Benjamín Amadeo: un artista “todoterreno” en Villa Carlos Paz

VERANO

Por Ariel Bogdanov

1-9[dc]B[/dc]enjamín Amadeo desembarcó con todo en Carlos Paz. El actor llegó con un extenso currículum a cuestas y es una de las figuras que hacen temporada en la villa. Repasemos: hizo su debut en la tele en la novela Mil Millones, y luego participó en ficciones nacionales como Son amores, El refugio, Romeo y Julieta, Casi Ángeles, Los Únicos y Señores papis entre otras. En el cine interpretó a Damián Kepelsky, el dueño de una radio que enamora a la protagonista de “Un novio para mi mujer”, el film de Adrián Suar. En poco tiempo se transformó en una de las piezas claves de Casa Fantasma, la comedia que marcha primero en la taquilla serrana según lo publicado por AADET hace unos días. Además de ser uno de sus protagonistas, Benjamín Amadeo le puso su voz al tema musical de la exitosa obra.

En diálogo con Alfil, Amadeo analizó la temporada y dejó su impresión sobre lo que representa su primera vez haciendo teatro en Villa Carlos Paz.

“Estoy aún sorprendido con lo que pasa acá. Veo una decisión del público de venir a entretenerse, a prestarse a este juego y eso se ve sobre el escenario, lo cual me pone muy contento. En general hay grandes producciones que han puesto mucha plata para que les vaya bien. El trabajo acá se hace muy fácil, más divertido y estoy muy contento de haber venido”, aseguró.

-Hiciste mucho teatro, ¿qué diferencias notas entre el público de Carlos Paz y el de Buenos Aires?

-Había hecho La Jaula de las locas, con el Puma Goity y Miguel Ángel Rodríguez, y la gente de acá toma la decisión de venir a ‘matarse de risa’ con la obra, y eso ayuda a que nos podamos divertir y a sentirnos más seguros, teniendo en cuenta que todos los actores somos unos inseguros insoportables.

-Con tu novia Lali Espósito, ¿se aconsejan uno al otro?

-Si, con Lali nos aconsejamos mucho y ambos somos muy críticos, pero siempre para mejorar. Lali labura desde los ocho años y la tiene muy clara entonces me viene muy bien cada una de sus observaciones.

-Se te ve muy compinche con Pedro Alfonso. ¿Lograron formar una dupla muy fuerte?

DEBUT CASA FANTASMA-Si, con Pedro están pasando todas cosas que yo sospechaba que podían pasar porque nunca había trabajado con él, pero todas las veces que me lo cruzaba siempre tenía muy buena onda, algo que es automático con las personas. Pero cuando me convocaron para hacer la obra no lo dudé ni un segundo porque lo vi un tipo receptivo que está dispuesto a jugar y tiene el ego puesto en otro lado que no es el escenario, siempre quiere mejorar y la experiencia con él fue genial. Espero que esta dupla se solidifique con el pasar de las funciones. Él aparte tiene la mente de productor, entonces va y propone cosas, te habla de las luces, y eso es muy rico para trabajar.

-¿Cuál es tu objetivo de cara a la temporada?

-Pasarla bien y no es de casete la respuesta. Nunca transité tanta exigencia con tan pocos días de descanso y quiero pasarla bien. Por ahora es todo muy gratificante, y busco pasar un buen verano. Me quedo con la frase de Miguel Ángel Rodríguez con quien tengo una gran relación, que me dijo: “Es una materia que tenés que hacer sí o sí”, y la verdad que le pegó, le debo un asado.