Vallejismo-MUN, hacia enésimo triunfo en UNC

Por Gabriel Osman
[email protected]

Vallejos & Dimarco 3El gremio de los no docentes de la UNC se encuentra intervenido, a los efectos prácticos, desde hace ocho años, por lo menos, si se cuentan las dos intervenciones propias del Ministerio de Trabajo, y el errático y breve paso de Aldo Esparza en la conducción, que terminó acéfala y que obligó a que el ministro Carlos Tomada enviara de “embajador” por segunda vez al puntano Alberto Geraiges.
Pese a estos avatares, el espíritu gremial -que convierte al sindicato más chico también en el más poderoso de la UNC- parece prevalecer, al menos por la lozanía de sus dos agrupaciones mayoritarias y la vigencia intacta de sus principales referentes: Agrupación Sanmartiniana (Carlos Vallejos) y MUN (Jorge di Marco).
Si no se plantean circunstancias excepcionales –hay que recordar las dos elecciones normalizadoras con fecha que fueron suspendidas por la cartera laboral nacional-, el triunfo de esta alianza es una de las certezas más firmes que existe hoy en el movedizo escenario político de la Casa de Trejo. Del resto poco se sabe. Apenas que la agrupación de izquierda El Colectivo intenta armar una alternativa que la confinará seguramente a un rol de partenaire y que otros referentes de segunda línea que alguna vez estuvieron en el vallejismo, como Gerardo Fernández, buscan con pocas posibilidades armar una tercera opción, aunque ya se menciona que uno de ellos, Analía Rey, ya habría retornado con bajo perfil a la agrupación de Vallejos.
La alianza vallejismo-MUN ya ha mostrado las principales cartas para sacar ventajas adicionales, aunque la verdad es que no le hace falta. Lo cierto es que ya tiene estado público la estructura principal de la conducción del gremio, que presentará en los comicios de abril. Se trata de Silvia Aguirre (Derecho) de secretaria general; Nicolás Franchi (Colegio Manuel Belgrano), adjunto; Ana Ramos (Médicas), organización; y Inés Pastorino (Químicas), gremial. Los tres primeros están enrolados en el vallejismo y Pastorino en el MUN.
Un vistazo sobre las elecciones en los últimos años –normalizadoras, Caja Compensadora y consejeros para la Daspu- confirma las certezas antedichas. También entrega señales en dirección hacia los más empinados despachos de la UNC, que han gozado de los beneficios de los gremios docentes y no docente intervenido. El segundo, en sentido literal; el primero porque la mano larga del Rectorado ha colocado allí a un secretario general “amigo”, Pablo Carro.
Pero las señales que va a entregar el proceso normalizador no tendrán esa sola dirección. También gravitará y fuerte en la elección del nuevo Consejo Directivo de la Daspu, actualmente presidido por Gabriel Tavella. La obra social de la UNC, al igual que el gremio no docente, también necesita reconstruir su sistema de decisiones, al que ayudará sin dudas la nitidez y formalización del poder gremial.