pasajeros tendrá un capítulo especial, con natural omisión o referencia sucinta al de recolección de residuos que aún no pudo ser licitado. Posiblemente uno de los mayores logros de Mestre en el rubro fue la privatización de la Tamse cuyo pasivo ascendía a los 100 millones de pesos anuales. El intendente ponderará la incorporación de una flota que asciende al 80 por ciento de unidades cero kilómetro.
Ahora bien, en el entorno cercano de Mestre admiten que será necesario insuflar nuevos bríos a la administración para que el responsable del municipio termine su gestión con un buen nivel de aprobación. Es por esto que los últimos nueve meses de mandato serán centrales para lograr la exhibición de resultados.
Mestre anunciará un plan de metas que incluye, según altas fuentes municipales, una fuerte inversión en obras de infraestructura. Especialmente, de aquellas que impactan de lleno en la cotidianeidad de los vecinos como pavimentación y bacheo; redes de gas y cloacas.
Son comprobados los efectos positivos que tienen sobre la consideración pública de un dirigente político los planes de obras de último momento. Sólo basta con recordar el plan de pavimentación de accesos a la ciudad y principales arterias del exintendente Luis Juez hacia el final de su gestión que le aportó una buena dosis de adhesiones para la elección provincial. Claro que la cuenta la pagó la gestión que siguió.