De la Sota responsabilizó al kirchnerismo por gresca gremial

0-slide-copia2[dc]F[/dc]ue a plena luz del día, en el centro, frente a la sede del SEP, sobre calle Corro a metros de Duarte Quirós. Una inesperada gresca entre representantes de ATE y SEP que dejó como saldo tres policías heridos de consideración y cuatro detenidos.
Suena a poco que se hayan peleado por el bono navideño que arregló primero el SEP, luego UEPC, y que no aceptó ATE. ¿Qué otra razón podría haber causado el enfrentamiento? El tema creció cuando opinó el gobernador José Manuel de la Sota, repudiando los hechos. Dijo que “son pequeños grupos” y destacó que “todos los gremios estatales han firmado”. “En Córdoba se dialoga todo. Yo estoy siempre abierto al diálogo y recibo a todos los sectores que me plantean su agenda y buscamos soluciones” y más adelante acusó directamente al kirchnerismo: “Me parece que algunos de los que causaron desmanes son simpatizantes del gobierno nacional”, declaró a Radio Mitre Córdoba. En el Gobierno provincial sospechan de activistas infiltrados que sólo buscaban generar incidentes. ¿Será para tanto? Se acerca el año electoral y todos sospechan de todos.
Pero minutos más tarde la propia conducción de ATE emitió un comunicado que descolocó aún más: “Ante los hechos acaecidos en inmediaciones de la sede del Sindicato de Empleados Públicos, desde el Consejo Directivo Provincial (CDP) de ATE Córdoba se informa a los trabajadores provinciales, a la comunidad y a los medios de comunicación que nuestro gremio rechaza los hechos de violencia, tal como lo expresa nuestra larga historia de actividad sindical en Córdoba”. ¿Entonces? Lo cierto es que los representantes de ATE que llegaron hasta Corro y Duarte Quirós –la mayoría trabajadores del hospital Misericordia- hicieron esa protesta arriesgada sin el consentimiento de la conducción de su propio gremio. ¿Serán infiltrados o una interna de ATE que se exteriorizó? No es común al menos en la Córdoba de estos días, que representantes de un gremio vaya a la sede de otro a protestar y se dé un enfrentamiento cuerpo a cuerpo.
En el mismo comunicado, ATE se defiende: “Troskistas fuimos el año pasado, kirchneristas en 2014, sólo porque De la Sota no acepta que un gremio lleve adelante las reivindicaciones de los trabajadores de forma autónoma de gobiernos y partidos, al margen del color político que tenga cada uno. ¿Será esa la razón que lleva al gobierno provincial a incumplir los fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, donde se expresa claramente que debe reconocerse a ATE en igualdad de condiciones de los otros gremios actuantes en la administración pública?”.
La CGT Córdoba no se demoró en dar a conocer su postura. Manifestaron “total repudio” al ataque perpetrado a la sede del SEP. Más adelante endureció su discurso: “Las organizaciones gremiales de Córdoba hemos padecido en carne propia, contabilizando muertos y desaparecidos, la violencia ejercida desde el propio Estado en épocas de dictaduras militares y hemos aprendido a repudiar toda forma de violencia y a caracterizar con absoluta claridad como delincuentes y traidores quienes manifestándose como representantes gremiales, la ejercen contra otros trabajadores y sus organizaciones”. La CGT reclamó una investigación de la gresca.
Por estas horas hay más dudas que respuestas.