Intendentes K vuelven sobre sus pasos y ratifican a Bernabey

eduardo accastello 001[dc]L[/dc]a realidad mostrará si el Foro de Intendentes en el Proyecto Nacional y Popular, espacio que había logrado funcionar con una lógica contraria al kirchnerismo, quedará desmembrado. Todo parecería indicar que así será, pese a que desde Nación bajaron órdenes expresas de mantener las formas y evitar desmembramientos. Quizás por eso la dirigencia del Frente para la Victoria en todos sus niveles adolece de ungimientos y, en consecuencia, no puede ejecutar una estrategia clara de cara a 2015.
La nueva elección de autoridades que determinó el reemplazo de Ernesto Bernabey por el responsable del municipio de Viamonte, Gabriel Fernández, generó repercusiones internas que alcanzaron su pico más álgido cuándo el diputado nacional aseguró que el villamariense Eduardo Accastello fue el responsable de la jugada que, por supuesto, impugna.
Con ese escenario, el paño estaba abierto para medir fuerzas. Está claro que la endeble salud del foro no soportaría un doble comando, más si se tiene en cuenta que ambos dirigentes se encuentran lanzados para la gobernación.
Lo cierto es que Bernabey habría conseguido persuadir a la mayoría del medio centenar de intendentes que componen el organismo para sostener su liderazgo. Claro que en la vereda contraria se encuentra Fernández y otros cinco miembros más. Grupo minoritario que también está dispuesto a sostener lo actuado hace una semana atrás, cuando resolvieron quitar responsabilidades al intendente en uso de licencia de Villa del Totoral.
Fernández quiso convocar una nueva reunión del Foro, hecho que no habría prosperado. Lo cierto es que no vendrán días fáciles porque la interna quedó al descubierto y seguramente no tardarán en aparecer nuevos efectos. “Accastello se pasó de pícaro”, reflejaba un dirigente kirchnerista sobre el impacto negativo de la “movida”. Al fin y al cabo, no es la primera vez que tiene desencuentros con alguno de sus pares en el espacio.
Desde estas páginas se recordaba la refutación que siguió al anuncio del referente de la ciudad cabecera del Departamento General San Martín hace unos meses atrás. Varios dirigentes del espacio negaron el apoyo orgánico a la candidatura a la gobernación de Accastello, momentos después de difusión.
Algo similar habría ocurrido en la oportunidad reciente, acrecentando resentimientos internos que tendría más damnificados. Aseguran que uno de los hombres más golpeados fue el diputado Martín Gill, a quien le imputan ser el autor material de la reunión que terminó con elección para la renovación de autoridades del Foro. Otrora, la responsabilidad de acelerar la salida de Carolina Scotto del bloque.

Incógnita
En los reductos k siguen de cerca cada intervención de Accastello. Un sector importante del kirchnerismo cordobés abona la hipótesis que terminará participando de la interna peronista. Trascendidos apuntan que el gobernador José Manuel de la Sota quiere a todos los referentes bajo el paraguas de Unión por Córdoba y son regulares las conversaciones.
Otra parte, minoritaria, sostiene que la incógnita que ejecuta la dilatará todo lo que sea posible para finalmente apostar al espacio del que fue su indiscutido referente. Claro que debería saldar unas cuentas pendientes en el frente interno y quizás negociar (cuando no hubiera sido necesario en otras circunstancias) con figuras emergentes en el espacio.