El convenio local es judicializable

Por David Dib (*)

[dc]L[/dc]os gremios de los docentes universitarios se reorganizan en su federación simultáneamente con la recuperación de la democracia en la Argentina. Por eso, la existencia de un Convenio Colectivo es tardía, aunque celebramos que finalmente llegue.
La aceptación concreta de la condición de trabajador de los profesionales que realizan docencia, investigación y extensión en las Universidades y la necesidad de alcanzar un Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) que permita establecer normas claras y respetuosas del derecho de los trabajadores, conmueven los cimientos de la estructura Universitaria vigente.
El Convenio Nacional tiene fuerza de ley y serán las patronales universitarias las que deberán adaptar sus estatutos para respetarlo, porque el mismo (estatutos) prima, en todo el país, por sobre cualquier otra forma que estipule el vínculo laboral en las universidades.
Va de suyo que de un acuerdo entre la patronal UNC y el gremio local Adiuc, por más resolución que tenga del Consejo Superior, no puede ir en contra del Convenio firmado nacionalmente. En consecuencia es ilegal y reprochable por la vía judicial.

Libertad sindical
Adiuc pretende ser la única voz (Art. 64 del acuerdo local). Para los demócratas negociadores de la UNC, los gremios simplemente inscriptos como ADUNCor (y otros que pudieran aparecer) carecen de todo derecho en el acuerdo local, en contradicción con lo dispuesto en el Convenio Nacional, vulnerando, indisimuladamente, el derecho ya establecido y refrendado por la Suprema Corte de Justicia referido a la libertad sindical.
La frutilla del postre se la lleva el artículo 66 de la componenda local que refiere a la cuota sindical. Vale transcribir textualmente las partes más jugosas:
“La Universidad practicará los descuentos sobre el salario de aquellos docentes que se encuentren afiliados correspondientes a la cuota de afiliación…
“Se establece para todos los beneficiarios del presente un aporte solidario equivalente al 1,5% de la remuneración integral mensual, que se descontará una vez al año de los haberes percibidos el primer mes que se cobre un aumento…
“Los trabajadores afiliados compensarán este aporte con el pago de la cuota sindical”.
Es decir todos los trabajadores docentes (afiliados o no) deberán tributar con un porcentaje de su sueldo a ADIUC ésta “cuota solidaria”.
Las cuotas solidarias referidas a los gremios que negocian paritarias, incluidas en la normativa vigente, las prevé para las instituciones negociadoras (en el caso de los docentes universitarios Conadu, Conadu Histórica, Fedun, , etcétera), no para los gremios de base (como Adiuc). Nunca se llegó al extremo en la propia burocracia de Conadu, de sacarle dinero del bolsillo a los trabajadores docentes.
El antecedente que existe de este intento de conculcación del salario es del reconocido burócrata Luis Barrionuevo (del gremio gagstronómico) que alguna vez hizo algo parecido y que ahora este intento de acuerdo entre la patronal de la UNC y el gremio ADIUC pretende emular.

(*) Docente Universitario y ex secretario general de Adiuc.