Poder adquisitivo perderá entre 8,5 y 13,7 por ciento por inflación y Ganancias

2014-10-29_RICO_webA contramano de las afirmaciones de los funcionarios nacionales que insisten en que los ingresos crecieron este año, un estudio realizado por los economistas Nadín Argañara, Sofía Devalle y Andrés Mir del Iaraf estima que pérdida en el poder adquisitivo de los trabajadores formales será de entre el 8,5 y el 13,7 por ciento teniendo en cuenta el componente inflacionario y la incidencia del impuesto a las ganancias. El instituto también estimó la suba nominal -que no implicara nuevos pagos de impuestos- que se necesitaría para compensar la caída. Ese monto adicional anual va desde los $19.500 en el caso del tramo de menor ingreso hasta llegar a casi $42 mil en el caso del más elevado.
El trabajo supone que el 2014 cierra con una inflación anual cercana al 40% y plantea tres escenarios de incremento en los salarios nominales del 28, del 30, y del 32 por ciento, respectivamente. La pérdida de poder adquisitivo en cada caso – sin considerar Ganancias- sería del 8,6; 7,1 y 5,7 por ciento. Para un asalariado, lo relevante es su ingreso después del impuesto a las ganancias, es decir una aproximación a su ingreso disponible para consumo o
Como este año –al menos hasta ahora- no se actualizaron los mínimos, las deducciones ni los tramos de las escalas de alícuotas de Ganancias, ni se ha dispuesto la desgravación de alguna cuota del aguinaldo, habrá una incidencia del impuesto en el salario neto. Este efecto se sumaría a la inflación.
El Iaraf calculó el impacto de Ganancias en el salario de bolsillo para cinco casos de ingresos, para los años 2013 y 2014. En todos los casos se toma el ejemplo de un empleado casado con dos hijos, cuyo cónyuge no percibe ingresos y se tienen en cuenta el aguinaldo. Se registra un fuerte aumento de la incidencia del impuesto en el salario neto en todos los niveles, aunque evidentemente es mayor el peso cuanto más alto haya sido el porcentaje de aumento salarial acordado, puesto que al no modificarse los parámetros de cálculo del impuesto durante este año, una mayor proporción de la suba es apropiada por el tributo.
Así la caída en el salario real disponible luego del pago de Ganancias sería de entre un 8.5 y un 13,7 por ciento, según el caso de ingresos y la paritaria acordada para este año. Para un asalariado con sueldo mensual bruto al 2013 de $16 mil y que acordó un incremento nominal del 30% para el 2014, la pérdida de poder adquisitivo sería este año del 9,6% (atribuible un 74% a la inflación y un 26% a Ganancias).
A mayor nivel de ingresos, y mayor porcentaje de arreglo de aumento nominal, más fuerte es la pérdida de poder adquisitivo atribuible al impuesto. Por ejemplo, con un ingreso bruto de $25 mil en 2013 y una suba salarial del 32%, Ganancias explica prácticamente la mitad de la pérdida total de poder adquisitivo, siendo la inflación la causante de la otra mitad.