Otra vuelta, otra jugada

Por Gabriela Origlia

cristina_discurso_71642Pasó algo más de una década y el Congreso deberá volver a ocuparse de la deuda argentina. Es la zaga de lo que empezó cuando se declaró el default y la consecuencia de la decisión de Cristina Fernández de llevar a fondo la estrategia de no cumplir la sentencia de la Justicia de Estados Unidos. Una duda quedó definitivamente despejada: el 1 de enero, sin cláusula Rufo de por medio, el Gobierno no negociará nada con los buitres. Ese era el obstáculo que hizo caer las negociaciones de los bancos nacionales y de los internacionales. Ahora, el que tenga bonos emitidos bajo ley estadounidense (un monto importante) deberá aceptar el cambio de condiciones de pago.
Más allá de que el desconocimiento del fallo implicará que el juez Thomas Griesa declare el desacato, hay otros obstáculos a resolver. El primero es que esta nueva reestructuración no genere nuevos holdouts. Así como hay bonistas que –incluso cuando sus títulos puedan perder liquidez en el proceso- se anoten para cobrar en Argentina, hay otros fondos de inversión que por estatuto no pueden aceptar esta modificación. Los que queden afuera podrán hacer sus reclamos después.
En el Congreso el proyecto de seguro pasará. La oposición queda en un brete. Si dice “no” se convierte en pro buitre y si dice “sí” está aceptando que si alguno de sus candidatos triunfa tendrá que desatar la madeja que recibirá de herencia. En definitiva, el Ejecutivo busca que los legisladores sancionen una ley que viola las normas de un contrato que voluntariamente Argentina hizo bajo legislación estadounidense. La “restitución” de la soberanía se hace ahora, cuando los fallos fueron adversos. Es una jugada política con el altísimo riesgo de cerrar el acceso al financiamiento.
Mientras la pelea con los buitres registra este nuevo round -en el que el discurso sigue siendo “queremos pagar pero como no nos dejan en Nueva York, lo haremos en Buenos Aires”- los problemas de la economía que ya estaban antes de Griesa (inflación, rojo fiscal, freno de la actividad) seguirán.

Relacionadas:

Cristina anunció el envío de proyecto para pago soberano de la deuda