El consumo cae de manera generalizada

[dc]E[/dc]l consumo masivo –tomando todos sus canales, desde híper a autoservicios y almacenes- y considerando 143 categorías de productos cayó 1,2% en volumen en los primeros ocho meses del año. El registro elaborado por la consultora CCR indica que todos los meses estuvieron por debajo de 2013. La caída abarca la distribución “moderna” ( – 0,9%) como autoservicios y almacenes (- 1,5%), incluso en agosto ese fue el sector más castigado con una baja del 1,9%.
CCR subraya que la disminución a nivel general no fue más marcada en agosto porque las promociones en híper y súper en categorías significativas para rubros como cervezas, y gasesosas neutralizaron las caídas registradas en almacén (-2,1%). Para estos canales más negocios de cercanía, de no mediar el volumen vendido de esas bebidas, la baja hubiera sido de 1,4% la segunda en importancia este año.
Las canastas de almacén, heladera, freezer (productos congelados), golosinas, limpiezas y cosmética durante los ocho primeros meses retroceden 1,7% en volumen a pesar de la expansión en bocas, actividades promocionales y el plan Precios Cuidados. Las categorías más afectadas fueron Comestibles (-0,5%); Heladera ( -1,4%); Limpieza (-2,9%); Cosmética (-3,5%) y Freezer (-7,3%). En términos de regiones es el interior el más golpeado con un retroceso del -1,9% mientras que el promedio país da una caída del 0,9%.
Los productos de almacén, según el trabajo de CCR, es el de mayor incremento de precios superando caso en 10 puntos la variación promedio que es del 39,8%. En el caso de Limpieza, el 75% de las categorías que representan este rubro (que son 15) presentan reducción de la demanda; sólo subieron las compras de rollos para cocina y papel higiénico. En el caso de Cosmética y Tocador el 70% de las categorías ven que se achicó la demanda, con declinaciones importantes en desodorantes corporales, sistemas de afeitar, shampoos, cremas de enjuague, cuidado bucal y tintura.
Del estudio de CCR se desprende que el rubro alimentación – el más inelástico ya que es el que la gente evita hasta último momento reducir gastos- lleva tres meses consecutivo por debajo de los registros de 2013; todas las acciones realizadas vía promociones, expansiones de cadenas, precios cuidados tienden a neutralizar una contracción más significativa y ya hay cambios de hábitos de compras y consumo como lugares dónde comprar, cantidades y combinaciones que se reflejan en disminuciones de la demanda por cambios en categorías de producto, disminución de frecuencias de usos y eliminación de ciertas categorías.

Ventas minoristas cayeron 9% en Córdoba

La incertidumbre y la pérdida del poder adquisitivo de las familias cordobesas fueron las que determinaron que en setiembre volvieran a retrotraerse las ventas de los comercio minoristas; la caída fue del 9% interanual según el monitoreo mensual que realiza la Federación Comercial de Córdoba (Fedecom). Llevan nueve caídas consecutivas que, en promedio, acumulan una merma de 7,8%.
“El comercio siente con fuerza el control del gasto que están realizando las familias cordobesas que ya vieron licuarse los incrementos salariales”, indicó Rubén Martos, presidente de Fedecom. “Además, hay que tener en cuenta la incertidumbre reinante, que tiene a la gente sin saber qué es lo que puede pasar en el ámbito laboral y macroeconómico general”, agregó.
Todo ello lleva a que si las familias deben afrontar algún gasto, lo hagan en cuotas. “Por ello la importancia del plan 20 cuotas de la Tarjeta Cordobesa”, indicó el titular de la entidad comercial al tiempo que explicó que, como la prorroga vence el próximo 15 de octubre, están solicitando al gobierno de la Provincia una nueva extensión del acuerdo, por otros tres meses o, “al menos, hasta después del Día de la Madre”.
En cuanto a las expectativas por esta próxima celebración, lo comerciantes creen que “no va a mover la balanza”. Si bien saben que es uno de los días comercialmente más fuertes, y que va se va a generar una “venta especial”, prevén que el desempeño será por debajo del nivel de comercialización logrado el año pasado.
Respecto del plan nacional Ahora 12, Martos consideró que es una propuesta “más para un mercado que claramente está en baja” que se sumó con algunas complicaciones ya que obliga a que la inscripción sea particular (de cada uno de los comercios) y está vigente sólo de jueves a domingos con lo cual quedan fuera los negocios que no trabajan los fines de semana, beneficiando así a las grandes cadenas comerciales.

El consumo de leche se derrumbó 22% en un año

“Continúa en estado crítico el sector comercial minorista de Córdoba”, dice el Centro de Almaceneros de Córdoba que plantea que el volumen de ventas de sus asociados sigue en “franco deterioro, reflejando una clara pérdida del poder adquisitivo de los consumidores, efecto inmediato del proceso inflacionario”. Las ventas cayeron 1,7% en setiembre interanual y acumulan una pérdida de 26,7% en lo que va del año. Para la entidad la canasta básica alimentaria para una familia en setiembre fue de $3.899, lo que implica un aumento de 2,4% intermensual y de 44,8% interanual. La canasta total suma $7.566.
Desde el Centro aseguran que la baja de ventas no se explica por la “migración de clientes”, pues la medición de asistencia a los locales encuestados se mantiene en cifras similares a las del año pasado,”no así la frecuencia de compras ni el volumen de reposición”.
El relevamiento indica la baja fuerte de consumo en productos básicos: el de leche fluida se desbarrancó 22,4% en los primeros nueve meses del año; los yogures casi el 25% y los flanes y postres el 33%. El consumo de quesos aumentó en ese mismo período el 1,05%. La venta de pan francés creció 17% y la de criollos cayó 13% mientras que la de facturas bajó casi 25%.
Desde el Centro aseguran que muchos negocios se encuentran en situación de “descalce financiero”, es decir el monto de sus deudas comerciales (proveedores, impuestos y otros) de vencimiento a muy corto plazo, superan las expectativas de las ganancias que permitirían afrontarlas.
A este factor económico –“impacto predecible de la macro economía argentina”- se le deben sumarse otros como la apertura repentina de nuevos comercios informales, fenómeno que acompaña a la necesidad de numerosas familias de incrementar sus ingresos, pero que se convierte – para aquellos comerciantes que periódicamente deben erogar sumas importantes de dinero en materia impositiva – en una “desleal y dañina” competencia. También mencionan los “formatos de proximidad”, sucursales de las grandes superficies que han encontrado “vacíos legales” e instalaron unas 50 bocas de expendio sólo en la Ciudad de Córdoba.