Riutort cruzó a Bee Sellares por demora en planta cloacal

1DPP_0014[dc]E[/dc]stá demorada la gran obra hidráulica que debe ser parte del retorno de la Corporación América a la Municipalidad, por la suculenta excepción en las normativas de edificación para que se construya en el ex Batallón 141.
La secretaría de Desarrollo Urbano no envió los planos de la planta de tratamiento de efluentes cloacales para el sector Sud-Este de la ciudad, que por ordenanza tenía que mandar a la empresa a los 60 días de ratificado el convenio urbanístico entre el empresario Ernesto Eurnekian y el intendente Ramón Mestre. Y eso generó un fuerte contrapunto entre la fuerza que preside Olga Riutort y el secretario de Gobierno radical, Javier Bee Sellares.
Este tipo de cuestiones, casi siempre polémicas por tratarse de acuerdos entre funcionarios y empresarios, toma especial relevancia tras las constantes noticias televisivas de colapsos cloacales de los últimos tiempos. Riutort desenvaina críticas apelando a una lectura estricta del convenio urbanístico, Bee Sellares defiende que la demora es producto de una situación coyuntural en ámbito judicial.

La denuncia
Hace unas semanas el bloque Eva Duarte advirtió la demora e ingresó un pedido de informe al Ejecutivo para saber el estado de avance de la obra que debía pagar Eurnekian.
Cita en el argumento que el convenio entre el municipio y Corporación América (título “B”, punto VI) establece como consecuencia de su aplicación un beneficio para el municipio de $96.702.382,00, y que ese monto “deberá ser integrado al municipio a través de la ejecución de la obra denominada ´Planta de tratamiento de efluentes cloacales para el Sector Sud-Este´; obra que deberá comenzar su ejecución una vez que el Concejo Deliberante ratifique el presente convenio, y cuyos pliegos de especificaciones técnicas serán elaborados y puestos a disposición de la empresa privada por la Dirección de Redes Sanitarias y Gas en un plazo de 60 (sesenta) días hábiles”.

La respuesta
El secretario de gobierno mestrista salió rápidamente a explicar la demora. Por Cadena 3 se escudó que la demora en el envío de los planos para la planta depuradora de líquidos cloacales a Corporación América tenía que ver con el “amparo federal” que terceros habían presentado para frenar las obras en el predio del Ex Batallón 141.
Existía entonces una medida cautelar que dictada por la Justicia Federal de Córdoba que impedía el acceso al predio que fue adquirido en 2007, pero el pasado 17 de junio de 2013 quedó en libre disponibilidad para el grupo de Eurnekian.
Bee Sellares, además se explayó asegurando que no solo la firma privada pagaría la obra, sino que también los vecinos lo harían a través de una tasa ya instaurada. Dijo que si bien “la construcción de la planta depuradora constituye un compromiso del Grupo Eurnekian tal como señala el artículo 2º en la ordenanza 12148”, el Municipio “aportará dinero para la obra con lo recaudado por el Fondo para el Desarrollo de Infraestructura Sanitaria (Fosac)”, tasa que se le cobra a todos los vecinos de la ciudad a través de la factura de Aguas Cordobesas.
Esto claro, generó otro debate.

¿Parte financiada por el municipio?
Riutort volvió luego con una fuerte crítica, achacándole al secretario de gobierno falta de responsabilidad en la lectura del caso.
“Nos preocupan dos cosas: en primer lugar, que Bee Sellares no leyó el convenio urbanístico, donde se establece que, una vez aprobado el convenio, la Municipalidad debía mandar los planos de la Planta de Tratamiento de efluentes cloacales para el sector Sud-Este de la ciudad en 60 días. Si la empresa, por la medida cautelar no la pudo empezar en abril del 2013, lo podría haber hecho a partir de junio del 2013 cuando se levantó, porque ya tendría en su poder los planos de la planta, es decir que Bee Sellares miente”.
“En segundo lugar, es claro en el Convenio que el costo total de la construcción de dicha planta corre por parte de Corporación América y que no se debe tocar un centavo del Fondo para el Desarrollo de Infraestructura Sanitaria (Fosac), tasa que se le cobra a todos los vecinos de la ciudad a través de la factura de Aguas Cordobesas, cuyo monto según el Convenio era de $96.702.382,00 que deberá ser actualizado al momento de la construcción”.