Consensuaron con estacioneros menor aumento de Tasa Vial

p04-1[dc]E[/dc]l gobierno provincial avisó que dio marcha atrás con el importante aumento en la denominada Tasa Vial, que grava los combustibles y encareciéndolos para el consumidor final. Hace dos semana estalló la polémica porque el incremento llegaba en algunas naftas a completar un 67%.
La acogida entre los automovilistas, expendedores e industriales no fue de la mejor, y las voces se hicieron oír rápidamente. La respuesta del oficialismo provincial fue rápida y tuvo alguna flexibilidad.
Los legisladores de Unión por Córdoba recibieron distintos sectores en la Legislatura y a pesar de tener la mayoría garantizada consideraron que el costo político del asunto sería demasiados importante, razón por la que oficialmente aclararon en la jornada de ayer.
En conferencia de prensa, el legislador peronista Oscar González, quien ocasionalmente estaba como presidente de la cámara, dijo que finalmente el incremento no superaría en ningún caso el 38%. Lo acompañó el titular del bloque de Unión por Córdoba, Sergio Busso.
Según esta nueva información, el gravamen en el gasoil pasará de 0,25 pesos a 0,345 pesos; en el GNC de 0,20 pesos a 0,276 pesos; en la nafta súper de 0,40 pesos a 0525 pesos. Finalmente, en los combustibles premium -sea gasoil o nafta- el aumento irá de 0,54 pesos a 0,745 pesos.
Cabe recordar que, en medio de las negociaciones, Raúl Castellano, de la Cámara de Expendedores de Combustibles, había señalado que en los últimos 12 meses Córdoba fue la provincia que más caída tuvo en la venta de combustibles. “Y si tomamos los datos desde la implementación de la nueva tasa, la baja de ventas llega al 17 por ciento, fundamentalmente en gasoil”, aseguró el estacionero.

El motivo recaudatorio
Todavía no se especificó cuanto menos le significará esta nueva disposición a las arcas provinciales.
Cabe recordar que el ministro de Finanza, Ángel Mario Elettore, había hecho público un informe que indicaba que Provincia esperaba recaudar 1.200 millones de pesos el año que viene, lo que contrastaba con los 741 millones de pesos estipulados para el 2014.
La antipática decisión de implementar un impuesto al combustible había sido mentada a fines de 2013, tras pronunciarse el distanciamiento entre el gobernador José De la Sota y el kirchnerismo.
De hecho, el argumento más efectivo que hasta ahora pudo utilizar Provincia para explicar la suba, es la reticencia de Nación a girar fondos coparticipables. En esa posición el delaostismo se siente cómodo: justifica políticamente la medida y a la vez, le pega al kirchnerismo, rival escogido por De la Sota para crecer en la consideración de los electores del país.
No está separado de todo este asunto, por supuesto, la presentación que De la Sota en persona hizo recientemente ante la Corte Suprema de Justicia, pidiendo que no se “discrimine a Córdoba” y que declare inconstitucional el “Programa de Desendeudamiento” que Nación exige para que la Provincia desestime los juicios iniciados contra el Gobierno central.