Tributo de Dómina: su fuga del FC daría primera minoría al PJ

DSC06478El tablero político en el Concejo Deliberante podría moverse en el arranque del próximo año. Daniel Juez, edil del Frente Cívico, le pidió a su compañero de bancada, Esteban Dómina, que deje su poltrona. No que se vaya a otra: que la deje.
Considera que la representación del Frente Cívico (2 concejales) debe su legitimidad a que el voto popular se expresó por el juecismo; y ahora, Dómina no solamente expresó su fe delasotista, sino que además fue recibido de manera indulgente por la cúpula del PJ y hasta podría ser el candidato a intendente “puesto” por el dedo del gobernador. Cosa naturalmente incompatible con el jefe del espacio, Luis Juez.
Hasta el momento, nada indica que eso sucederá. Es decir, no parece que Dómina vaya a renunciar. Tiene que hacer campaña y la mejor manera de encararla es -además de utilizar los recursos del PJ- intensificar su rol de opositor al intendente radical Ramón Mestre.
Ahora bien, ¿qué sucede si Dómina no renuncia?
En principio, hay algo que es evidente. No puede sostenerse en el proceso proselitista a un precandidato peronista que ocupe un lugar en el bloque juecista. Esto quiere decir que Dómina dejará en cualquier momento de ser concejal del Frente Cívico.
En ese caso, ¿dónde irá a sentarse?
Muy improbablemente se siente solo. Muy probablemente se siente con la gente de Unión por Córdoba. Si hasta Carlos Caserio, el presidente del PJ, lo recibió con los brazos abiertos y haciendo caso omiso el desdeño de gran parte de la militancia en capital.
La cuestión es que su incorporación en Unión por Córdoba implicaría, nada más ni nada menos, que el bloque la massista táctica, Olga Riutort, pierda la primera minoría en el cuerpo legislativo de la ciudad.
Riutort salió segunda en las elecciones municipales de septiembre de 2011 y cosechó 7 ediles. Uno, Marcelo Rodio, en un acto parecido al de Borocotó, inmediatamente dejó la bancada y armó una propia.
Unión por Córdoba salió tercero en aquellos comicios y obtuvo 6 representantes. El extraño, impensado, sorprendente traspaso de Dómina del juecismo al delasotismo de un solo que, le daría la mayoría entre la oposición al peronismo oficial.

Paradojas
La política intra peronista es tan maravillosamente impredecible que el bloque justicialista está presidido e integrado totalmente por schiarettistas, y Juan Schiaretti, es quien había forjado un fluido diálogo con Olga Riutort y la impulsaba para candidata a capital. Riutort, es la gran perjudicada con advenimiento de Dómina.

Paradojas II
“No es una cuestión de encantarse o desencantarse. Simplemente, a mí no me va este giro de Juez hacia una alianza con el radicalismo y el PRO, tanto en la provincia como a nivel nacional, y eso es lo que generó las condiciones para mi salida”, decía Dómina en una entrevista con este diario hace menos de 15 días.
“Hoy el juecismo tiene más base radical que peronista, y este acercamiento a esa alianza opositora que intenta formarse terminó generando las condiciones para mi ida”, continuaba, casi omitiendo el dato de que en 2011 todo el componente justicialista del juecismo ya se había esfumado por una cuestión lógica: los muchachos acompañan hasta la puerta del cementerio, jamás entran.