Baja del petróleo perjudica a Vaca Muerta

vaca muerta telamLa baja del precio del petróleo de los últimos meses –que se aceleró ahora- puso nuevamente a Vaca Muerta en el centro de la escena y, para completar, el titular de Techint Paolo Rocca enfatizó que el yacimiento de shale “no es Arabia Saudita”. Todo se produce en un con contexto en el que se vienen alimentando muchas expectativas respecto a las respuestas que con esas reservas se podrían dar a algunos de los problemas económicos argentinos, entre los que figura la pérdida del autoabastecimiento energético que ya lleva nueve años y que cobra más relevancia al producirse en un panorama de fuerte restricción externa de divisas, parcialmente causada por ese mismo déficit.
Un informe de los economistas del Ieral Joaquín Rodríguez y Mariano Saritzu señala que los altos precios del petróleo que se venían registrando en el mercado internacional, en torno a los u$s100 el barril desde mediados de 2011 y hasta julio de este año, abrían la posibilidad al desarrollo de la producción de hidrocarburos no convencionales, dado que los costos argentinos actuales dificultan su explotación con valores más bajos. Para ser rentable, la explotación no convencional requiere para el barril de petróleo precios muy superiores a la convencional. Esto se debe tanto al requerimiento de fracturas hidráulicas en la explotación de los yacimientos como a la necesidad de una actividad de drilling (perforación) más intensiva.
En este marco, el costo de los pozos es determinante para el desarrollo comercial, siendo actualmente en promedio de unos de US$ 7,5 millones en Vaca Muerta, mientras que en Eagle Ford (Estados Unidos), principal país productor de no convencionales del mundo,es de US$ 5 millones. En cuanto al umbral de rentabilidad, para las áreas más desarrolladas en Shale Oil de la formación se encuentra en torno a los US$80 el barril, mientras que en Estados Unidos es de US$ 65.
En caso de que el precio del petróleo se mantenga bajo, es probable que haya un direccionamiento de la actividad hacia los yacimientostight (ricos en gas pero no en petróleo) ya que se vuelven más rentables. El tight gas suele tener un menor costo que el shale gas porque requiere menos fracturas para su explotación. Esta situación perjudicaría a Vaca Muerta, que es rica en shale.
Según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, Argentina tendría reservas de shale gas por 60 veces más las reservas actualmente probadas en el país. En el caso del shale oil, ascenderían a 27.000 millones de barriles, más de 13 veces las reservas probadas. De ese total, Vaca Muerta -ubicada mayormente en la provincia de Neuquén pero también en Mendoza y Río Negro- contaría aproximadamente con el 38% de ese potencial gasífero y el 60% del oil. De todos modos, hasta ahora el volumen de reservas probadas, probables o posibles es muy bajo, quedando un largo camino de exploración a recorrer.

Impacto
En cuanto al potencial que se vislumbra, un estudio del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas ha determinado que el desarrollo de Vaca Muerta podría impactar en un crecimiento de entre un tres y cuatro por ciento por año del PIB, mejorando además la balanza comercial entre 15 mil y 19 mil millones de dólares, principalmente mediante el ahorro de importaciones energéticas. Y en la provincia de Neuquén, con una suba de entre el 75 y el 100 por ciento de su Producto Bruto Geográfico, creándose solo en ella entre 40 mil y 60 mil puestos de trabajo.
Otra impacto muy relevante podría ser el impulso al sector industrial, tal como se observó en el caso de Estados Unidos y su “revoluciónshale”, que le permitió aumentar el volumen de su producto a través de las ventajas comparativas que le brindó el gas abundante y barato. En el caso de Argentina ello resulta especialmente relevante pues ayudaría a aumentar este tipo de exportaciones, cuya producción hace uso intensivo de este hidrocarburo.
Entre los principales actores que vienen interviniendo en el desarrollo de Vaca Muerta se cuentan YPF y Chevron que trabajan sobre el área de Loma Campana, primer clúster no convencional fuera de Estados Unidos. Las inversiones totales anunciadas en proyectos hidrocarburíferos (tanto convencionales como no) en Neuquén sumaron este año US$ 5.138 millones.
Por ahora la producción de hidrocarburos no convencionales representa sólo el 1% del total de gas natural que produce el país y el 4% del petróleo, aunque éste creció más por el mejor resultado que hasta el momento venía presentando la ecuación que involucra a la rentabilidad, la predisposición a invertir y el actual conocimiento geológico.

Nueva ley controvertida

El trabajo de los economistas Joaquín Rodríguez y Mariano Saritzu observa algunos aspectos de la nueva Ley de Hidrocarburos, muy cuestionada desde varios sectores. El problema principal es que no se la ve como una norma de largo aliento, justamente en un sector que involucra grandes volúmenes de capital y que hace planes a largo plazo, requiriendo certidumbres de estabilidad. Los resultados que finalmente se logren en el desarrollo de Vaca Muerta “dependerán precisamente de las decisiones de política energética que se adopten para atraer recursos al sector, de las mejoras técnicas que continúen lográndose, y especialmente de los precios internacionales de los energéticos que veamos en los próximos años”.