Gremios locales pedirán paritaria anticipada (alarma en Provincia y municipio)

grem6982Empieza a recalentarse el panorama gremial a nivel nacional y las repercusiones en Córdoba no tardan en llegar. Las entidades opositoras al gobierno central han decidido endurecen posturas en los reclamos por la devaluación del peso y por Ganancias. En el plano local parece que habrá inmediato reflejo de la situación.
Se supo ayer que los sindicatos generales de banqueros, aeronáuticos y panaderos pidieron que se abran paritarias excepcionales porque consideran que la inflación ha superado los acuerdos anuales de principio de año. Las CGT que conduce el camionero Hugo Moyano adhirió a la idea y está a punto de confirmar un nuevo paro general. Tras la novedad, la filial Córdoba de dicha central y algunos gremios no alineados avisaron de manera extraoficial que ven con buenos ojos la iniciativa de solicitar de manera prematura una nueva discusión salarial. Alerta para el ámbito privado; alerta en Provincia y Municipalidad, no solamente por el encarecimiento de los recursos humanos, sino también por el costo de los servicios públicos tercerizados.
Las paritarias en Córdoba generalmente son con corte anual. A eso está acostumbrado el Estado en sus previsiones presupuestarias. La CGT Regional viene funcionando de esa manera, cerrando acuerdos por 12 meses. También pasa con sindicatos no alineados como Luz y Fuerza y el Suoem.
Sin embargo, aun para sindicalistas K cordobeses, el contexto inflacionario ha impactado de manera más cruda en las últimas quincenas 1) al calor de un proceso que ya toma forma estructural en Argentina y 2) al son de los acontecimientos relativos a la deuda pública con los holdouts.
Por ese motivo, las entidades más con mayor poder de fuego en Córdoba (excepto Surrbac) han afirmado que podrían comenzar a discutir una propuesta para pedir a los empleadores una apertura de paritaria anticipada. Aun no lo dicen en altavoz porque deben reunir a las bases y hacer los “correspondientes llamados” a los más altos niveles del Estado para “avisar”. Claro, es que algunos gremialistas tienen problemas con los dobles roles.
En general, puntos más puntos menos, los trabajadores han logrado un 30% de incremento anual para 2014. La aceleración inflacionaria y cierto comportamiento abusivo del comercio conforman proyecciones que superarán ampliamente esa media, cosa que ya empieza a impactar negativamente sobre la capacidad adquisitiva real de los asalariados. Los fantasmas del “consciente” colectivo hacen el resto. Así, quienes tienen trabajo y están agremiados, ejecutan el natural reflejo de cuidar el poder adquisitivo.
Por su parte, tanto Provincia como el municipio tienen realidades fiscales complejas y la noticia es pésima. No hay mucho margen para seguir aumentando tasas e impuestos que sostengan la recaudación. Las moratorias tampoco hacen mucho efecto: en una crisis, el primero que se le deja de pagar es al Estado.
Además, es cierto que el año entrante es electoral. Quienes gobiernan en Córdoba ya han dejado traslucir sus aspiraciones y tanto no mostrar obra como ejercer presión fiscal sobre los contribuyente es “antipopular”. No suma votos.
Así las cosas, si los gremios cordobeses piden nuevas paritarias y se ponen firmes para conseguirlas, habrá dos caminos: grado de conflictividad elevado, o las arcas muy golpeadas.

A nivel nacional
La Asociación Bancaria sostuvo que el incremento obtenido a principio de año fue del 23% real por el Impuesto a las Ganancias. La Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) reclamó también al presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, que se abran ya discusiones paritarias, previstas para octubre. Y el sindicato de panaderos, a través de su titular, Abel Frutos, expresó que el 32% de aumento que lograron en marzo “ya se lo comió la inflación”.
Con estos planteos en el aire, las central obrera que conduce Moyano hoy definiría un pospuesto paro nacional para fin de mes o principio de septiembre.
Asimismo, desde la CTA no kirchnerista, su titular Pablo Micheli advirtió que llevará el paro de 24 horas previsto para el 26 de agosto a 36 horas si la CGT de Moyano decide fijar la fecha de su huelga para el día 27. Cabe recordar que Micheli participó en los otros dos paros generales contra la administración de Cristina Kirchner.