Mestre analiza ampliar red de troles (con financiamiento ruso)

Por Yanina Passero
[email protected]

trolebus, tamseCuando comenzaron a trascender los primeros borradores del reordenamiento del sistema de transporte en los albores de la gestión de Ramón Mestre, varias voces se animaban a señalar que el servicio de trolebuses estaba el vías de extinción. Pocos meses después, con la presentación en sociedad de unidades recuperadas, fue el responsable del Palacio 6 de Julio quien reconoció una simpatía de tipo emotiva con el sistema de coches eléctricos que introdujo su padre, cuando ocupaba el despacho principal del municipio.
Siguió la compra en mayo de siete unidades cero kilómetro a empresarios rusos en una misión comercial que no estuvo ajena a la polémica ante versiones periodísticas que indicaban que en la provincia de Mendoza podrían haberse adquirido unidades similares y por menos dinero. El Ejecutivo negó enfáticamente la información, advirtiendo que la industria nacional tenía disponible sólo un prototipo, insuficiente para satisfacer las necesidades y tiempos de la administración.
Lo cierto es que los flamantes trolebuses aún no pisaron suelo cordobés. El secretario General, Alberto Giménez, explicó a Alfil que la Secretaría de Comercio de la Nación no autorizó el pago en moneda extranjera a la proveedora Trolza, problema que comparten con otros sectores importadores del país. Aunque las gestiones son febriles porque los fondos están listos para transferir, no se sabe a ciencia cierta cuáles serán los plazos.
Pese a que la operación no alumbró el éxito todavía, los contactos con empresarios de la Federación Rusa siguen cultivándose. De hecho, hubo avances recientes en forma de propuesta crediticia.
El representante de Trolza para Argentina y el resto del Mercosur, Andrey Egorov, propuso al Intendente la gestión de un crédito ante un organismo asegurador de las inversiones de la Federación Rusa en el extranjero (Exiar) por 18 millones de dólares estadounidenses. El objetivo es la exportación y desarrollo de una nueva línea de trolebuses – la “D”- en la ciudad compuesta por 27 unidades cero kilómetro. Hasta el momento, el sistema de trolebuses está compuesto por tres corredores A, B y C.

Condiciones
Desde el municipio miran con buenos ojos la propuesta por varios motivos. Fundamentalmente, porque se abre una posibilidad concreta de relanzar el sistema de trolebuses de la ciudad que no registró inversiones desde 2010, cuando la administración de Daniel Giacomino compró una unidad de origen bielorruso e inició la recuperación de media decena de coches. También sería un buen golpe de efecto cuando la carrera por la elección de 2015 marque su señal de largada, pese a que aún no se ha dilucidado si Mestre competirá por un segundo mandato.
Ahora bien, la coyuntura nacional no asoma propicia para la toma de crédito. Éste sería un punto central de análisis de los responsables de Transporte del municipio, según reconoció Giménez, pese a que las condiciones resultan atractivas y varios países apelan a este mecanismo para modernizar el sistema de transporte de las principales ciudades.
Desde el municipio citan el caso de Paraguay, que tomó crédito con Corea con el propósito de incorporar 500 nuevos ómnibus que fabricará Hyundai Motor Company. Las unidades luego serán ofrecidas en la modalidad de leasing o alquiler a los empresarios.
Si la Municipalidad acepta la propuesta de la empresa Trolza, debería anticipar un 15 por ciento del monto total de inversión (18.000.000 dólares) al momento de inicio del proyecto. En frío números, el desembolso inicial sería de 2.700.000 dólares para las arcas comunales. El exportador financiará el resto (15.300.000 dólares), entregará los 27 coches a estrenar y se compromete a construir en un plazo de nueve meses la nueva línea de trolebuses; esto es, catenarias y subestaciones.
El plazo de cancelación del crédito será de 10 años. Consultado sobre la tasa de interés, Giménez aseguró que será a tasas fijas a valores internaciones y en dólares, sin mayores precisiones. La propuesta se formalizó hace una semana. Los rusos aguardan ahora la respuesta preliminar para contar con un plazo de dos meses para presentar la propuesta final depurada.