Bono: De la Sota, ya lanzado, da señal al sindicalismo

KD9L6687[dc]E[/dc]l pasado 17 de octubre, en el acto por el Día de la Lealtad, el gobernador José De la Sota dijo a viva voz que no sería candidato en la Provincia sino que jugaría para llegar al Sillón de Rivadavia, cosa que dejó más sedado al peronismo local. Pero luego, también afirmó algunas cuestiones relativas a al reclamo que vienen teniendo los gremios respecto a una discusión salarial que venga a complementar, a causa de la inflación, los acuerdos salariales de principios de año.
Esto fue bien recibido por los sindicalistas, pero no dejó de sorprender a algunos economistas en vistas de la caída de la recaudación relativa de Provincia.
“Tenemos una relación con los sindicatos que es de permanente diálogo. Con ellos, con los empresarios y con las cuatro entidades rurales. Y del diálogo que venimos teniendo, estamos buscando solución de acuerdo a lo que es la recaudación. Siempre estamos dispuestos a hacer justicia social (…). Este año le hemos dado un muy buen aumento. Fue el más alto del país. Si tenemos una buena recaudación, seguro tendremos la posibilidad de completar ese buen aumento que dimos a principio de año”, afirmó.
En clave política, ¿por qué el gobernador dijo lo que dijo?
Basta ahondar un poco en lo que viene siendo la línea argumental de De la Sota para encontrar algunas causas de la aparente contradicción “menos recaudación, más salarios”.
La inflación es un tópico que golpea al gobierno nacional. La macroeconomía del país, es casi absoluta responsabilidad del gobierno nacional. Reconocerle a los gremios en menos de un año un acuerdo paritario que promedio el 30% y otorgar un bono de fin de año antes que nadie es sin dudas decir que la inflación es galopante. Eso en primer término.
En segundo lugar, la ya manifiesta candidatura de De la Sota puede verse fortalecida dentro del peronismo no kirchnerista y ganar adeptos entre los sindicatos nacionales si Córdoba es la primera que beneficia con un extra salarial a sus gremios. Sin dudas, esto además de ser un guiño teledirigido a los trabajadores, también sienta las bases para generarle un gran problema al kirchnerismo: prepara el terreno para una escalada gremial que querrá que se le otorgue lo que Córdoba consiguió.
Básicamente, lo que parece hacer De la Sota es tener predisposición para otorgar de manera anticipada algo (bono) que seguramente tendrá que otorgar si el reclamo explota en Nación o en otra provincia y se expande, para posicionarse mejor entre el gremialismo y de paso, criticar en los hechos al gobierno K.
Además, como se puede observar con sobradas declaraciones, el gobernador gusta de decir martillar que en Córdoba se otorgó el mejor aumento del país, y entonces, un acuerdo con la CGT local antes que otras provincias refuerza el concepto que sus analistas de comunicación quieren imprimir a nivel nacional sobre que Córdoba es un modelo a seguir.

El tenor
No mucho se sabe sobre el tenor del bono que se analiza. Se escuchó a José Píhen ser laxo sobre el asunto ayer en Cadena 3 y limitarse a decir que su CGT está sentada en la mesa y dispuesta para analizar el monto.
Sin embargo, se baraja una suma que alcanzaría los 4.000 pesos, según indicaron en el Ministerio de Trabajo y en el Sindicato de Empelados Públicos.