Su principal socio le compra cada vez menos a la Argentina

En el primer semestre de este año las exportaciones de argentina a Brasil cayeron 58% en el caso del trigo, 15% en aceitunas, 7% en peras y 50% en arroz. Los valores afectan principalmente a las economías regionales. Si se toma como base el 2007, por el factor cambiario la Argentina enfrenta una pérdida de competitividad del orden del 50% frente a países como Chile y Estados Unidos. Los datos que marca cómo el mercado brasileño es cada vez más esquivo para la Argentina son parte de un trabajo del economista Jorge Day, del Ieral.
Para varias provincias –entre ellas Córdoba-, Brasil es el principal comprador de sus productos exportables. En este  año, hay preocupación porque está comprando menos, pero pensando en el mediano  plazo, surge otra inquietud y es que los brasileros están sustituyendo esas importaciones con productos de otros países. Del total importado, un 41% es autos y un 6% es autopartes. Luego siguen combustibles, productos plásticos, trigo y un sinfín de productos, que aparecen en distintos grupos.
El informe presenta los casos, no sólo de los principales productos (autos, combustibles), sino también de algunos representativos de las economías  regionales referida al primer semestre de cada año.
• Autos: en el transcurso de más de diez años, las compras brasileras de autos se han quintuplicado. A fines de los ‘90, un 40% promedio eran de origen argentino.  Con el pasar del tiempo se ha reducido a un 33%. Es decir, se exporta más a Brasil, pero ellos le compran proporcionalmente más a otros países. Y en lo que va de 2014 se ha intensificado la sustitución, porque Brasil ha importado un 9% menos en autos, pero un 20% menos de origen argentino.
• Combustibles, ha habido un fuerte aumento en importaciones brasileras. En los  ‘90 un 15% era de origen argentino, y ahora está en un 2%.
• Trigo: en el periodo analizado, casi se ha triplicado los montos importados, A fines de los noventa el 93% importado por Brasil era argentino, lo cual se redujo a 76% en los dos últimos años (este 2014 es menor por un tema de cosecha).
• Leche (entera): con sus vaivenes, también con caída en la participación argentina  (del 70% al 47%).Aceitunas preparadas: del 85% a fines de los noventa al 66% en los últimos tres  años, pasando comprar más de España.
• Vinos fraccionados: partiendo de una participación muy baja (8% en las importaciones brasileras), fue mejorando posteriormente hasta el año 2010 (24%), para luego ir disminuyendo gradualmente. Chile aparece como el principal competidor.
*Peras: también han tenido un importante incremento en las importaciones brasileras,  pero ha disminuido la participación argentina del 90% al 80% (aparece Portugal como proveedor).  Para el primer semestre de este año, se ha acentuado más esta sustitución.
En varios de estos productos se observa que se ha importado menos de Argentina, pero Brasil ha comprado más de otros países (trigo, aceitunas, peras). Esta tendencia termina reflejándose en el total. De una participación argentina del 13% en las importaciones brasileras en el año 2000, se llega a un 6% en la actualidad. Es decir, Brasil está sustituyendo gradualmente a la Argentina como oferente para lo cual Day plantea hay dos explicaciones. La más razonable es que si Argentina está más cara, el comprador opta por comprar a otros países. Si se toma el tipo de cambio real desde una perspectiva brasilera. Cuando aumenta este  indicador, conviene comprar menos:  con base 2007 mientras aumenta su tipo de cambio real respecto a Argentina (ésta es más cara), disminuye respecto a Estados Unidos y a Chile (y también con países europeos). La devaluación de enero en ayudó en parte, pero todavía falta.
Otra razón es que a medida que la globalización se extiende, cualquier país comprador  tiene más opciones de adquirir bienes de otros países. Brasil es gran demandante de productos regionales argentinos, pero la globalización aumenta el número de proveedores, o sea, de competidores. Day apunta dos aspectos: Uno, pesimista, es que se está perdiendo mercado en Brasil. El otro, optimista, es que los productos argentinos pueden entrar a otros mercados, “aunque hay que buscar las maneras para reducir el costo argentino”.

Ratazzi: Esperar la demanda brasileña

2014-08-13RATTAZZIEl presidente de Fiat Auto, Cristiano Ratazzi, dijo a Diario Alfil que las proyecciones hasta fin de año para la industria automotriz dependen de qué pase con Brasil; “si sigue abajo el 14%, lo que es preocupante, no habrá repunte. Ellos son optimistas”. La demanda interna está  el 30% abajo “con un país con altísima inflación, cualquier mejoría es buena; con el ProcreAuto pasamos de una caída del 35 a una del 30. Esos índices no se curan porque haya un crédito”.
Ratazzi –uno de los primeros empresarios, hace varios años, en advertir que la inflación se estaba saliendo de cauce- hoy dice que “las cosas se fueron dejando pasar y se empezó a perder la batalla con la inflación, el final no iba a ser bueno y lo estamos viendo”.  Respecto de la pelea con los buitres, afirma que acentuará “lo que ya veníamos viviendo; si se salía del default probablemente iba a venir una cierta cantidad de plata para ayudar a paliar un problema bastante complejo”.
Sobre el nuevo acuerdo automotor con Brasil, el ejecutivo es muy crítico. El convenio bilateral estará vigente hasta julio del año que viene e incluye un flex de 1,5: eso implica que por cada dólar que la Argentina exporta al vecino país, puede importar hasta u$s 1,5. “Ese flex es una limitación del comercio. En el 2000 se puso el flex y en el 2001 tuve que cerrar la fábrica. Ahora no habrá cierre, pero puede que se exporte menos a Brasil”.