Sanz: “El radicalismo de Córdoba tiene que recuperar la autoestima”

Por Alejandro Moreno
[email protected]

sanzcba-3Al presidente del Comité Nacional de la UCR, Ernesto Sanz, se lo vio incómodo el viernes pasado, en Córdoba. El acuerdo financiero-político de Mauricio Macri con el intendente de Río Cuarto, Juan Jure, le pareció una maniobra individual que no responde a la estrategia unificada que debería tener la UCR para tejer alianzas. Trató de disimular que antes que Jure ya han marchado en dirección al PRO Ramón Mestre y Oscar Aguad. Sanz recomendó a los radicales cordobeses que antes de salir a buscar aliados definan que el partido será el que encabece cualquier acuerdo. No los quiere yendo a buscar al PRO, sino que espera que los macristas se deslumbren frente a un partido unido. Sanz no descarta al PRO en el 2015 (aunque marcó diferencias ideológicas), pero para él la prioridad debe ser fortalecer la UCR y luego consolidar el Frente Amplio Unen para, finalmente, discutir si conviene

Periodista: ¿Qué opinión tiene sobre el rumbo que ha tomado el radicalismo de Córdoba en su conformación aliancista?

Ernesto Sanz: Yo respeto la vocación frentista y aliancista del radicalismo en todas las provincias, independientemente de quiénes puedan ser los socios, sobre todo si un radical o el radicalismo lidera esto, y si es con vocación de poder, de gobernar la provincia y de reconstruir el poder nacional. No hay proyecto nacional de poder si no recuperamos los proyectos provinciales de poder del radicalismo. Lo que yo le pido al radicalismo de Córdoba es que fortalezca su proceso interno de unidad, que tenga solvencia y que tenga consistencia, para que realmente sea el conductor de cualquier frente o de cualquier alianza. A partir de ahí se puede discutir el marco de la alianza, con quién, cómo, y lo demás. Sobre todo en provincias como en ésta, en que va a haber elecciones desdobladas. Lo que yo creo fundamentalmente es que el radicalismo de Córdoba tiene que recuperar la autoestima para ser el protagonista de cualquier frente que destrone al peronismo. El radicalismo tiene que ser el protagonista, no sólo con el candidato, sino también con mucha solidez hacia abajo. Tiene que unificar el discurso, no puede haber intendentes que se quieran ir por arriba, con otros candidatos. Hay que unificar una estrategia a partir de la solidez de la casa propia. Luego viene el marco de acuerdo. Yo en ese marco de acuerdo lo que pido es que haya una comprensión ambién de que la sumatoria de los radicalismos provinciales hace a la solidez del proyecto nacional. Hoy el radicalismo nacional está en el Frente Amplio Unen, lo que no significa que no se pueda discutir el día de mañana su ampliación. Yo no tengo límites en cuanto a ampliaciones, pero hoy no está en debate eso. El debate que hay hoy en el Unen a nivel nacional es que hay algunos que ponen límites  y hay otros que no. Me parece inconducente poner límites hoy porque uno no sabe qué va a pasar con la Argentina el año que viene, por tanto cosas que vos decís hoy en materia de límites en una de ésas después el año que viene te tenés que arrepentir. Si nosotros tenemos vocación de poder y queremos liderar un proceso de cambio en la Argentina tenemos que ser lo suficientemente amplios como para contener a una nueva mayoría en la Argentina. Hoy la agenda de Unen es fortalecerse como Unen. Esto acá en Córdoba tiene una dificultad, porque hay una puja y una diferencia entre Juez y grandes sectores del radicalismo. Entonces quizás esto sea una cosa que haya que dejar pendiente, pero mientras tanto lo que sí creo es que el radicalismo tiene que fortalecerse para dentro.

P.: Justamente el próximo jueves asumen las nuevas autoridades en la UCR cordobesa.

E.S.: El radicalismo cordobés viene de un proceso de acuerdo en las nuevas autoridades, pero eso es lo formal. Y está bien y lo aplaudo. Ahora hay que dotar a esa lista común de consistencia hacia abajo. ¿Qué significa consistencia hacia abajo? Tener una misma estrategia. Esto que ha pasado hoy con Jure hay que tratar de contenerlo dentro de una estrategia del radicalismo. Y el radicalismo de Córdoba es lo suficientemente maduro como para poder discutirlo.

P.: No es sólo Jure. Mestre también va hacia ahí y Aguad fue el primero en hacerlo. La mayoría del radicalismo ya está decidido en ir hacia una alianza con Macri.

E.S.: Hay que discutirlo mucho. Las mayorías son mayorías, pero tienen que respetar a las minorías, y de ahí tiene que salir una estrategia. Si hay algo que mi partido tiene, a diferencia de los demás, es instrumentos de resolución orgánica, institucionales: el Congreso, la Convención… Esta mañana recibí en el hotel a dirigentes del interior y todos piden ser escuchados, participar, tomar resoluciones en conjunto. Yo creo que esto lo van a hacer las nuevas autoridades. Confío mucho en la presidencia de Jorge Font. Es un tipo que considero que tiene las cualidades y las condiciones personales de un hombre de diálogo, respetado, amplio, que tiene una visión de todo el radicalismo. Ojalá le den pelota. Ojalá él también convoque.

P.: ¿Hay una diferencia ideológica o sólo arquitectónica en dirigirse hacia Unen o hacia el PRO?

E.S.: Nosotros por supuesto que tenemos distintas visiones, con Macri, por ejemplo respecto al rol del Estado. Macri no votó la estatización de YPF, nosotros sí. No es menor tenerlo a YPF en la órbita del Estado a no tenerlo. Nosotros tenemos una profunda diferencia respecto a la visión que él tiene del juego y de los empresarios del juego en la Argentina. Póngalo a eso, ¿eh? Por favor se lo pido. Es una diferencia importante. Lo que pasa es que a eso nosotros ni siquiera lo hemos discutido, porque nosotros estamos fortaleciendo nuestro espacio. El problema es cuando en las provincias aparece primero la visión electoral de las encuestas y no una discusión de esta naturaleza que es la que nosotros tambén deberíamos tener en las provincias.

P.: En Córdoba, para algunos radicales la relación de Mestre con De la Sota excede lo institucional y llega a lo político. ¿Usted tiene opinión sobre ello?

E.S.: Yo siempre vi la relación de Mestre con De la Sota desde una necesidad institucional absolutamente lógica y razonable, y nunca como una relación política más allá de ello. Si alguien tiene una sospecha de eso, allá él. Yo no la he tenido nunca. Siempre comprendí en muchos gestos, en muchas actitudes, en muchas fotos, en muchos símbolos de Mestre que detrás había una realidad muy acuciante, porque debe haber sido el intendente que recibió la peor gestión municipal previa de toda la República Argentina. Todo lo que ha hecho Mestre para tratar de levantar el perfil a una Municipalidad destruida tiene que ver con esa relación. ¿Por qué se va a pelear con el gobernador? ¿Por qué se va a pelear con la presidenta? Si esto hay que gobernar todos los días. Ahora, de ahí a elucubrar que hay un acuerdo político, yo no lo veo ni lo vi nunca.